Autor Tema: Joia Vanidad XVII (íImpostura, impostura!)  (Leído 1250 veces)

ENNAS

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 2398
Joia Vanidad XVII (íImpostura, impostura!)
« en: Enero 15, 2012, 09:20:08 p.m. »
Deleznable "copia y pega"  extraí­do del Todaví­a por determinar. Hago constar en mi descargo, que lo hago por promocionar ese foro.

«Elias Scott III forjó un imperio de la nada. Comenzó vendiendo puerta a puerta cosméticos que importaba, al principio a muy pequeña escala, del otro lado del charco. Hizo dinero y supo diversificarse, poco a poco fue acaparando otros sectores y en menos de 25 años su conglomerado de empresas ya eran un referente en casi todos los sectores y lo eran a nivel planetario. E. Scott III se convirtió en el número uno de la Lista Forbes y además a mucha distancia del número dos. Era un Rey Midas contemporáneo.

No se le conoció novia alguna, él alegaba que no tení­a tiempo para eso, aunque cientos de mujeres suspiraban por casarse con él, el hombre más poderoso y rico del planeta. Su primer hijo, Elias Scott IV, el heredero, fue fruto de un vientre de alquiler. Nunca, al igual que con sus hermanos, se conoció quien fue la madre, las malas lenguas dicen que incluso el padre era desconocido. Cinco años más tarde vino de la misma forma al mundo Francis Scott. Dicen que Elias padre querí­a una niña, vamos dicen que pidió una niña pero se cometieron una serie de errores y nació un varón, el segundo varón y el catalizador de todo lo demás. Yo siempre le doy las gracias al equipo médico que se equivocó y le dio a Elias Scott III otro hijo en vez de la deseada hija. Un año más tarde vení­a al mundo Desiree Scott, la hija soñada.

Los tres niños disfrutaron de la mejor educación y tuvieron todos los caprichos a su alcance. Elias Scott IV se reveló tan talentoso para los negocios como su padre poseyendo además las dotes sociales que le faltaban a éste, fue el hijo perfecto, tan inteligente y exitoso como el padre y además dotado de un extraordinario don de gentes, caí­a bien a todo el mundo, embelesaba a todo el mundo. Menos a su hermano. Francis era tan inteligente como su hermano mayor, y posiblemente tan carismático como él, pero era el segundo, iba cinco años por detrás de Elias, siempre tras él, algo que no soportaba. Desiree, decí­an los que la conocí­an, que eran bien pocos, era igual de inteligente que sus hermanos pero totalmente retraí­da, sin vida social y al margen de los focos.


Cuando a Elias Scott III le detectaron el cáncer incurable éste nombró heredero de su Imperio al primogénito y dispuso de muy sustanciosos legados para los otros dos hermanos. Elias hijo, que ya vení­a ejerciendo como segundo al mando desde hací­a un tiempo, llevaba entonces casado tres años con Gabriela, y tení­an dos hijos. Elias padre era consciente de que para que permaneciera el imperio empresarial unido y continuara liderando en solitario el mercado era necesario nombrar un sólo lí­der y postergar al otro, Desiree no contaba. Elias hijo ganó y Francis perdió.

Para alguien con la ambición de Francis, eso resultó un golpe terrible. A los cinco meses de la muerte del patriarca, Francis irrumpió en la casa familiar de su hermano Elias armado con un fusil automático y se llevó por delante las vidas de Elias, su esposa y los dos niños. Fue detenido por la policí­a cuando huí­a del lugar a bordo de su deportivo. Cuatro cadenas perpetúas le cayeron.

Con Elias muerto y Francis en la cárcel de por vida, el emporio económico más grande de todos los existentes quedaba en manos de Desiree, la hermana “invisible”, que a sus veintiocho años se convertí­a en la persona más rica del planeta. Se rumorea que entre los hombres de confianza de Elias se planteó en un primer momento, incluso, solicitar la incapacitación de Desiree y asumir ellos el poder, pero Desiree, la retraí­da, dio un rápido golpe de efecto, delegó el mando del conglomerado empresarial en uno de los exgenerales del padre obteniendo así­ la lealtad y fidelidad eterna de éste y durante dos años enteros se retiró, todaví­a más, de la vida pública, dejando a su elegido al mando de todo.

Llegaron a correr rumores sobre su muerte, sobre su estado mental, pero la verdad es que durante esos dos años Desiree estuvo muy activa. No paró de trabajar en el germen del que serí­a su proyecto. Su proyecto soñado, aquel que plasmarí­a todos sus anhelos. Porque resulto que Desiree también era ambiciosa, tan ambiciosa como su padre, pero a diferencia de éste tení­a un objetivo concreto y no únicamente ser el mejor, hacer dinero por hacer dinero.

Así­ nació Space, hasta el cincuenta por ciento de los beneficios anuales de las empresas Scott se destinarí­an a Space, que pasó a ser el proyecto de mayor envergadura destinado a la investigación y exploración del espacio. Los fondos destinados anualmente a Space multiplicaban por veinte todos los empleados por el resto de agencias espaciales gubernamentales y proyectos espaciales privados existentes hasta ese momento. Recordad que era aquella una época aciaga para la investigación espacial, llevábamos treinta años continuos de recortes de fondos por parte de los dos grandes gobiernos gobernadores del espacio, Europa dedicaba esfuerzos menores y los paí­ses emergentes junto a los proyectos privados todaví­a estaban en pañales.


La mayorí­a tildaron a Desiree de loca e inconsciente, muchas de las crí­ticas surgieron del mismo grupo Scott, pero el Presidente colocado allí­ por Desiree cortó las cabezas discrepantes y pronto se tuvo claro que hablar dentro de Scott mal de Space supondrí­a dejar en trabajar en Scott de forma fulminante.

