Areópago

Categoría General => Déjame que te escriba => Mensaje iniciado por: California en Abril 16, 2009, 03:52:13 pm

Título: Microrelatos again
Publicado por: California en Abril 16, 2009, 03:52:13 pm
Fantasmas cotidianos I

Gerardo Cifuentes, de cuarenta y siete años y cardiólogo de rancia reputación, creyó ver una figura de negro en la sala de espera de su consulta. Se sintió mal durante toda la mañana, así­ que a las doce en punto bajó los tres tramos de escaleras y recorrió el largo pasillo que conducí­a a la cafeterí­a. En algún momento de ese trayecto murió, pero no se dio cuenta de ello hasta que traspasó la puerta.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Mon en Abril 16, 2009, 04:15:24 pm
Genial, Cali.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Abril 17, 2009, 11:34:35 am
¡Pobre Juan!, todo el mundo se rí­e de ti. Te llaman desde lejos los chiquillos: "Juan", y tu vas corriendo, queriendo reí­r. Nunca puedes llegar cerca de alguno. Se te escapan, menudos, por entre las calles, y vuelves a quedar solo, limpiándote con la mano las babas que la risa y la carrera te han producido.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Abril 17, 2009, 12:23:23 pm
Fantasmas cotidianos II

Carmen Santamarí­a, la tristemente célebre poetisa que odiaba las flores y la hermenéutica del amor, escribió su inmortal poema Cenizas de amor incompartido después de haber sido violada por Celestino Bernal, el único hombre que habí­a conseguido traspasar la rocosa corteza de su hastiado corazón. Esa misma noche se entregó a una orgí­a febril de lágrimas y palabras que se prolongó durante tres dí­as eternos. Por fin, abrasada por un indefinible rencor, salió a la calle con un sobre que contení­a diez folios que describí­an una experiencia mí­stica y atroz. Fue justo después de haber depositado el sobre en un buzón de correos cuando leyó el titular del periódico: Celestino Bernal, el asesino de Carmen Santamarí­a, abatido a tiros por la policí­a...
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Abril 19, 2009, 11:22:46 am
Vania Kiriev, nacido Kronsky, dejó caer su maletí­n al llegar al espacio abierto y levemente amueblado del aeropuerto hamburgués. Treinta y cinco años después de denunciar a todos sus compañeros del puerto a la policí­a soviética, veintidós de convertirse en un engranaje estatal, se encontró frente a frente con Otto Leipzig, el único superviviente de aquellos tiempos de frí­o resentimiento. Cuando Otto, pálido como un muerto, sacó su arma reglamentaria y la dirigió hacia su pecho, sintió el calor reconfortante del reencuentro con un amigo perdido en el mismo momento que la bala destrozaba sus ví­sceras y se empotraba en un puesto de salchichas, unos metros más allá.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Mon en Abril 19, 2009, 01:51:55 pm
Anda que no eres gore.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Abril 19, 2009, 03:16:56 pm
Sí­, deberí­a haber sido un puesto de hamburguesas, y cerraba el cí­rculo. Pero es que yo escribo muy mal.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Abril 22, 2009, 03:18:07 pm
Fantasmas cotidianos III


Habí­a una vez un forero llamado CHE, notorio por su falta de animosidad --que algunos incluso calificaban de buenrollismo-- y por una renuencia extrema a aparecer en cualquier clase de kedada. Hasta el 2 de mayo del 2009, en que decidió reunirse con otros foreros en torno a una paella ahumada y unas zamburiñas en el restaurante Kaiku, sito en el passeig Juan de Borbó nº 74 de La Barceloneta. Fue una celebración cordial, entre risas y exabruptos, en la que quedó demostrado que el talante abrasivo y pedregoso de los foreros llamados areopagitas era un un mero tecnicismo difí­cil de aplicar a la tosca y palmaria realidad. La cuestión es que tal acontecimiento, como era de prever, quedó inmortalizado en una serie de fotografí­as en las que se veí­a a los foreros en cautas y amaneradas poses --conscientes de que al dí­a siguiente iban a ser despellejados y triturados en el foro--, con la excepción del forero llamado CHE, cuyo asiento aparecí­a vací­o y ligeramente inclinado hacia atrás, como sosteniendo una marmórea presencia invisible.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Abril 24, 2009, 03:25:45 am
Fantasmas cotidianos IV


   Mario Hernández, alias "el cipayo", se sitúa en el centro y extiende los brazos en un vano intento de abarcar toda la porterí­a. Queda un minuto para el final del partido, un minuto para el final del campeonato, un minuto para la gloria o el infierno. Aprieta los dientes cuando el delantero sitúa la pelota en el punto de penalti. El silencio pavoroso del estadio le pesa dentro del pecho; es como si el corazón se le hubiera convertido en una roca. Duda entre tirarse a la izquierda o permanecer en el centro. En el último momento se decide e impulsa todo su cuerpo persiguiendo una pelota encendida como una bola de fuego.
   Mario Hernández murió de un ataque al corazón mientras volaba hacia la escuadra izquierda en el último minuto del último partido del campeonato. Fue un tiro seco al centro mismo de la porterí­a.
   En su dorada eternidad, Mario Hernández, desvió la trayectoria de un balón que se colaba por la escuadra izquierda con las yemas del í­ndice y el anular de su mano izquierda.
   En su dorada eternidad, Mario Hernández se coloca en el palo derecho de la porterí­a esperando el lanzamiento del córner, atrapar el balón y hacerse de una vez con la puta copa...

Título: Diseño inteligente
Publicado por: Dionisio Aerofagita en Mayo 06, 2009, 03:10:33 pm
DISEÑO INTELIGENTE

En un futuro muy, muy lejano, la Ciencia avanzó tanto y los seres humanos se hicieron tan, tan listos que llegaron a demostrar de manera irrefutable que la evolución biológica es producto de un diseño inteligente. En un segundo momento, alcanzaron un descubrimiento aún más asombroso: la evolucion biológica no se debe a cualquier inteligencia, sino a una inteligencia propiamente humana en el sentido más estricto del término (ya por entonces se conocí­an las demás inteligencias y no habí­a manera de que encajaran en la rudeza y tosquedad del darwinismo). El tercer descubrimiento en este sentido se desplomó como una manzana newtoniana por pura causalidad sobre el intelecto de Leo Dradonius, joven y prometedor doctorando de la Universidad de Écija, en una frí­a mañana de noviembre. En aquella frí­a mañana de noviembre, Leo Dradonius, joven y prometedor doctorando de la Universidad de Écija, logró decodificar en el genoma del caracol vulgaris un mensaje dirigido a su persona y firmado por un tal Leo Dradonius, Catedrático de Universidad, en el que se enviaba gentilmente saludos a sí­ mismo y manifestaba que estaba encantado de conocerse.

Desde aquel dí­a, la Humanidad perdió la inocencia y comprendió que tení­a que darse prisa en producir la evolución de las especies para legitimar debidamente ante el Cosmos su propia existencia.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: casio en Mayo 07, 2009, 07:05:57 pm
Dos algoritmos y una llamada.

Nada que hacer.

  Nada que querer hacer. Un no. Es tan fácil. Es mucho mas fácil que soportar la carga de un sí­.
  Lo vacio resuena mejor que lo lleno. De lo hueco nace lo que aún no es. Lo lleno solo es la memoria de lo que ya axfisió. La hierba de la sorpresa no crece en terreno ocupado, aun feliz.





Lo fundamental.



¿quien puede soportar a alquien que te mire un instante  a la cara para a continuación desviar la mirada y envarandose imperceptiblemente  decir : escucha, lo fundamental.........
Valiente hijo de perra. ¿como se puede utilizar ese lenguaje ? prefiero un insulto. Muérete con tus fundamentos.
 

