Autor Tema: Trump en la cacharrería  (Leído 15726 veces)

CHE

  • Semiprofesional
  • *
  • Mensajes: 936
  • Os vigilo, republicanos!
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #870 en: Diciembre 07, 2017, 09:53:02 a.m. »
De todas ways, hay algo que no entiendo. La capital de Israel no es Jerusalem? Qué cojones hacen todas las putas embajadas en Tel-Aviv? Entiendo que a los moros les encabrone, pero no sé por qué, en realidad.

javi

  • Areopagita nivel premium
  • ***
  • Mensajes: 30769
  • Demasiado tarde para casi todo
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #871 en: Diciembre 07, 2017, 10:58:41 a.m. »
Quizás me falle la memoria, me hago viejo y lo llevo en los genes, pero tengo grabado lo de Israel capital Tel Aviv: salvando las distancias, sería una cosa como Bonn-Berlín.

Ayer leía una cosa que me hizo gracia y que no es más que un reflejo del lenguaje moderno, de cómo ciertos términos inocentes pueden parecer despectivos. México, ¿es centroamérica o norteamérica? La wiki lo señala como la parte meridional de Ámerica del norte, pero en los 80 -qué lejos quedan- hasta en los libros venía como pais centroamericano.

Volviendo al tema  ;D, la agenda de Trump y su desempeño pasando de todo tipo de acuerdos, consensos y consejos, o los trucos de showman prestidigitador, que no se hable de reformas fiscales que benefician al 0,1% de sus votantes. Además, imagino que la creciente colaboración tanto de EEUU como de Israel con Arabia Saudí habrá tenido algo que ver en esta decisión, con la contraparte palestina orbitando en torno a Irán, "enemigo común" de todos ellos, pues arreando y si hay problemas, levantamientos y alborotos, tardarán poco en llevar nuevas sanciones vía ONU, que para esto si les sirve.
Running is life. Anything before or after is just waiting

Gipsy King

  • Señor Oficial Prusiano Comerrabos
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 53020
  • I live where the south cross the dog
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #872 en: Diciembre 07, 2017, 11:45:58 a.m. »
En una época más oscura vestimentalmente frecuentaba un foro petado de mexicas y se agarraban buenos cabreos cuando los llamabas sudacas. Para ellos es Norteamérica. Centro sería solo el istmo y a partir de ahí too lo gordo, Caraplatoland.
Sé siempre tú mismo...
...hasta que puedas ser un pirata.

Entonces sé un pirata.

anantic

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 1546
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #873 en: Diciembre 07, 2017, 12:40:40 p.m. »
Los mexicanos se consideran/son norteamericanos. La forma educada (me refiero a algo que además sea positivo) de hacer un comentario general sobre americanos sería "the people who lives +..." y así no entras  en lecciones de geografía, en orígenes, si tienen la nacionalidad o si están legalmente regularizados. Luego ya, si además tienes que referirte a un individuo concreto y se te ocurre recurrir a una cualidad física o a algo que lo describa o diferencie, el adjetivo será plain, que es como no decir nada, pero hablar de la raza, o de que sea grueso, o viejo (si acaso elderly) es parecido a sacar una pistola en el supermercado.

Dan

  • Administrador
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 88511
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #874 en: Diciembre 07, 2017, 02:14:33 p.m. »
Una de las discusiones absurdas con mis decesados primos neoyorkers trataba sobre el absurdo de que se refirieran a su país genéricamente con el nombre del continente. Si se paraban a pensarlo se quedaban algo (poco) pensativos, pero es algo que tienen más que interiorizado.

Les costaba un plus de reconocimiento lo de Méjico. E incluso Canadá es algo como externo. No sé, como si fuera Norteamérica, pero "otra cosa, no es lo mismo".

Como convencer a un indepe catalán de que llevarle la contraria no es necesariamente fascismo.

Y sí, los mejicas son totalmente norteamericanos.

CHE

  • Semiprofesional
  • *
  • Mensajes: 936
  • Os vigilo, republicanos!
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #875 en: Diciembre 07, 2017, 02:26:19 p.m. »
Quizás me falle la memoria, me hago viejo y lo llevo en los genes, pero tengo grabado lo de Israel capital Tel Aviv: salvando las distancias, sería una cosa como Bonn-Berlín.

Ayer leía una cosa que me hizo gracia y que no es más que un reflejo del lenguaje moderno, de cómo ciertos términos inocentes pueden parecer despectivos. México, ¿es centroamérica o norteamérica? La wiki lo señala como la parte meridional de Ámerica del norte, pero en los 80 -qué lejos quedan- hasta en los libros venía como pais centroamericano.

Volviendo al tema  ;D, la agenda de Trump y su desempeño pasando de todo tipo de acuerdos, consensos y consejos, o los trucos de showman prestidigitador, que no se hable de reformas fiscales que benefician al 0,1% de sus votantes. Además, imagino que la creciente colaboración tanto de EEUU como de Israel con Arabia Saudí habrá tenido algo que ver en esta decisión, con la contraparte palestina orbitando en torno a Irán, "enemigo común" de todos ellos, pues arreando y si hay problemas, levantamientos y alborotos, tardarán poco en llevar nuevas sanciones vía ONU, que para esto si les sirve.

