Autor Tema: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa  (Leído 53588 veces)

PT8

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #30 en: Octubre 27, 2010, 10:32:54 p.m. »


En la derecha, sin embargo, Narvaez y el cura Santa Cruz
optaron por la vieja interpretación castiza de la Idea:
Narvaez fusilando de cien en cien al que se opusiera a su bastón de mando
y el cura Santa Cruz fusilando al que no hablara hebreo/euskera

Me gustaria entenderte, pero es que no doy el tipo. Eso que dices entiendo que no es literal, ¿no?.

Disculpa mi despiste.

Yehuda

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #31 en: Octubre 27, 2010, 11:00:10 p.m. »
El cura Santa Cruz era muy cruel,
"era un pobre diablo histérico, enfermo, convencido de su misión providencial";
pero según Arzalluz fue un precursor de la Idea
 

Yehuda

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #32 en: Octubre 28, 2010, 10:31:05 a.m. »
5 de marzo de 1873

Del Ayuntamiento de Vitoria al Presidente del Poder Ejecutivo de la 1ª República, don Estanislau Figueras

"Para satisfacción del público, el Ayuntamiento ha acordado imprimir y circular la exposición, que por conducto de los Sres. Senadores y Diputados á Córtes de la Provincia ha elevado al Exmo. Sr. Presidente del Gobierno de la República, y dice así­: (...) indignado ante el espectáculo de sangre y horrores, que ofrecen los hechos inauditos que acaba de perpetrar el cabecilla Santa Cruz en la hermana provincia de Guipúzcoa, fusilando sin piedad, en medio de una población consternada, madres de familia, sin consideración al llanto conmovedor de sus pobres é infelices huérfanos, y dictando bandos, cuya ferocidad espantára y aterrarí­a en los tiempos de Atila, cuanto más en esta época de tolerancia y cultura, en la que aparecen como en un anacronismo inexplicable (...) Si á esto se agregan los incendios de las estaciones del ferro-carril consumados últimamente en las de la via de Tudela a Bilbao el cuadro no puede ser mas desgarrador, sublevando los mas dormidos sentimientos de honradez y humanidad (...) que llevando á los criminales al convencimiento de que el castigo de la ley ha de cumplirse inexorablemente, sin esperanza de indultos imposibles en una situacion, que reconoce como base esencial la inviolabilidad y la supremací­a de aquella sobre todos los hombres y sobre todas las cosas; restituyan la tranquilidad á los buenos, que son los más y afiancen el órden y la seguridad en este pobre paí­s, teatro de luchas bastardas, que son su verdadero suicidio. Justicia, Excmo. Señor, Justicia es la última y única garantí­a de todos los leales y honrados (...)"

Yehuda

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #33 en: Octubre 28, 2010, 10:42:10 a.m. »
“Dios me ha hecho la gracia de vivir siempre con los Padres de la Compañí­a de Jesús, desde que me retiré de la guerra.
Por esa razón se me ha pedido ahora que diera algunos datos sobre los ministerios en que me he ocupado, con el fin de reunirlos en un volumen y darlos a la publicidad.
Pero como mi vida anterior, en los que no la saben sino de oí­das y por referencias falsas o exageradas, tiene que arrojar cierta sombra maléfica sobre todas mis cosas, he creí­do oportuno declarar brevemente los motivos que me impulsaron a lanzarme a una vida, tan ajena a mi profesión.
Para esto es necesario, ante todo, trasladarse a aquella época y conocer el ambiente que entonces se respiraba en las Provincias Vascongadas. La fe y la religiosidad han sido siempre proverbiales en aquella bendita tierra; y la creencia de que el triunfo de las armas carlistas era también el triunfo de la religión, vení­a a ser por entonces una persuasión í­ntima y general; y de estos dos sentimientos brotaba en aquellos corazones valientes y generosos un deseo irresistible de cooperar con sus fatigas y su sangre a la victoria final. Por lo que a mí­ me toca, sólo diré que estaba tan imbuí­do y penetrado de estas ideas, que me sucedió muchas veces pasar desvelado la noche pensando en ellas."

