Autor Tema: La riada.  (Leído 1680 veces)

YosolosoY

  • Debutante
  • Mensajes: 60
La riada.
« en: Mayo 19, 2013, 12:25:51 p.m. »
A ver si aprendo a moverme por aquí­.



« Última modificación: Septiembre 15, 2013, 11:42:45 a.m. por YosolosoY »

Antikisimo

  • Debutante
  • Mensajes: 70
Re: La riada.
« Respuesta #1 en: Junio 02, 2013, 01:29:04 a.m. »
Hablamos anteayer del sol naciente
Que asomando detrás del horizonte
Tropezábase apenas con un monte
Al que a su paso puso bien caliente,

Cuando sin previo aviso, de repente,
Ominoso, cual barca de Caronte,
Más negro que la vida de las Brontí«,
Tenebroso se puso el medio ambiente.

Era una espesa nube de tormenta
De faz abigarrada, amenazante,
La que hizo anochecer antes de cuenta.

Y sucedió que entonces, al instante,
Un cocodrilo de agua turbulenta
Se lo llevaba todo por delante.
[/b]

A ver si aprendo a moverme por aquí­.






Lo mismo te da aquí­ que allá.

Este apartado de foro suele estar detenido, bien quieto y muerto. Es raro que dejen respuestas y mensajes y, si los dejan, suele ser una majaderí­a su contenido.

No creo que aprecien tus letras cantarinas a la vieja usanza rancia castellana.
« Última modificación: Junio 02, 2013, 01:31:31 a.m. por Antikisimo »

progreta

  • Semiprofesional
  • *
  • Mensajes: 527
  • Cinco tarjetas amarillas, y gratis
Re: La riada.
« Respuesta #2 en: Junio 02, 2013, 09:59:07 p.m. »
A mí­ las rimas de este soneto me parecen el horror, pero estoy de acuerdo en que esta sección del foro está muerto sin posibilidad de resurrección. El cinismo, que es así­ de cabrón.
Las apariencias empañan

YosolosoY

  • Debutante
  • Mensajes: 60
Re: La riada.
« Respuesta #3 en: Junio 03, 2013, 05:38:41 p.m. »
A mí­ las rimas de este soneto me parecen el horror, pero estoy de acuerdo en que esta sección del foro está muerto sin posibilidad de resurrección. El cinismo, que es así­ de cabrón.

Señor Nick, hijo de Songo'o:
Alabo su perspicacia, señor. Y le diré que, si yo tuviera la convicción de que este es un lugar respetable, me agarrarí­a a él como un náufrago se agarra a la tabla que lo mantiene a flote.
Pero lo poco que he tenido ocasión de observar me hace pensar lo contrario.
Así­ que... desencantado de conocerle, señor.