               (http://olmo.pntic.mec.es/~fbez0000/columna1.jpg)



! Ferdinand, vuelve !
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dionisio Aerofagita en Mayo 09, 2009, 04:16:01 pm
Fantasmas cotidianos ¿V?

Hercúleo Arándano, vigoréxico de profesión, oficinista en paro y padre de familia en los escasos ratos libres que le deja la agricultura corporal, se hincha y deshincha como un globo rojo mientras repite una vez más su serie -ahora con el doble de peso- al ritmo del chundachunda. Chunda brasileño chunda, que machaca la cabeza al son de los versos, también hinchados y deshinchados de Vinicius de Moraes “hoy es sábado” y el globo vigoréxico se infla y desinfla una vez más, animado por  un hálito de esteroides. El tiempo se ha detenido y la gente interrumpe sus series gimnásticas para contemplar al coloso en llamas levantando su carga atlante. Chunda chunda, “hoy es sábado”, y Hercúleo Arándano berrea como un extraño animal a cada nuevo impulso de la serie, 7 org, 8 ooorrg 9 oooorg. “Hoy es sábado, mañana domingo” perogrulla Vinicius de Moraes, pero es mentira. Los sábados cierra el gimnasio. Todos lo están mirando con extrañas muecas, 12 oooooorg, 13 ooooooooorg, 14 ooooooooooorg. Sólo un esfuerzo más, piensa Hercúleo, y ya habrá terminado, pero no puede parar ahora que todos lo están mirando. “Hoy es sábado”. Al terminar, por fin la serie y soltar su aliento en un último berrido, Hercúleo acaba de darse cuenta que al fin y al cabo la canción no miente. Sí que es sábado, pero no hay ninguna canción porque el gimnasio está cerrado. Ya no hay nadie mirándolo, ya no se clavan los ojos en sus músculos enrojecidos. Hace tiempo que recogieron los restos del globo reventado y que limpiaron la sangre. Ya sólo queda su aliento de esteroides soplando y resoplando entre las pesas. Bueno -se dice a sí mismo Hercúleo-, ya que estamos aquí, habrá que empezar una nueva serie...
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Mayo 13, 2009, 01:30:06 am

hombre, dioni, bravo...
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 13, 2009, 09:33:56 am
Isabel da un brusco tirón mientras exclama: "-¡tengo que ir a Zaragoza! Estoy embarazada de mi tia Pura.  ¡tengo que sacarme esta mierda de dentro!"

Sor Marí­a sujeta las manos de Isabel mientras caga en el inmaculado vater del Hospital psiquiátrico.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Mayo 13, 2009, 11:30:30 am
Isabel da un brusco tirón mientras exclama: "-¡tengo que ir a Zaragoza! Estoy embarazada de mi tia Pura.  ¡tengo que sacarme esta mierda de dentro!"

Sor Marí­a sujeta las manos de Isabel mientras caga en el inmaculado vater del Hospital psiquiátrico.


joder, porfiriez, la verdad es que no sé si juzgar este escrito como surrealista, o sencillamente hiper-realista
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 13, 2009, 11:45:52 am
Isabel da un brusco tirón mientras exclama: "-¡tengo que ir a Zaragoza! Estoy embarazada de mi tia Pura.  ¡tengo que sacarme esta mierda de dentro!"

Sor Marí­a sujeta las manos de Isabel mientras caga en el inmaculado vater del Hospital psiquiátrico.


joder, porfiriez, la verdad es que no sé si juzgar este escrito como surrealista, o sencillamente hiper-realista

Quédate en literal.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Mayo 14, 2009, 12:39:29 pm
Isabel da un brusco tirón mientras exclama: "-¡tengo que ir a Zaragoza! Estoy embarazada de mi tia Pura.  ¡tengo que sacarme esta mierda de dentro!"

Sor Marí­a sujeta las manos de Isabel mientras caga en el inmaculado vater del Hospital psiquiátrico.


joder, porfiriez, la verdad es que no sé si juzgar este escrito como surrealista, o sencillamente hiper-realista

Quédate en literal.



me quedo con ganas de más relatos literales de ésa tu vida por conventos y psiquiátricos...

(lo digo en serio y sin animosidad)
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 14, 2009, 02:20:59 pm
El pasillo es largo y estrecho.  Hay cierto olor indescriptible en el ambiente, mezcla de humanidad y detritus.

Una mujer avanza.  Lleva la cabeza ladeada y una lengua descomunal le cuelga babeante.  Cuando llega a su altura, la mujer se abraza a ella lamiéndole la cara y le pregunta: ¿cuantos años hace que te has muerto?

Era su primer dí­a.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 21, 2009, 11:59:28 am
El teléfono sonó a la hora acostumbrada. Con el gesto nervioso y culpable de quién sabe que está contraviniendo las normas, descolgó el auricular al primer timbrazo. La voz sonó ansiosa al otro lado formulando la pregunta que, aunque repetida, no se habí­a convertido en rutinaria.  Ella facilitó la información.

Habí­a dí­as alegres en que las noticias se contaban solas, sin embargo otros necesitaba de toda su pericia para dar el ánimo justo sin falsas esperanzas.  Eso vení­a ocurriendo en la última semana.

A la mañana siguiente, Marisa fue engullida por una ambulancia que la trasladó al hospital general donde morirí­a dos dí­as después.

Sor Marí­a ya no recibirí­a la llamada de la madre de la chica exactamente a las once de cada noche para preguntarle si habí­a cenado.

Marisas tení­a 16 años, medí­a 1,73 y pesaba 35 kilos.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 25, 2009, 09:53:22 am
Al entrar en la sala de tv, su mirada se fija en Alicia que tiene las manos vendadas.   La boca semiabierta y algo babeante, la mirada perdida y la atoní­a de sus músculos le indican que han vuelto a aumentarle la medicación.

Se acerca al officce donde se encuentra con Sor Josefa y le pregunta:

 -¿qué le ha pasado a Alicia, parecí­a mucho mejor esta última semana?-

-Sí­-, contesta la hermana, -pero ayer la nueva auxiliar le entregó cubiertos para cenar y ya sabes... - 

Sí­, Sor Marí­a ya sabe. 

Alicia cogió el tenedor que imprudentemente le habí­an entregado y se acribilló las manos intentando matar los gusanos que pululan por ellas y que nadie ve.

Alicia es una atractiva azafata de vuelo de 32 años.  Lleva entrando y saliendo de la institución desde los 17.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Benedetti en Mayo 25, 2009, 02:20:43 pm
El que murió fue mi hermano gemelo, pero me enterraron a mí­ por error.  Aunque sé que viviré siempre en esta penumbra que no me pertenece, tengo el placer de seguir respirando para imaginarme la vida que no tendré.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Mayo 25, 2009, 02:28:29 pm
Giré la esquina y entonces la vi.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 25, 2009, 05:56:52 pm
Y la seguiste?
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Mayo 25, 2009, 11:23:46 pm
No tení­a pensado hacer secuelas, era una historia redonda en sí­ misma, con un inicio y un final colgantes de una realidad intangible, pero cargada sin duda de una emotividad y reflejo en la realidad apabullante. Si hasta habéis podido sentir el tacto del ladrillo en la mano, al apoyaros para ayudar al giro.

Pero una pista: acaba mal.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Mayo 26, 2009, 10:38:59 pm
Giré la esquina y entonces la vi.

era la muerte
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Mayo 27, 2009, 12:03:33 am
Buen giro. En realidad, malo, pero bueno. Qué parajoda.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Rednuts en Mayo 27, 2009, 08:23:21 am
Peor: era una gorda.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Mayo 27, 2009, 12:20:29 pm

Imagí­nate, una gorda, una vacaburra de esas, pero con su guadaña y tal
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: yonodio en Mayo 27, 2009, 12:51:53 pm
coooño, volved a los microrelatos!!!!
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: California en Mayo 27, 2009, 06:47:38 pm

a ver si tengo tiempo... (que estoy que no cago estos dí­as...)
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 29, 2009, 10:58:16 am
Córdoba: ¿ves esa gente? Nos mira.