Algo gagá sí que estás, pero quién no lo está, en esta casa? Pon "israel capital" en google o busca "israel" en la wiki. En todos lados sale Jerusalén.

Dan

  • Administrador
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 88511
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #876 en: Diciembre 07, 2017, 02:54:32 p.m. »
La capital funcional y reconocida internacionalmente es Tel Aviv. Los judíos dicen que Jerusalén. Y este reconocimiento es un pitote por esto mismo.

javi

  • Areopagita nivel premium
  • ***
  • Mensajes: 30769
  • Demasiado tarde para casi todo
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #877 en: Diciembre 07, 2017, 03:13:22 p.m. »
Si busco en la wiki pone lo que pone, pero me refiero a libros, textos o lo que fuera de hace 20-30 años, que en los venía otra diferente, tanto para México como Tel Aviv.
Running is life. Anything before or after is just waiting

zruspa

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 2213
  • Shidonai Braunowsky
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #878 en: Diciembre 07, 2017, 05:07:56 p.m. »
México, capital Bratislava.

Don Pésimo

  • El Alarido de la Vesí­cula
  • Areopagita de pro
  • *
  • Mensajes: 18724
  • Aerop-Enap
    • Me cago en el Sistema Solar
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #879 en: Diciembre 07, 2017, 06:34:53 p.m. »
El quid de Jerusalén es que la mitad oriental no es parte del Israel reconocido por la ONU después de la IIWW sino territorio ocupado en la guerra de los seis días, igual que Cisjordania, Gaza y los Altos del Golán. Reconocer oficialmente Jerusalén como capital implica consolidar la ocupación.
Me cago en el Sistema Solar

javi

  • Areopagita nivel premium
  • ***
  • Mensajes: 30769
  • Demasiado tarde para casi todo
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #880 en: Diciembre 07, 2017, 07:50:05 p.m. »
Ramón Lobo, periodista, ha comentado que Israel está comprando propiedades en esa zona, además de poniendo trabas para que los palestinos puedan heredar casas de sus padres
Running is life. Anything before or after is just waiting

Ictericio

  • Visitante
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #881 en: Diciembre 08, 2017, 06:56:21 p.m. »
México, capital Bratislava.

Ya quisieran ellos tener a su disposición la eslovena nativa recua de jacas asociada... que es cierto que no distingo entre una camada de una que viniera de Ljubiana (un amigo mio dice que es fácil, si parecen mas alemanas que italianas, son con J, sino con su venía señorìÍa).

Kamarada Garvey

  • Interino
  • **
  • Mensajes: 4539
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #882 en: Diciembre 10, 2017, 01:39:35 a.m. »

Glatts

  • Areopagita
  • ***
  • Mensajes: 10970
  • Si os dijera la verdad, os mentiría.
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #883 en: Diciembre 13, 2017, 05:10:06 p.m. »


La Asociación Americana de Psiquiatría y la Asociación Americana de Psicología sostienen que no es ético que sus miembros diagnostiquen las posibles alteraciones psiquiátricas de figuras públicas desde la lejanía de los medios de comunicación y sin conocer directamente al supuesto paciente. Se basan en la “regla Goldwater”, que les prohíbe comentar diagnósticos de personajes públicos sin haberlos examinado (y, si lo han hecho, necesitan su permiso). Sin embargo, miembros de dichas sociedades han analizado el estatus mental del hombre más poderoso del mundo, Donald Trump.

No hace falta trasladarse al Nuevo Mundo para encontrar tele-diagnósticos. En medios españoles también se ha comentado sobre la salud mental de Carles Puigdemont, Nicolás Maduro, Boris Yeltsin o de Francisco Franco. Y se discuten a diario las supuestas alteraciones de artistas y famosos de todo tipo ¿Son aceptables los diagnósticos públicos de famosos? ¿se trata de cuestiones de interés general, o sencillamente de morbo?

Esta polémica se despertó el 13 de febrero de 2017, cuando 33 profesionales de salud mental escribieron una carta a The New York Times señalando que “había demasiado en juego” para permanecer en silencio más tiempo acerca de la salud mental de Donald Trump. En la carta señalaban que el presidente de los Estados Unidos no tolera puntos de vista diferentes a los suyos y tiene una profunda incapacidad para empatizar, afirmando que “los individuos con estos rasgos distorsionan la realidad para adaptarla a su estado psicológico”. Finalizan la carta con una contundente frase: “Creemos que la grave inestabilidad emocional […] del Sr. Trump lo incapacita para servir de manera segura como presidente”. Muchos especialistas en salud mental han apoyado las tesis de esta carta y, por ejemplo, en el libro El peligroso caso de Donald Trump un total de 27 expertos evalúan al político en la misma línea.