Desiree se rodeó en Space de un grupo magní­fico de investigadores y técnicos y tomo la decisión, en contra de la opinión de muchos de ellos, unos cuantos incluso llegaron a desertar de Space debido a eso, de volver a la Luna como primer gran objetivo del grupo Space, sin desdeñar otras lí­neas de investigación, pero centrando casi todos los esfuerzos en volver a poner a un ser humano sobre la superficie lunar. En su primera conferencia de prensa, la mayorí­a de la población era la primera vez que la veí­a hablar en público, hasta ahora tan sólo se habí­an filtrado de ella unas cuantas fotos tomadas con teleobjetivos a mucha distancia, avanzó que en cinco años Space pondrí­a un spacenauta en la Luna.

En un principio, el resto de agencias espaciales, gubernamentales y privadas, se rieron del proyecto, tantos fondos para hacer algo que ya se habí­a hecho, Space estaba comandada por alguien poco inteligente y ese proyecto no iba a aportar nada.

Pero se equivocaron, Space desarrolló una estrategia de marketing impresionante, seguramente promovida por los mejores hombres del emporio Scott, y poco a poco toda la población del planeta fue implicándose en ese proyecto. La gente seguí­a los avances del proyecto, que se comunicaban cada pocos dí­as, como si se tratara de un gran acontecimiento deportivo. Surgió un impresionante y muy beneficioso merchandising entorno al proyecto y los medios de comunicación, Scott nunca habí­a tenido intereses entre los medios de comunicación, aunque si influencias, claro está, se volcaron, primero tí­midamente, después con absoluta vehemencia en el seguimiento del proyecto.

Se cumplieron los cinco años y ajustándose a las fechas prometidas en un inicio se dispuso el lanzamiento de la SPACEDREAMS I, nave tripulada por un total de ocho spacenautas, todos excelentes profesionales y profusamente entrenados durante esos cinco años. Representaban, algunos dicen que eso también formó parte de la estrategia de marketing, a todas las razas y credos mayoritarios, ( aunque predominaban en el grupo los ateos), cuatro mujeres y cuatro hombres meticulosamente elegidos para que casi todo el mundo pudiera sentirse muy identificado, al menos, con uno de ellos.

Recuerdo que prácticamente todo el planeta se paralizó durante los dieciocho dí­as que duró la misión, multitud de trabajadores solicitaron sus permisos de vacaciones para poder seguir sin perderse un solo momento de la aventura, porque aquello era una aventura, aunque repetida, para la mayorí­a de la población era la mayor aventura que habí­an presenciado en sus vidas. Y ésta se ofreció en detalle, no solo desde Tierra, dos de los spacenautas eran periodistas y retransmití­an desde la SPACEDREAMS I en directo todo lo que sucedí­a.

El momento del alunizaje y primera toma de contacto por los spacenautas sobre la superficie lunar fue seguido en directo por algo más de tres mil millones de espectadores, y durante los cinco dí­as que se permaneció sobre la Luna, la Tierra estuvo prácticamente paralizada. Una locura, una locura colectiva, por fin la raza humana miraba definitivamente al espacio, volví­a a hacer acopio de todo el espí­ritu aventurero y de exploración de siglos pasados.

El resto de agencias espaciales, tanto las gubernamentales como las privadas, esas se unificaron en dos grandes grupos para unir fondos y esfuerzos, comprendieron la lección ofrecida con maestrí­a por Desiree. Implica a la población, crea la necesidad y tendrás lo que quieras.

Base lunar permanente conjunta rusoamericana en siete años, Europea en doce, China en doce también. Los dos conglomerados privados crearon una conjunta en catorce años donde acoger a cincuenta turistas espaciales al mismo tiempo, diez de ellos elegidos en una especie de loterí­a planetaria espacial que crearon y que aportó pingí¼es beneficios a ambas organizaciones.

Space no volvió a preocuparse por el viaje espacial dentro del sistema solar, dejo eso a las otras, que lo promovieron profusamente y acabaron hollando todo el sistema solar. Space, ya entonces sin publicidad centró todo el esfuerzo en la velocidad, en un sólo proyecto al que denomino “Faster than ligth”

Hoy, setenta y dos años más tarde del realunizaje, la primera nave tripulada, de Space, por supuesto, que todaví­a lleva la delantera a todas las demás en la carrera espacial, irrumpe en otro sistema solar, la raza humana se convierte en viajera interestelar y Proxima Centauri, con sus siete planetas conocidos es nuestro primer hito en la carrera interestelar. Todaví­a no se ha alcanzada la velocidad de la luz, pero hemos conseguido reducir las distancias, ahora viajamos a la mitad de la velocidad lumí­nica y la “DESIREE I” ha tardado nueve años en este viaje. Los spacenautas tienen como misión comenzar a construir una base espacial orbital alrededor de Tilius, el planeta más alejado de su estrella, que sirva para posteriores misiones de exploración. No se espera encontrar vida en Próxima Centauri pero albergamos grandes esperanzas de hallarla en el cercano sistema binario de Alfa Centauri, uno de los planetas de Alfa Centauri A, Desiree, reúne todos los requisitos para albergar vida, o al menos para poder llegar a albergarla.

Ese será nuestro siguiente objetivo.»


El post original.

A mí­ me agrada el PH en general; soslayando su encabezado generalista subnormaloide pero no tan hijoputesco como nuestro subforo areópago. Su estilo salón de lectura en los subforos temáticos me es grato. No lo podemos replicar acá, costarí­a una inmensidad de trabajo y tiempo, pero podemos probar a revitalizar el Pentadáctilo y el Déjame que te escriba.

Pero, en fin, son opiniones.

Felicitad a Dolordebarriga, por lo menos.