Sevilla: Estoy segura, son los mismos que nos encontramos en Córdoba, esto es muy raro.

Málaga: ¿No te das cuenta? ¡nos están persiguiendo!

Granada: No puedo más... quieren acabar conmigo.



Madrid:

Baja las escaleras y le ve sentado en el sofa con la cabeza entre las manos.  Como cada dí­a, espera la hora de visitas.

Algo se rompió en la mente de su mujer durante la Luna de Miel.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Mayo 29, 2009, 12:38:36 pm
Y no sólo en la mente.
Coño, qué le ha pasado a California.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Junio 02, 2009, 06:18:43 pm
Miró por la rejilla y vió un ojo, buscó con la vista el otro para encontrar la simetrí­a.  No estaba.

Se tragó la náusea y siguió mirando porque otros ojos estaban clavados en su cara.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Andreas Kartak en Junio 03, 2009, 12:15:26 am
No le digais a Lola que la dejé para el final.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Junio 10, 2009, 10:53:51 am
Avanza por el pasillo central mientras a su paso se elevaban las notas del Magnificat de Bach.  Su mirada se fija en la cruz que preside el altar y en esos momentos anteriores a la promesa, le implora fe y confianza. El desierto es seco.

La ceremonia prosigue su curso y realiza sus votos.  La Madre superiora se acerca y cada mechón de su larga melena que cae al suelo es un lazo con el mundo que se va deshaciendo.  La Madre de novicias le impone los hábitos y nota como la puerta se cierra y su alma se refugia en el útero cálido de la congregación. 

Ni se imagina que un dí­a será expulsada vergonzosamente por la puerta de servicio.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Junio 10, 2009, 11:20:17 am
¡Deja de dar pistas y cuéntalo todo!
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Julio 21, 2009, 09:46:28 am
Se me ha perdido algo y el dí­a se ha roto.

Buscando sigo.

Pero hoy no encuentro nada entre los pliegues de las horas que pasan.

Algo se me ha escondido detrás de las orejas.

La noche, lenta, va carcomiendo huesos convertida en termita.

 Entre los pies, sótanos, telarañas.

 Intento arreglar dí­as rotos que agonizan.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: lukey en Julio 27, 2009, 09:40:14 am
"Visita y Prejuicio"

- Polí­tico gí¼ay: ¡Es estupendo, todo tan limpio ...... están tan contentos, sin duda por lo bien que los sabeis tratar y consentir esas pequeñas maní­as que les hacen felices, como a ese interno que de dejais ir con casco, tan contento pensando que es motorista, demuestran lo bien que funciona todo.

- Médico al que le ha caido el marrón de acompañar la visita: Si, ya. En realidad es que aparte de la enfermedad que le hace permanecer aquí­ sufre epilepsia por lo que lleva casco para evitar lesiones en la cabeza.

El polí­tico gí¼ay no quiso probar nada de lo cocinado por enfermos supervisados por el personal sanitario en el taller de cocina. Cosas de su úlcera de estómago, dijo.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Carlo en Octubre 29, 2009, 03:12:14 am
- Echo algo en falta
- ¿el qué?
...
- saber qué echo en falta
- estás confuso
- no, si lo estuviera, no serí­a consciente de que echo algo en falta

quizás, si durante horas no paro de hablar, mi subconsciente me indique las pistas necesarias, y encuentre la respuesta al azar, pero antes debo dejar el pensamiento que me bloquea... dejar de pensar para poder hacerlo de forma libre y desbocada. Es curiosa la forma en que las respuestas fluyen cuando se dejan de buscar.

- ¿has perdido el poco juicio que tení­as?
- no, no es eso lo que echo en falta.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Octubre 29, 2009, 02:20:00 pm
El frí­o de las baldosas calaba en sus huesos a través de su humilde hábito. Ella, entumecida por las horas de oración, no tení­a conciencia del dolor.

En algún remoto rincón de su cerebro una luz de alarma se habí­a encendido, pero no hizo caso.

Alzó los ojos esperando verle a Él. No estaba. Eran solo dos palos de madera cruzados.  Los recuerdos se agolpan en racimos de nada. Hubo otro tiempo...


El reloj inexorable no ha detenido el minutero en su dolor y sigue su ritmo imparable. Tic-tac. Tic-tac.

La capilla se llena de ruidos. Son las 6:30.  Las hermanas distinguen un bulto en el suelo cerca del altar.  Recogen a Sor Marí­a incosciente. 
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Carlo en Octubre 29, 2009, 06:33:26 pm
¡¡¡Has llamado "bulto" a Sor Marí­a!!!  :o
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Don Pésimo en Octubre 30, 2009, 10:42:25 pm
Cuando despertó, el subforo "Déjame que te escriba" todaví­a estaba allí­.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 09, 2009, 05:36:02 pm
        Mariola era una indiana grande y bien plantada, venida a menos por la edad y la demencia que le aquejaba desde hací­a años. Andaba echada para atrás, con las rodillas flexionadas y tambaleándose como consecuencia de la medicación.

        Mariola solí­a gastar ropa de calidad pasada de moda, resultado del poco desgaste que la vida en el sanatorio producí­a y que hací­a muchos años que nadie le renovaba el vestuario. Coqueta como pocas pocas, nunca iba sin maquillaje.  Su cara, semejante a una muñeca de porcelana, impresionaba por cualquier pasillo que te la encontrases.

        Mariola dormí­a atada porque era aficionada a la francachela nocturna y más de una vez el personal de guardia habí­a tenido que sacarla de la cama de alguna desafortunada que habí­a concitado sus pasiones.

         Carmela era una mujer pequeñita que habí­a ingresado hací­a poco aquejada del mal del olvido.  Habí­a sido cantante de zarzuelas en la juventud y en sus dí­as buenos nos deleitaba a todos con un ¡Ay Felipe de mi alma! que poní­a los pelos de punta, si no fuese porque la edad y la afición al rubio le habí­an dejado la garganta hecha un cristo y de vez en cuando cantaba el gallo.


          Sor Marí­a estaba de guardia aquella noche.  De pronto se oyó un BLUM, seguido de un PLOF.  Salió corriendo hacia la habitación donde se habí­a escuchado el ruido.  Allí­ encontró a Carmela, acurrucada en un rincón y con los ojos desorbitados susurrando presa del miedo: socorro, socorro… mientras Mariola, en toda su esplendor de mujer despechada, le amenzaba con un cenicero gritando: ¡vas a morir a garrote vil! . Sor Marí­a, el conserje, la auxiliar y otras cuatro o cinco espontáneas, lograron reducir a Mariola e inyectarle un chute de haloperidol, mientras esta proclamaba su linaje a voz en cuello: ¡SOY LA HIJA DEL BICARBONATO!
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 10, 2009, 11:07:44 am
Tienen que ser TODOS de monjas?

Excepto dos, los demás no son de monjas.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Rednuts en Noviembre 10, 2009, 11:24:58 am
Si esto es el preludio de apertura a peticiones, yo quiero que salgan ninjas y zombis.

Y que follen, ya sea entre ellos o con las monjas.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: player23 en Noviembre 10, 2009, 12:05:41 pm
Si esto es el preludio de apertura a peticiones, yo quiero que salgan ninjas y zombis.

Y que follen, ya sea entre ellos o con las monjas.

Como no, como no ibas a pedir tu sexo.

¡¡¡¡¡¡Como se nota que andas faltito¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Joder¡¡¡¡¡¡¡¡ tio, cambia el disco que ya hartas


Podiamos hacer un escote y pagarle a alguna para que le aliviase, o algun@ forer@ tiene alguna amiga sin escrupulos que quiera hacer el favor
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Rednuts en Noviembre 10, 2009, 12:12:23 pm
Que salga un subnormal siempre da puntos para lograr un oscar si hay adaptación. Buen personaje, Porfirio. Lo  has clavado.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 11, 2009, 12:34:19 pm
Citar
      Tras la debacle, descubrió que el ejercicio de la cópula, junto con otras destrezas eróticas, era trabajo digno y lucrativo.