(don Manuel de la Santa Cruz)

Dan

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #34 en: Octubre 28, 2010, 10:52:28 a.m. »
Yo también quiero, yo también quiero:

« [...] ... en la novela Zalacaí­n el Aventurero(1909), Pí­o Baroja describe varias anécdotas de la partida del Cura Santa Cruz en el marco de la Tercera Guerra Carlista, así­ como una descripción fí­sica del mismo: "Era un hombre regordete, más bajo que alto, de tipo insignificante, de unos treinta y tantos años.(...)Llevaba la boina negra inclinada sobre la frente, como si temiera que le mirasen a los ojos; gastaba barba ya ruda y crecida, el pelo corto, un pañuelo en el cuello, un chaquetón negro con todos los botones abrochados y un garrote entre las piernas. (...) tení­a algo de esa personalidad enigmática de los seres sanguinarios, de los asesinos y de los verdugos; su fama de cruel y de bárbaro se extendí­a por toda España. Él lo sabí­a y, probablemente, estaba orgulloso del terror que causaba su nombre. En el fondo era un pobre diablo histérico, enfermo, convencido de su misión providencial."»

yonnon

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #35 en: Octubre 28, 2010, 12:22:01 p.m. »
Bien, está abierta la veda... Qué decidirá el Pacto de Toledo sobre el futuro de nuestras pensiones?
 
Tened muy claro que no dependerá de lo que pensemos nosotros, ni de lo que sea mejor para el paí­s. Tal y como escribe Vicení§ Navarro, tanto FEDEA como el FMI, al igual que todos los grupos de presión dependientes de una u otra manera del gran capital, van a defender con informes grandilocuentes la necesidad de la austeridad, no solo en el tema pensiones, sino en todos los fondos ligados a la palabra "público" (subsidios, becas, prestaciones, remuneraciones, etc.), ya que todo lo que revierte en un aumento de la renta disponible de los ciudadanos supone una disminución de la necesidad de éstos para financiarse a través de ví­as privadas (prestamos, planes de pensiones, seguros, etc.). Si tengo suficiente con las cantidades que percibo por cualquiera de los conceptos públicos no necesitaré acercarme a las entidades financieras que tantas "ventajas" nos ofrecen con sus productos (cada vez menos claros y transparentes).
 
No obstante, nada es blanco o negro. Nada es bueno o malo, al igual que la crisis, que depende de cómo te afecte a tí­ personalmente; todo el debate sobre lo público o lo privado depende de cómo te afecte a tí­ personalmente, es decir, si tu tienes intereses en entidades privadas intentarás fomentar el uso, desarrollo o crecimiento de todos los productos que esa entidad promueve. Por este motivo yo, normalmente, intento no creerme a pies puntillas nada de lo que leo. Es cierto de que los grandes loobys siguen queriendo imponer polí­ticas económicas neoliberales tendentes a reducir cada vez más el peso del sector público, pero esto es intrí­nseco a su propia existencia. Por eso cualquier propuesta que venga de estos grupos, por coherente que pueda parecer, irá encaminada a convencernos de lo mal que nos irá si confiamos nuestro futuro exclusivamente al sector público (prestaciones, pensiones y demás) por el colapso que supondrá "el déficit público, tanto del Estado como de la Seguridad Social".
 
Efectivamente, parece coherente pensar que si hay menos trabajadores cotizando habrá menos ingresos en la Seguridad Social. Es interesante que cualquier Presupuesto (Estado, Seguridad Social) esté equilibrado, es decir, que hayan suficientes ingresos para financiar los gastos, y esto lo sabe cualquier padre de familia. Básicamente hay cuatro maneras de conseguir el equilibrio presupuestario, y por consiguiente, la suficiencia para poder hacer frente a los gastos públicos o a las prestaciones y pensiones públicas, tanto presentes como futuras: 1.- Aumentar los ingresos ví­a aumento de presión fiscal o de los porcentajes de cotización. 2.- Disminución del gasto a través de bajar las prestaciones, pensiones, retribuciones, etc.. 3.- Emisión de Deuda Pública. 4.- Incremento de ingresos por el simple hecho de que aumente la actividad económica.
 
