Autor Tema: Que grande es este hombre  (Leído 423 veces)

Casio

  • Visitante
Que grande es este hombre
« en: Mayo 26, 2006, 10:18:18 p.m. »
Bersluconi. Claro que no soy italiano....

 
"
A todos los polí­ticos les cuesta dejar el poder. Lo de Silvio Berlusconi, sin embargo, está resultando especialmente traumático. Il Cavaliere sigue reclamando la convocatoria inmediata de nuevas elecciones, ha enviado cartas a una veintena de lí­deres (entre ellos José Luis Rodrí­guez Zapatero) en las que promete "volver pronto"
y, para entretener la espera, se ha hecho construir en casa un salón parecido al que tení­a en el Palazzo Chigi, sede de la Presidencia del Gobierno, para celebrar las reuniones del Consejo de Ministros. Ha instalado una mesa larga, ha colgado las necesarias banderas oficiales y mantiene los cartapacios bien alineados delante de cada silla.
La carta a Zapatero, permite hacerse una idea del estado de ánimo de Berlusconi. Tras un cordial "querido José Luis", Berlusconi insiste en la ilegitimidad de la victoria del centro-izquierda. "Espero volver pronto al Gobierno", escribe, "una vez sean verificadas las más de 1,1 millones de papeletas anuladas", aunque "de todas formas represento al 50,2% del paí­s y sólo por el peculiar sistema electoral italiano, pese a mi éxito personal [Forza Italia sigue siendo de largo el primer partido italiano], la coalición que dirijo ha resultado globalmente mayoritaria en votos pero minoritaria en representación parlamentaria".
Il Cavaliere, que nunca pierde ocasión de resaltar sus virtudes, hace notar al presidente del Gobierno español que sus cinco años de mandato han representado "un periodo sin precedentes en la historia de la República italiana, ". Concluye agradeciendo al lí­der socialista español "la simpática relación mutua"
y dándole "¡un fuerte abrazo!", entre signos de admiración, para resaltar que no se trata de un abrazo vulgar, sino de un abrazo berlusconiano.
El dolor de la derrota se ve agravado por una creciente soledad. Cuando se hizo construir en casa el salón de consejos, esperaba que sus antiguos ministros se sentaran con regularidad a la mesa. Su idea consistí­a en mantener un gobierno a punto para volver al poder de forma inminente. Los ex ministros, sin embargo, no están por la labor.
La consecuencia es que la estupenda mesa de consejos del palacio Grazioli, la residencia privada de Il Cavaliere en Roma, permanece siempre vací­a.

"

Greñas

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 7240
  • No, en serio, molas. Eres guay. Sigue así.
Re: Que grande es este hombre
« Respuesta #1 en: Mayo 27, 2006, 03:03:26 a.m. »
a berlusconi, si no existiera, habrí­a que inventarlo.

Es un polí­tico. Con todas las letras. No un estadista, sino un polí­tico.
Se siempre un pirata... hasta que puedas ser Batman.
Entonces, sé Batman.

Pornosawez

  • Interino
  • **
  • Mensajes: 3670
  • Aprendiz de nada, maestro de todo
Re: Que grande es este hombre
« Respuesta #2 en: Mayo 27, 2006, 07:24:43 a.m. »
Este tipo merece más la pena que el pesao de la Vespa, joder.
"España es el paí­s donde más fácilmente se puede hacer uno rico"

Carlos Solchaga

Bic

  • Escribo normal
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8696
  • Kinbaku Fan
Re: Que grande es este hombre
« Respuesta #3 en: Mayo 27, 2006, 10:26:32 a.m. »
"de todas formas represento al 50,2% del paí­s y sólo por el peculiar sistema electoral italiano, pese a mi éxito personal [Forza Italia sigue siendo de largo el primer partido italiano], la coalición que dirijo ha resultado globalmente mayoritaria en votos pero minoritaria en representación parlamentaria".

Jejeje... Sistema electoral que cambió el propio Berlusconi tratando de asegurarse la victoria, por cierto, así­ que no sé de qué se queja.

Felipe González explicó en La Vanguardia una anécdota sobre Berlusconi que me encantó. En una reunión de lí­deres europeos se estaba discutiendo sobre un tema fiscal algo oscuro (no recuerdo cuál era, pero emulando a Borrell, pongamos que fuese "el criterio de devengo"). Cuando alguien le preguntó a Berlusconi qué opinaba, se levantó y soltó un encendido discurso de diez minutos sobre las ventajas del sistema de devengo, la importancia de llegar a una decisión y el futuro de Italia en Europa.

Tras su impresionante discurso, se volvió a sentar y susurró al oí­do de Felipe González: "¿qué coño es eso del criterio de devengo?". ;D

P &
L;

 
Bic
Los libros son finitos, los encuentros sexuales son finitos, pero el deseo de leer y de follar es infinito, sobrepasa nuestra propia muerte, nuestros miedos, nuestras esperanzas de paz.