        Empezó a identificar los pasos de hombre subiendo las escaleras y, tras los primeros ascos y repugnancias, se acostumbró sin pena al peso muerto y agitado de un bulto anónimo y urgente sobre ella, convirtiendo su cama en centro de penegrinación para todo aquel que querí­a desprenderse de una cana.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: antibalas en Noviembre 11, 2009, 04:22:26 pm
Está bien lo de penegrinación, justo es recoñocerlo.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Carlo en Noviembre 11, 2009, 04:24:18 pm
Citar
      Tras la debacle, descubrió que el ejercicio de la cópula, junto con otras destrezas eróticas, era trabajo digno y lucrativo.

        Empezó a identificar los pasos de hombre subiendo las escaleras y, tras los primeros ascos y repugnancias, se acostumbró sin pena al peso muerto y agitado de un bulto anónimo y urgente sobre ella, convirtiendo su cama en centro de penegrinación para todo aquel que querí­a desprenderse de una cana.

...¿de peregrinación de mensajeros?
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 12, 2009, 09:09:28 am
A chufla me toma la gente...
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Noviembre 12, 2009, 09:38:23 am
Parece el principio de una jota.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Carlo en Noviembre 12, 2009, 10:14:34 am
A chufa me toma la gente...

A sorbitos, como la horchata.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 12, 2009, 10:28:54 am
Parece el principio de una jota.

Inculto somos por Dios.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Carlo en Noviembre 12, 2009, 10:31:17 am
A chufla me toma la genté éeeeeee...

Inculto somos por Dió óooooooos...

La jota va tomando forma

vale, vale... ya me voy
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Carlo en Noviembre 12, 2009, 10:35:41 am
Oye, pues a falta de que venga el maño a opinar... se te dan bien las jotas
 ;D
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Noviembre 12, 2009, 11:56:31 am
No, no, en principio es una mierda como un piano. Hay que tener más vidilla popular, sentir del campo, esas cosas.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 12, 2009, 12:00:56 pm
No, no, en principio es una mierda como un piano. Hay que tener más vidilla popular, sentir del campo, esas cosas.

Es que confundir el primer verso del Piyayo con una jota no pasa muy a menudo.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Carlo en Noviembre 12, 2009, 12:12:24 pm
No, no, en principio es una mierda como un piano. Hay que tener más vidilla popular, sentir del campo, esas cosas.

Se puede cambiar "que os pille un camión" por "mientras pisáis un mojón"
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Carlo en Noviembre 12, 2009, 12:16:58 pm
No, no, en principio es una mierda como un piano. Hay que tener más vidilla popular, sentir del campo, esas cosas.

Es que confundir el primer verso del Piyayo con una jota no pasa muy a menudo.

¡¡¡¡Marí­a de la O!!!!... qué desgrasssiaita gitana tú ereh teniéndolo tó!!!
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: lukey en Noviembre 12, 2009, 12:37:20 pm
No, no, en principio es una mierda como un piano. Hay que tener más vidilla popular, sentir del campo, esas cosas.

La color de la tomaaaat é
la piel del malacato ooo oón
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Noviembre 12, 2009, 12:43:47 pm
Qué cojones es el Piyayo.
Joder, un gitano que palmó en el 40.
Hay que conocerlo, sí­, por huevos.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 12, 2009, 02:09:38 pm
Qué cojones es el Piyayo.
Joder, un gitano que palmó en el 40.
Hay que conocerlo, sí­, por huevos.

No me digas que no tuviste que aprenderte este poema en la EGB, junto con el de CON DIEZ CAÑONES POR BANDA...
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Noviembre 12, 2009, 02:17:15 pm
Espronceda sí­, gitanillos de medio pelo, no.
Aragón, Aragón.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 13, 2009, 01:07:37 pm
Espero.

Qué?

Cuando llegue lo sabré.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Rednuts en Noviembre 13, 2009, 01:25:05 pm
A la mar fui a cagar
y cagué un montón de mierda
eso es cagar de verdad
y no esos cagones de mierda
que tanto cagar y cagar
y no cagan una mierda.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 13, 2009, 01:42:31 pm
No era necesario.

Ya está bien.

Sean felices.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: antibalas en Noviembre 13, 2009, 03:58:52 pm
Espero.

Qué?

Cuando llegue lo sabré.

Esto me gusta mucho, se da un aire a los de tu paisana, la churri de Garcí­a Calvo.

Y no te enfades, mujer. Lo que ha puesto Red también es muy bueno. Nada fácil rimar tres veces la misma palabra, cada vez con un significado distinto.

Cagan los reyes,
caga hasta el Papa,
y cagan todas
las chicas wapas.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Rednuts en Noviembre 13, 2009, 04:04:13 pm
Porfirio, hostias, no te hagas mala sangre. Que yo estaba subnormaleando sin malicia. Y jugando con la polisemia.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dan en Noviembre 13, 2009, 08:45:55 pm
En realidad es:

Caga el Rey,
caga el Papa,
y sin cagar nadie escapa.

Pero, por lo demás, prometo comportarme, Porfirio.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 17, 2009, 05:27:34 pm
Espero.

Qué?

Cuando llegue lo sabré.

Esto me gusta mucho, se da un aire a los de tu paisana, la churri de Garcí­a Calvo.

Ojala se pareciera a lo que hace esta mujer. 

Citar
Soñaba que estaba soñando su sueño opiáceo. Se lanzó por el precipicio. Siempre soñó con volar. Soñando no arriesgaba. Despertó en un féretro en el cementerio.

ROSA MARíA LÓPEZ CASERO

Este me remueve.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: antibalas en Noviembre 17, 2009, 07:42:07 pm
Me confunde eso de 'esta mujer', Porf. Yo me referí­a a Isabel Escudero. Tú también, no? De la tal Rosa Marí­a nunca habí­a oí­do hablar. El que dije que me gusta me parece como cinco mil veces mejor que este último del sueño y el féretro.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 18, 2009, 09:37:16 am
La que me he confundido he sido yo.  Pensé que hablabas de Rosa, que es una estupenda escritora de microrelatos y que a mi me encanta.

De Isabel EScudero solo he leí­do algunos poemas machadianos que tampoco me han dicho demasiado. No sé a qué relato te refieres. 

Me gusta el relato que te colgué de Rosa, por su verdad.  Por el mensaje.  No estoy lo suficientemente preparada para apreciar cuestiones técnicas de composición.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: antibalas en Noviembre 18, 2009, 02:14:27 pm
Velay, qué besuguismo. Quise decir que éste, muy escuderiano él,

Espero.

Qué?

Cuando llegue lo sabré.

me gusta mucho más que el del sueño y el féretro.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 18, 2009, 02:52:22 pm
Citar
Tu vientre y la lenta pulsación de tu silencio.
Tu vientre y la fatalidad estrictamente realizada.
Tu vientre, ahorcarás ahora tu futuro.
Tu vientre está vací­o, nada esconde, ni una queja.
Tu palidez cobarde.

Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Noviembre 19, 2009, 02:20:12 pm

Se oí­an murmullos y gritos de bobalicona voz. Me parecí­an estribillos sin concierto. 

Tras las cortinas reí­an las sombras.  Tras las paredes se manejaban acciones. Las manos se frotaban.

Dramáticos contrastes todaví­a en un mundo que no llega a entenderse.   

Falsos profetas, agoreros, hipócritas de profesión.



Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Lacenaire en Noviembre 27, 2009, 04:04:39 pm
Hijra

Soy flaco, feo, débil, y no sé luchar. Por eso me llevan a casa de la comadrona: la llaman así­ porque ayuda a dar a luz. Gracias a ella vienen al mundo criaturas hermosas y resplandecientes.
Entro y me desnudo. Me tumbo y espero a que separen mis piernas y las aten con correas. La comadrona afila el cuchillo y mi madre sujeta mis sienes y me mira con amor y compasión infinitas desde lo alto.
Cuando el dolor termine, y todo acabe, seré una bonita mariposa.

Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dionisio Aerofagita en Noviembre 28, 2009, 10:46:01 pm
No es una dirección de youtube válida
UNISÍLABO

En el mundo hay por lo menos dos cosas que no existen: los unicornios y los versos monosílabos. Todos los versos monosílabos son agudos como astas de unicornio y tanta es su agudeza que siempre terminan ensartando una sílaba de más, lo quieran o no. El hecho de que no existan no quiere decir que no los haya. Yo personalmente nunca he visto ningún unicornio, pero una vez encontré en mi casa un verso monosílabo, temblando de miedo. Había construido su nido en mi caótica estantería, entre la historia de cronopios y de famas y el techado prosaico de mi tesis doctoral, donde creía que nadie iba a mirar. Reconozco que soy muy descuidado en la limpieza de mi estantería, de manera que a veces de los libros se desprende alguna sílaba huérfana, que normalmente perece asfixiada por la presión de las palabras. Esta sílaba era particularmente pertinaz, pero muy discreta y se había quedado roma para no llamar la atención ni molestar a nadie con absurdos picotazos de unicornio, tornándose imbisilable como un fantasma. A pesar de esta modestia, fue misteriosamente oxigenada por aspiraciones líricas y el resultado lo conocemos todos: terminó por convertirse en un verso monosílabo.

El verso temblaba de miedo porque sabía -como yo sabía también- que era tan delicado y tan endeble que si trataba de cogerlo con la mano para apartarlo de la estantería se disolvería en la nada porque, claro, como he explicado antes, los versos monosílabos no existen. O que quizás sacara fuerzas de la nada y se volviera palabra aguda para defenderse de mis manazas, convirtiéndose en un bisílabo como otro cualquiera. Pero, por otra parte, tampoco podía permitir que ese tipo de criaturas increíbles criaran impunemente en mi estantería. Así que abrí la ventana y me aparté por un momento, haciendo una señal con la cabeza. El verso me miró un instante con ojos de unicornio degollado antes de partir volando hacia un lugar donde hubiera sitio para lo imposible.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: malika en Noviembre 30, 2009, 01:54:08 pm

Pensaba esta noche que estaba siendo más hipócrita que Suiza con su neutralidad; así­ que voy a tomar partido entre vosotras. No es por animarte a que vayas a esa cita, o para que no vayas (es lo de menos; bueno, bien mirado podí­a ser el comienzo…….. o no). No me interesa la lujuria, no; no de esa manera que decí­s las dos “suavemente en la oscuridad”. Que no, que no me gusta; que no, que no es éso. Es otro concepto metafí­sico que flota en mí­. Tal vez el sueño o el esfuerzo burocrático para que os acostéis. Mil ingenios me obligaré a inventar para meteros en la misma habitación. Tendré que hacerme de la vida light (Welcome to United States of America).

Quisiera veros por la mirilla de un Ak 47 que dispare premios de consolación (jamás primeros premios); que dispare abrazos en las distancias cortas, que son los más difí­ciles.

¡Joder!, que lo hago por mí­.

Me estoy envileciendo.

Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Diciembre 02, 2009, 09:30:08 am
Almudena se ha despertado como una hoja en blanco.

Se acerca a su almario y lo abre de par en par.  Ante su vista se despliegan sus almas perfectamente ordenadas.

Almudena tiene almas de colores. Una roja exótica y diabólica para cuando la Almu hace su aparición.  Una verde ecológica para cuando toma el control Dena, una gris para esos dí­as nublados en que Denita se manifiesta en su melancolí­a exagerada, una amarilla para aquellos dí­as que no es nadie y una en color blanco santidad para los dí­as en que se ciñe el halo.

Hoy se coloca la blanca con decisión.  Se mira al espejo y se ve perfecta. El alma le sienta como un guante en su escultural cuerpo de 34 años.

Almudena abandona su bonito piso en Serrano con un propósito definido.  Pasa de largo ante la puerta de la oficina bancaria en la que es sobradamente conocida y busca una sucursal de barrio pobre y marginal, afí­n a sus propósitos.

En el mostrador extiende su documentación al cajero y con autoridad solicita el reintegro de 30.000 euros.  El cajero comprueba que todo es correcto y le entrega el dinero sin pestañear. 

Ya en la calle, Almudena se encamina a la boca del metro más cercano.  Es hora punta y los pasillos están atestados. Respira el olor a humanidad. Es un olor asqueroso a sudor y pobreza, pero a ella le resulta embriagador. Hoy es blanca.

Saca el sobre con el dinero, lo abre y comienza a entregar billetes de 50 a todo con el que se cruza. Al músico callejero, a la negra con las bolsas de comida sisadas a su señora, al yonki tambaleante, al parado desesperado.

En cuestión de segundos se arremolinan alrededor de ella cientos de almas ansiosas que súplican vociferantes. ¡a mí­, que tengo cuatro hijos! ¡dame que estoy en paro!  ¡por favor, no tengo para comer!

Almudena empieza a tirar billetes sobre ese bosque de manos que se alzan en busca del maná del siglo XXI.

Llega la policí­a y deshace el tumulto.  Almudena se ha sentado en las sucias escaleras con el sobre vací­o y el alma blanca manchada de humanidad. 

Una ambulancia se detiene en la puerta de la clí­nica. Bajan a Almudena, ya en plena catalepsia.

Hace un mes que salió por esa puerta que tantas veces le ha visto entrar.

Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Febrero 03, 2010, 09:00:58 am
Amor -stop- te espero sentado hoja amarilla porque aquí­ otoño aún -stop- late lejos Biafra.

(http://farm4.static.flickr.com/3047/3015782137_172c30a13d.jpg)
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Febrero 04, 2010, 02:25:28 pm
Vamos, dijo él.
No muy lejos, dijo ella.
¿Qué es muy lejos?, dijo él.
Donde tú estás, dijo ella.

L.J. Moreno
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Barragan en Febrero 23, 2010, 11:52:16 pm
Al entrar en el tren, busco un compartimento vacio para echarse una buena siesta. Pero al poco rato, llego una atractiva mujer joven de piernas bien torneadas y ceñidas en una sugerente minifalda. Evidentemente no le importo interrumpir el sueño para contemplar disimuladamente como cruzaba las piernas aprovechando que ojeaba una revista de moda. Cuando la ereccion era ya patente, la situacion comenzo a ser algo incomoda para ella y para el tambien un tanto vergonzosa. A lo cual, vino probablemente como consecuencia la espantada de la susodicha, que incluso se dejo olvidada la citada revista. Decidio entonces aliviarse alli mismo, sobre las paginas de la nueva temporada otoño-invierno. Cuando por fin termino de correrse, escucho unos dedos que golpeaban firmemente el cristal, era la chica desde el anden. La cual con un gesto le trataba de advertir de que a el lo que se le habia olvidado, era correr la cortina.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Marzo 24, 2010, 01:21:47 pm
Hay ratas que son asesinas de ratones blancos.  Hay otras que cohabitan pací­ficamente con ellos. 

Para seleccionarlas no queda más remedio que ponerles juntos en la jaula.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Lacenaire en Marzo 24, 2010, 03:31:17 pm
Por la mañana mirábamos las excavadoras afeitar la tundra cuando un hombre clavó en el suelo un cartel anunciando que nos llevaban a la rivera sur.
Por la tarde Marlika dio a luz a un pequeño esqueleto.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Lacenaire en Marzo 26, 2010, 04:49:10 pm
-¡Salta!- gritaban.
-¡Salta, cobarde!
-¡Salta de una vez!