Obviamente, la ví­a que propone el gran capital es la disminución del gasto (punto 2 anterior), ya que ellos tampoco quieren pagar más por lo que tienen o ganan (que serí­a el punto 1). El tema de la Deuda Pública (punto 3) es pan para hoy y hambre para mañana, por lo que yo solo lo considerarí­a en momentos muy puntuales para resolver una falta de liquidez coyuntural. Lo lógico es que todas las medidas que se adopten a nivel polí­tico vayan encaminadas a conseguir un aumento de la actividad económica (punto 4), y ahora me explicaré mejor: Si en lugar de cinco millones de parados que están cobrando una prestación (incrementa el gasto público), tuviesemos cinco millones más de personas trabajando, tendrí­amos más cotizaciones y más ingresos por impuestos, simplemente porque la base sobre la que se aplican los tipos impositivos o los porcentajes de cotización será mayor (incremento del ingreso). Por otro lado, tal y como indica Navarro, no podemos descuidar el tema de la productividad. A mayor productividad mayor será la riqueza creada y, por tanto, mayores serán los ingresos por impuestos que gravan ese aumento de riqueza (igual ocurre con las cotizaciones). Sí­ es verdad que el envejecimiento de la población hace que hayan cada vez más personas que perciban una pensión, pero esto viene pasando desde hace más de veinte años y siempre se han ido incrementando los ingresos de la Seguridad Social que han compensado este aumento del gasto.
 
Esto es solo un ejemplo de hacia donde se podrí­a dirigir el verdadero debate sobre las pensiones (extensible también al gasto público), ya que si logramos fomentar polí­ticas encaminadas a la creación de empleo, crecimiento económico, además de lucha contra el fraude (fiscal, laboral, médico, etc.), aumento de productividad a través de I+D+i y educación, podrí­amos mejorar los ingresos sin tener que tocar ni las edades de cotización, ni los porcentajes de cotización (ni los impuestos). Por eso creo que lo que se decida a nivel polí­tico (Pacto de Toledo, Cortes, Gobierno, etc.) dependerá de la voluntad que tengan de solucionar realmente el problema o de favorecer a ciertos sectores que están presionando, no solo a esta clase polí­tica, sino a todos los ciudadanos para convencernos de que le dejemos (demos) nuestros ahorros porque ellos nos los cuidarán mejor que nosotros mismos. Es todo cuestión de voluntad y de confianza. Confiemos más en nosotros mismos, en nuestra capacidad para crear empleo y apostar por las ideas y el trabajo, pensemos que nuestro consumo privado son ingresos para muchos ciudadanos que tienen su propio negocio. Esta crisis no es económica, es de confianza. Cuando volvamos a confiar en nuestras posibilidades y tengamos la voluntad de actuar en consecuencia (a nivel particular y a nivel colectivo) mejorará nuestra situación y la del pais, y se generará el empleo que ahora falta porque, no nos engañemos, un porcentaje muy alto del empleo de este pais se genera por pequeñas y medianas empresas y por los autónomos, no por las grandes corporaciones. En fin, nos toca esperar qué deciden los que hablan en nuestro nombre. Acertarán esta vez?


PT8

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #36 en: Octubre 28, 2010, 02:56:21 p.m. »
Yo tambien quiero, yo tambien.

Que digo yo que habra que comentar algunos pequeños detalles del personaje llamado el Cura de Santa Cruz.

1º. No creo que fuese mas o menos sanguinario o cruel que el resto de mandos de ambos bandos de estas guerras, que no dejan de ser guerras civiles con lo que ello conlleva.

2º. Respecto al escrito del Ayuntamiento de Vitoria, solo y digo solo, comentar que las ciudades no estaban junto a la causa carlista, solo las zonas rurales, por lo que siendo parte de uno de los bandos de la guerra, pierde cierto punto de credibilidad.