Realmente yo no querí­a morir. Un trabajo, una novia, no son pérdidas definitivas. Hay otros trabajos, otras novias. Pero si me retiro, entonces... ya no hay remedio.

Qué vergí¼enza. Me perseguirá siempre.

¡ALLí VOY, HIJOS DE PUTA!

Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dionisio Aerofagita en Abril 07, 2010, 10:24:43 pm
UNA INCOMODIDAD

Desde que el niño de los vecinos murió de aquella extraña enfermedad, resulta bastante incómodo poner una pelí­cula en la televisión, puesto que la tos del difunto se ha quedado incrustada en la pared y tiende a mezclarse con la trama de modo confuso y disonante.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 03, 2010, 05:50:59 pm
Al final se ha caí­do en el pozo. 

De tanto intentar atrapar gorriones luminosos, su mano agarró la sombra que tiró de él.

Y ahí­ se quedó.  En el fondo del pozo.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dee Dee en Junio 14, 2010, 06:43:43 pm
Cada mañana se levanta y se dirige al magní­fico espejo que dignifica la habitación.

Allí­, procede a ataviarse con su fracaso diario.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: lukera en Junio 22, 2010, 02:42:02 pm
Me gusta, aunque es bastante deprimente.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dee Dee en Junio 22, 2010, 05:26:57 pm
Ayss Luke, soy una tí­a deprimente. ¿qué le vamos a hacer?
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: lukera en Junio 23, 2010, 07:14:29 am
No, en absoluto. Me referí­a a que está tan bien escrito que como lo lea alguien que esté depre es capaz de cortarse las venas.

¡Guapa!
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Controlcé en Junio 26, 2010, 11:08:10 pm
Un dí­a, de repente, yo dejé de ser él.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: lukera en Junio 30, 2010, 04:20:18 pm
No te pongas tan dramático porque te hayan cambiado la apariencia del nick.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dee Dee en Julio 14, 2010, 01:36:39 pm
En un instante se sintió renacer.  Poco a poco la paz regresó y fue ocupando el espacio vacio que dejaba en sus venas la sangre que, como un manantial, brotaba de sus muñecas.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: ferdinand en Julio 15, 2010, 03:34:28 am
Era una cobarde. Pero, al fin y al cabo, estaba viva; aunque no tuviera valor para decir ninguna de las dos cosas.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dee Dee en Julio 20, 2010, 01:08:00 pm
Si hubiera sido capaz de pensar en lo que estaba haciendo, quizás hubiese terminado la noche con la cabeza enterrada en el vater y no en su cama, como tantas otras veces antes del dolor.

La realidad me golpea en la forma de un efí­mero orgasmo. Todo ha terminado. 

Me levanto y me dirijo al puente mientras se escapan de las tiendas notas de villancicos que se rien de mí­.  En un instante sólo soy un dulce chapoteo.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Lacenaire en Agosto 21, 2010, 08:48:31 pm
Era una cobarde. Pero, al fin y al cabo, estaba viva; aunque no tuviera valor para decir ninguna de las dos cosas.

Mola.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dionisio Aerofagita en Octubre 12, 2010, 05:04:35 pm
OLVIDO IMPERDONABLE

El papel amarillento y pegajoso se enganchó entre las barbas de la escoba. Tres dí­as debí­a de llevar aquel mensaje del pasado despegado del congelador. Dios mí­o, Dios mí­o, seguro que se le habí­a olvidado algo importante. Cogió el papel con impaciencia. "No olvides amar a Javier". Dios mí­o, Dí­os mí­o, lo habí­a olvidado completamente. Qué desastre, qué desastre, ¡tres dí­as sin querer a su hijo y no se habí­a dado cuenta!
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: ferdinand en Octubre 12, 2010, 05:32:31 pm
- ¿Papá?
- ¿Qué dices, hijo?
- ¿Por qué no me oyes, papá?
- Anda. Apártate del cristal.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dionisio Aerofagita en Noviembre 16, 2010, 01:04:43 pm
RUBíES

Todo el que encontraba los rubí­es, se olvidaba pronto del resto de las cosas. Abandonaba familias, reinos, honores y riquezas para perderse en la contemplación de aquellas piedras. Renunciaba al goce de todos los sentidos y al cuidado de su cuerpo y de su alma. Dejaba de comer y de beber y al final terminaba exhalando su último suspiro abrazado a aquellos cristales refulgentes, que luego desaparecí­an en las tinieblas para que los encontrara algún otro desgraciado. Un dí­a, sin embargo, halló los rubí­es una niña delgada y pálida, que enseguida los cogió cuidadosamente con un pañuelo gris y algo raí­do. Fue a ver a su padre, que era un artesano hábil y le pidió que engarzara aquellas gemas en las cuencas de sus ojos para que todo el universo pudiera teñirse con su luz prodigiosa.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dee Dee en Noviembre 16, 2010, 07:02:20 pm
OLVIDO IMPERDONABLE

El papel amarillento y pegajoso se enganchó entre las barbas de la escoba. Tres dí­as debí­a de llevar aquel mensaje del pasado despegado del congelador. Dios mí­o, Dios mí­o, seguro que se le habí­a olvidado algo importante. Cogió el papel con impaciencia. "No olvides amar a Javier". Dios mí­o, Dí­os mí­o, lo habí­a olvidado completamente. Qué desastre, qué desastre, ¡tres dí­as sin querer a su hijo y no se habí­a dado cuenta!

 :'(

Que duro y en qué momento lo he leí­do.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Don Pésimo en Diciembre 12, 2010, 09:40:01 pm
No me cagué en tu puerta porque a mí­ no me quiere nadie.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Iñaki en Diciembre 18, 2010, 10:34:44 am
No me cagué en tu puerta porque a mí­ no me quiere nadie.

Si he de elegir, me quedo con mi mierda.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Dee Dee en Diciembre 27, 2010, 06:17:19 pm
Como cada dí­a, le vió llegar a la puerta a media mañana.  Miguel iba sereno, aunque se adivinaban sin esfuerzo los estragos del alcohol en cada surco de un rostro enjuto y abotargado, como de goma.  La eterna barba mal recortada, los dientes amarillos y la gorra raí­da que respetuosamente se habí­a descabalgado de la cabeza antes de que Sor Marí­a le entrase a hurtadillas en el pequeño cubí­culo de recepción, completaban la imagen estereotipada de un sin casa.  La historia de Miguel era como la de otros que, de tanto repetirse resultaba ya poco creí­ble y anodina.  Mala suerte, pereza, cobardí­a.  Cada uno podí­a colocarle el adjetivo que quisiese dependiendo de lo blando que tuviese el corazón.

Miguel acudí­a todos los dí­as que Sor Marí­a tení­a turnos en recepción al olisqueo de un par de buenos bocadillos y un poco de humanidad.

Ella le habí­a tomado cariño como se le toma a un hombre, no a un perrillo. 

No le acariciaba el lomo mientras se sentí­a henchida de orgullo al arrojar una monedita al bote.  Ni siquiera era consciente de que hiciese caridad.  Era un hermano. Era Dios.

Sor Marí­a llamó a la cocina en busca de la complicidad de la cocinera para que bajase a recepción las viandas que, estaba segura, serí­an lo único sólido que entrarí­a en el estómago de Miguel a lo largo de ese dí­a. 

Al teléfono sonó la voz estridente de una de las hermanas. ¿qué querí­a?  -Un par de bocadillos para un necesitado- -¿No sabí­a que estaba prohibido atender a vagabundos?  ¿qué esperaba, que se llenase el lujoso hall del edificio con gente de mal vivir, pecadores oliendo a vino añejo? 

¡Qué dirí­an las visitas de los allí­ ingresados que pagaban religiosamente cada fin de mes una pasta gansa para que su familiar estuviese bien atendido en un lugar con nivel!

Sor Marí­a colgó el teléfono sin acabar de escuchar la perorata. La naúsea invadió su vientre. Miró a Miguel que inevitablemente habí­a escuchado la voz gritona de la otra. Habí­a una mota de brillo en sus ojos apaleados y fijos en los de la monja.  Ella se tragó la bilis, abrió el cajón de la comunidad y le entregó todo el dinero.  Sabí­a que acababa de escribir el punto final.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Barry en Septiembre 26, 2011, 05:51:21 pm
Tras la primera lagrima vinieron otras cada vez mas intensas que dibujaron en su rostro una especie de sonrisa forzada. El final estaba cerca y nada ni nadie podian evitarlo. Ni siquiera sus esfuerzos por tratar de negarlo, de buscar algun tipo solucion de compromiso, de pensar que tal vez se pudiese arreglar. Definitivamente era demasiado tarde ya. Tras el inevitable desenlace de la cuenta atras, tocaba afrontar la realidad. Otra vez se le habia olvidado poner un nuevo rollo de papel higienico antes de arrancarse a cagar.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Septiembre 26, 2011, 06:57:31 pm
El botón de ignorar es lo más tonto que parió madre.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Barry en Septiembre 26, 2011, 06:59:42 pm
El botón de ignorar es lo más tonto que parió madre.

Disculpeme por citarla, pero del mismo modo que estoy en mi perfecto derecho a expresar tambien mi prosa, me parece un desprecio muy grande que haya borrado usted su ultimo microrelato. Si le daba verguenza mostrarlo precediendo al mio, digalo claro.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Septiembre 26, 2011, 07:03:54 pm
Ha sido un error.  Borrarlo no, mostrarlo. 
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Barry en Septiembre 26, 2011, 07:07:11 pm
Lo que ha sido es un desprecio, porque claramente lo borro por haber osado escribir yo uno despues del suyo. Su vanidad le ha hecho perder los papeles de manera sonrojante, si me permite que se lo diga. Se lo tiene usted muy creido, y no por su prosa siempre oscuramente decadente, sino por creer que un servidor esta siempre pendiente de usted. Lo que sobran son mujeres.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Septiembre 26, 2011, 07:09:15 pm
Qué gracioso eres Barragán.  Al final tengo que reconocértelo.

Te voy a hacer una confesión. Realmente lo he borrado porque era una mierda y aún tení­a el papel higiénico suficiente.

Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Barry en Septiembre 26, 2011, 07:14:08 pm
A mi me gusto. Soy un devoto de la idea del suicidio como sumum del romanticismo. Pero usted es una borde de tres pares de bemoles. Y ya estoy harto de que en este foro se considere que uno solo interviene con el objeto de pretender hacerla suya.

Que lo sepa todo el mundo, ya no me importa que Porfirio me ignore, y si tambien me anime a escribir un microrelato fue de modo enteramente casual.

Que corra el aire.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Lapi_0 en Septiembre 26, 2011, 11:43:51 pm
Que corra; pero el escrito era bueno (muy en la lí­nea de Porfirio) y a un servidor también le gustó.

No entiendo por qué lo has quitado.

Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Septiembre 27, 2011, 09:23:48 am
Tú me conoces, Barragán no.  Sabes que no ha sido por prepotencia, sino por todo lo contrario. Suceptibilidad, inseguridad... POr cierto, lo habí­a escrito directamente. Lo he borrado, lo he perdido.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Octubre 05, 2011, 02:17:15 pm
Esta mañana, al mirarme en el espejo, he tardado 30 segundos en reconocerme.  Miraba tan fijamente que en un momento la imagen se borró por completo. He recordado que alguna vez me han comentado que si te miras intensamente en el espejo llegas a ver tu yo interior. Gris.

 Incapaz de soportarlo, me he dado un guantazo, he bajado la vista al lavabo y me he puesto a fregar. Tení­a pelos. Estamos en la época de la berenjena.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: yonnon en Octubre 05, 2011, 04:01:38 pm
Esta mañana, al mirarme en el espejo, he tardado 30 segundos en reconocerme.  Miraba tan fijamente que en un momento la imagen se borró por completo. He recordado que alguna vez me han comentado que si te miras intensamente en el espejo llegas a ver tu yo interior. Gris.

 Incapaz de soportarlo, me he dado un guantazo, he bajado la vista al lavabo y me he puesto a fregar. Tení­a pelos. Estamos en la época de la berenjena.


Yo juego mucho a eso. Me hace mucha gracia "ver como me disuelvo"
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Diciembre 02, 2011, 02:30:51 pm
    En los despachos se frotaban las manos, se arreglaban asuntos, se planeaban acciones.  Gritos de bobalicona voz coreaban las consignas.  Los lagartos de mármol salieron al frí­o de diciembre y la madrugada les sorprendió con su inimitable carcajada gris.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Diciembre 21, 2011, 05:54:46 pm
Nacieron gemelas idénticas, quizás algún lunar en lugares diferentes podí­a facilitar su identificación.  Desde el momento en que apuntaron maneras han sido lisonjeadas, acariciadas y mimadas.  Sin embargo, esta mañana y bajo la frí­a luz fluorescente, unas manos impersonales las han maltratado, estrujado, aplastado.


Y es que, hay que ver lo que duele hacerse una mamografí­a.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Mayo 22, 2012, 06:33:05 pm
Espero.

Qué?

Cuando llegue lo sabré.

Vamos a repetir.

"Espero.

¿qué?

La nada.

¿y no te asusta?

No. Serí­a absurdo.

¿y si hay un juicio?

Entonces serí­a culpable.
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: lukera en Julio 08, 2012, 02:22:23 pm
Flojo, no está a lo que nos tienes acostumbrados.

 :-*
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: Porfirio en Julio 10, 2012, 02:26:47 pm
Ni yo.   :-*

¿sabes que acabo de descubrir que sólo puedo arrugar los morritos hacia el lado derecho?
Título: Re: Microrelatos again
Publicado por: a priori en Julio 19, 2012, 12:49:34 pm
La tristeza invadí­a su ánimo. Se sentí­a muy incómodo en su nuevo entorno. No era el lugar que esperaba. Pensó que habí­a alcanzado suficiente estatus social para permitirse lo mejor de lo mejor. Pero no. Todos sus sueños se desvanecí­an en esa urna que le contení­a en formato de polvo gris claro.
Título: Re:Microrelatos again
Publicado por: Aloysius en Noviembre 07, 2016, 03:48:48 pm
Con los primeros rayos de luz iluminandome la cara, me incorpore de una gran cama señorial para luego refrescarmela en una antigua pileta de laton. Vestido con ropajes de epoca, pase a descender las escaleras de maderas nobles escuchando su hipnotico crujir, mientras observaba enormes retratos de antaño, de señores distinguidos con bigotes largos especialmente atusados. Hasta llegar a un gran salon principal donde unos criados me dejaron preparado el desayuno, te con leche, tostadas, mantequilla, mermelada de grosella, y un huevo cocido acompañado de un salero y una cuchara de plata. Tras revisar las ultimas nuevas en el Times por aquello de no perder las buenas costumbres, y de terminar de sorber la taza de te, me limpie con parsimonia la comisura de los labios, para acto seguido, dirigirme hacia el despacho, donde en el ultimo cajon del escritorio tenia guardado mi antiguo revolver reglamentario, de cuando servi con honores como oficial de caballeria en el ejercito de su graciosa majestad durante la guerra de los boers.