Y sigo currando con vuestro permiso.

zruspa

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #37 en: Octubre 28, 2010, 02:57:51 p.m. »

Y sigo currando con vuestro permiso.

Y luego a misa.

Agarkala

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #38 en: Octubre 28, 2010, 02:58:12 p.m. »
Yo tambien quiero, yo tambien.

Que digo yo que habra que comentar algunos pequeños detalles del personaje llamado el Cura de Santa Cruz.

1º. No creo que fuese mas o menos sanguinario o cruel que el resto de mandos de ambos bandos de estas guerras, que no dejan de ser guerras civiles con lo que ello conlleva.

2º. Respecto al escrito del Ayuntamiento de Vitoria, solo y digo solo, comentar que las ciudades no estaban junto a la causa carlista, solo las zonas rurales, por lo que siendo parte de uno de los bandos de la guerra, pierde cierto punto de credibilidad.


Y sigo currando con vuestro permiso.

Ya está el ekidistante, si es que la cabra tira al monte  ;D  ;D

PT8

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #39 en: Octubre 28, 2010, 03:02:19 p.m. »
Yo tambien quiero, yo tambien.

Que digo yo que habra que comentar algunos pequeños detalles del personaje llamado el Cura de Santa Cruz.

1º. No creo que fuese mas o menos sanguinario o cruel que el resto de mandos de ambos bandos de estas guerras, que no dejan de ser guerras civiles con lo que ello conlleva.

2º. Respecto al escrito del Ayuntamiento de Vitoria, solo y digo solo, comentar que las ciudades no estaban junto a la causa carlista, solo las zonas rurales, por lo que siendo parte de uno de los bandos de la guerra, pierde cierto punto de credibilidad.


Y sigo currando con vuestro permiso.

Ya está el ekidistante, si es que la cabra tira al monte  ;D  ;D


Claro que tira, he tenido muchos antepasados carlistas, el ultimo, mi abuelo incluso estuvo preso en la carcel de Larrinaga por su impicacion en incidentes armados en plena republica.

Aun asi recordar que estamos hablando de la segunda mitad del siglo XIX y que todo lo que lleva txapela no tien por que morder.












Yehuda, ¿txapela negra? creia que los carlistas llevaban la txapela roja, al menos los de l primera mitad del siglo XX

k98k

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #40 en: Octubre 28, 2010, 03:06:57 p.m. »
Depende que carlistas, en Aragón los del Maestrazgo llevaban variedad de colores, blancas, azules y hasta rojas.



Ya lo decí­a aquel vitoriano ilustre, esa moda del bearn que ha llegado por aquí­, no perdurará, que os lo digo yo...

Yehuda

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #41 en: Octubre 28, 2010, 07:45:10 p.m. »
1833-1839: txapelgorri(s) (cristinos) - txapelzurri(s) (carlistas, paisanos armados por las diputaciones)

1875: Voluntarios de la Libertad y Mikeletes de las Diputaciones (boinas rojas) - Carlistas (boinas rojas, blancas y azules)

Yehuda

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #42 en: Octubre 28, 2010, 09:45:43 p.m. »
Al fanático Santa Cruz (Vaticano I [ca. 1875]) portavoz del "Señor de lo alto" (Jaun-Goikoa)
las únicas palabras del euskara que le interesaban eran "Bai, Jaun", "Sí­, Señor"

Fue Sabino el lector apasionado del Libro de los Macabeos
el que desencajarí­a en "el salvaje oeste que ahora llaman Castilla"
la caja de los truenos tras el Vaticano II [ca. 1965-75])     

California

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #43 en: Octubre 28, 2010, 10:31:07 p.m. »
Nunca debimos bajar de los árboles, como dice John Zerzan.

El Miserable

  • Visitante
Re: Hilo sesudo de economí­a polí­tica, anarquismo y empresarios hijosdeputa
« Respuesta #44 en: Octubre 28, 2010, 10:43:12 p.m. »
"Contra la agricultura": qué grande.

E.M.