Antes de salir de la mansion, me detuve por un instante a recorrer visualmente con un giro de 180 grados cada esquina, cada recoveco y cada recuerdo. Especialmente aquellos aparentemente mas intrascendentes, que por alguna extraña razon, acostumbran a ser los que se quedan grabados con mayor nitidez en la memoria. A la salida de la mansion, mis pasos recorrieron con inusitada serenidad el interminable y laberintico jardin, junto con la fuente que lo presidia, y tras atravesar tambien los prados limitrofes, camine en direccion al horizonte de la idilica y bucolica campiña, en una mañana de grises matices sobre los tenues claros que ayudaban todavia mas a resaltarlos, como siempre me habia gustado.

Tras llenarme de aquel aire tan fresco y puro, cerre los ojos. Entonces, se rompio el silencio del alba, con el estruendo de un seco y fulminante disparo. El cual, provoco a ciencia cierta que repentinamente alzasen el vuelo una improvisada bandada de pajaros. Mientras en ese mismo instante, una nueva estrella comenzaba a brillar mas alla de la puerta de Tannhauser.

Spoiler: mostrar
Título: Re:Microrelatos again
Publicado por: SrCualquiera en Enero 06, 2017, 05:33:36 am
Más salsa, más salsa!

Se llamaba Sergio, orondo como una colina y vago como las ballenas, ceñido entre las dos sillas que aposentaba con su faja, y propenso habitual a las protestas gastronómicas, reclamaba abstraído en su plato mientras una enfermera lo miraba con cara de rata: más salsa, más salsa!. Era su mantra visceral contra la inconsciencia, una frase que repetía y repetía y repetía incansablemente, aunque no hubiera nadie y aunque no hubiera salsa. Camionero de antigua profesión, con infancia y juventud reconocida, se había convertido en un monstruo adiposo, un saco enorme de grasa y de nervios y de voces enfermas que lo perseguían. Su presencia era siempre una incógnita cruel, clavada como un hacha en el historial de su pasado asesino. Podía actuar como un disparo, como un brutal e indiferente reflejo depredador, un tipo al que prefieres no mirar a los ojos, ni siquiera a los pies.

Juan, vecino suyo de rellano, enfermo de psicosis bipolar y bailongo de nacimiento, y un tipo con fama de ser en exceso divertido, bailaba ahora revoloteando sobre Sergio con un ritmo sinuoso y la gracia agotadora y persistente de los locos, como pidiendo tal vez amistad, una, y otra vez y otra vez amistad. Y qué gran amistad. El aire se erizaba en las precauciones de los enfermeros y en la vibración sorda de todos aquellos rostros sin apariencia de alma. Hay silencios sobrecogidos de amenaza que tensan el cuerpo como un escorpión y encogen la panza como una mala comida. La razón de que Sergio se mantuviera quieto en su silla, con una pacífica beatitud de introversión en la cara, mientras todos se temían ya lo peor, no la sabremos nunca ya que ese no fue el día que lo acuchilló.
Título: Re:Microrelatos again
Publicado por: Crápula en Enero 17, 2017, 03:29:12 pm
Antes de ir al súper, sentí el impulso casi irrefrenable de volver por la zona de aquellas casas bajas, concretamente adosadas. No se, me dio por regresar en busca de respuestas a aquellas preguntas que todavía me quedaban pendientes. Sorteando a la gente, sintiéndome extraño una vez mas fuera de lo que podríamos denominar, "mi zona de confort", (curiosa expresión, que parece haberse puesto también bastante de moda). Y cruzando la acera después de caminar un ratillo, volví a bajar por la pequeña calle, y a adentrarme dentro de la zona, dando un rodeo hasta volver a pasar por el mismo lugar. Tratando de descubrir alguna clave, algún indicio, cualquier detalle por pequeño que fuese.

Fue entonces, cuando rindiéndome ante mi absurda obsesión me disponía a regresar por mis pasos, y de repente apareció ella con su hijo, subiendo el callejón, y casi me dio un vuelco el corazón. Si, ahora no podía quedar duda alguna, y comprobé como entraba a su vez en el que evidentemente debía de tratarse de su supermercado habitual. Lo cual debo decir, que me llevo a pensar que casi agradecía que no fuese el mismo que el mío, aun coincidiendo en la misma calle.

A través de la cristalera, la pude ver pasando por un pasillo alejado, y después, deteniéndose en la sección, no se si de carnicería, o probablemente de charcutería, aunque fuese ya un poco tarde para darle el bocadillo al chaval. Que mas da, el caso es que me quede esperando un rato apoyado en un portal cercano, como cuando de niño fantaseaba imaginándome que era un detective privado. Y, pues eso, al cabo de un rato, salió del supermercado, en dirección de nuevo a la zona de los adosados, que estaba apenas a unos cuantos pasos.

Que mujer, que perfección de mujer, que belleza, que piernas, como le sentaban los vaqueros Slim, creo que se llaman así, porque me fije un día en un catalogo del Carrefour. Y la volví a seguir, apenas solamente esos escasos metros hasta comprobar como efectivamente vivía allí. Y entonces lo comprendí todo, las piezas del puzzle encajaron en mi cabeza al instante. Las respuestas lógicas a mis absurdas preguntas que durante los últimos dos años me había estado preguntando.

Mujer probablemente de algún oficial destinado de cierto rango. Por eso me extrañaba tanto que un monumento de mujer así, pudiese pulular por ahí. A fin de cuentas, que mejor descanso para el guerrero, que tener en casa esperándole a una mujer de bandera como esa. La tía buena mas buena que hayan visto jamás mis ojos, desarmando por completo mi ingenuidad y soliviantado en un suspiro mi soledad.

Y mientras regresaba caminado para ir a mi supermercado habitual, para poder improvisar algo que cenar, iba recordando su inconfundible manera de caminar, y volví a sentirme i'm on fire.

Spoiler: mostrar
Título: Re:Microrelatos again
Publicado por: Putas y barcos en Enero 17, 2017, 04:02:46 pm
Mujer probablemente de algún oficial destinado de cierto rango.

Pues si es hija de marinos, y el rango apunta años desde que se casó con un teniente de navío, ya tendrá el chumino como para aparcar la Enterprise... que las familias numerosas es lo que tienen, y eso no lo cura el Pilates ni el griego...
Título: Re:Microrelatos again
Publicado por: Don Pésimo en Febrero 07, 2017, 10:00:06 pm
Quisiera dormirme para dejar de ver al puto dinosaurio, pero ni valeriana ni hostias, una cosa es dar consejos y otra vivir con este bicho. Lo de Monterroso fijo que era una lagartija.
Título: Re:Microrelatos again
Publicado por: Crápula en Febrero 23, 2017, 12:39:58 pm
Tras llegar a mi destino, baje del tren y deambule un buen rato por la estación, era tarde y apenas quedaba nadie. A la salida, la lluvia como si estuviera esperándome. Y varios pitillos después, decidí caminar sorteando los charcos y los coches que parecían ponerse de acuerdo en salpicarme. De noche parece que uno se moja mas, que la lluvia te persigue tras cada calle, que las luces quisiesen delatarte a través del chapoteo de los pasos acelerados. Sumado a esa curiosa e incierta sensación de ir hacia el encuentro de alguien para alejarse de uno mismo a medida que vas acercándote.

El viejo edificio parecía también estar esperándome, mientras ascendía lentamente por unas escaleras antiguas. Tras llegar a la ultima planta, se abrió una puerta, y ella comenzó a abrazarme. Después de cenar algo, me mostro las vistas de su ventana hacia ninguna parte. Recreándonos por un instante en nuestras amargas soledades para decidir endulzarlas a base de sexo. La penumbra era testigo complice del encuentro, hasta que se rompió la efimera magia del momento. Y cuando no quedaba ya nada interesante que decirnos, ella se giro sobre la almohada mientras yo me quedaba observando el humo del penúltimo pitillo, deslizándose de manera sigilosa e insinuante a través de la habitación. Como los sonidos fluyendo entre el silencio, como los sentimientos desvaneciéndose en el tiempo, todo al unísono en una especie de desesperada danza sin principio ni fin.

Spoiler: mostrar