El extravagante mandatario norteamericano se ha ganado una larga lista de diagnósticos del DSM-V: trastorno de personalidad narcisista, psicópata, ciclotímico, etcétera. Recientemente Scott O. Lilienfeld se preguntaba en su conocido blog del British Medical Journal si estaba justificado romper la regla Goldwater en el caso Trump: ¿cuándo, si es que alguna vez se diera el caso, deberían los psiquiatras y otros profesionales de salud mental comentar el estado psiquiátrico de figuras públicas, incluidos los políticos? ¿Y cuándo, si se hubiera producido ya el diagnóstico, sus comentarios sobre las dichas figuras públicas están fundamentados en una información rigurosa?

La regla Goldwater apareció en 1964, cuando el candidato republicano Barry Goldwater se enfrentó al demócrata Lyndon Johnson. Ralph Ginzburg, editor de la revista Fact, envió una encuesta a 12.356 psiquiatras preguntando por la salud mental de Goldwater. De los 2.417 que respondieron, 1.189 lo consideraron no apto para servir como presidente, adjudicándole calificativos (diagnósticos) como emocionalmente inestable, inmaduro o paranoico. Se llegó al extremo de señalar que padecía esquizofrenia o de compararlo con Hitler y Stalin. Aunque ganó la demanda que interpuso por difamación, Goldwater perdió las elecciones y actualmente solo es recordado por la regla ética que acuñó.

El Código de Ética y Deontología Médica de España no referencia de forma clara este tema, pero lo trata indirectamente en diversas partes de su articulado, por lo que hacer tele-diagnósticos sin el consentimiento del (supuesto) paciente, también atenta contra nuestras normas profesionales. Por ejemplo, en el Artículo 26.3 se especifica que “El ejercicio clínico de la medicina mediante consultas exclusivamente por carta, teléfono, radio, prensa o internet, es contrario a las normas deontológicas. La actuación correcta implica ineludiblemente el contacto personal y directo entre el médico y el paciente”.

La regla Goldwater surgió hace 50 años, cuando los medios aportaban mucha menos información sobre las celebridades. Sin embargo, actualmente disponemos de cantidad de canales audiovisuales con entrevistas y artículos, a lo que se une el hecho de que los propios famosos muestran su personalidad en redes sociales como Facebook o Twitter, algo que Trump realiza a diario. Esto podría poner en duda la supuesta falta de información para establecer tele-diagnósticos; pero un buen psiquiatra siempre debe entrevistar a sus pacientes antes de emitir un juicio, como un cardiólogo ausculta a los suyos para que sus diagnósticos tengan un mínimo de rigor.

La siguiente cuestión es el respeto a la privacidad. Los datos de salud, incluidos los diagnósticos, son privados. Una figura pública puede revelarlos si lo desea, pero debemos respetar que no sea así, sobre todo los médicos. De lo contrario nos convertiremos en periodistas del corazón más que en profesionales de la salud. Y es evidente la enorme influencia que puede tener la opinión de los especialistas sobre las audiencias de los medios de comunicación. Que se lo digan, si no, a Barry Goldwater...

El tercer aspecto que nos podría hacer dudar de si podemos romper esta regla ética es la responsabilidad pública, no hacia el sujeto en cuestión, sino hacia los ciudadanos. Esto es lo que justificó la publicación de la carta en The New York Times (“había demasiado en juego”) y lo que llevó a que muchos psiquiatras se mojasen contra Barry Goldwater, porque si realmente pensaban que se trataba de un nuevo Hitler o Stalin, debían hacerlo saber al país. Este argumento puede tener mucho peso, pero para denunciar que alguien es una amenaza pública no es necesario recurrir al DSM-V. Es suficiente con analizar sus acciones y argumentos, algo que puede hacer perfectamente un comentarista político sin tener que recurrir a la psiquiatría. En los tele-diagnósticos muchas veces hay más morbo que interés general.

Aunque parece que podemos dar por buena la regla Goldwater, existe un caso en el que aceptamos su violación con toda naturalidad, y es cuando se trata de un sujeto atroz. No hay inconveniente en que se analice la salud mental de genocidas, asesinos y criminales despiadados. Es posible que no se les considere sujetos dignos del mismo respeto que los demás, porque sus actos les han hecho merecedores de otro tratamiento. Por ello se les restringen derechos básicos, empezando por la libertad; pero también la intimidad y en ocasiones hasta la vida. Esto justifica que aceptemos que especialistas y divulgadores hablen de la psicología de Saddam Hussein (caracterizado por el gobierno de los Estados Unidos como “el loco de Oriente Medio”); de la mente de los 19 terroristas de Al-Qaeda responsables del atentado en Madrid el 11 de septiembre de 2001 y de la de su carismático líder Osama bin Laden; de la psicopatía de José Bretón o de la esquizofrenia de la Dra. de Mingo. En estos trágicos casos el ser humano se enfrenta a sus propios límites.
Pensaré de forma equivocada o no, pero no me voy a dejar arrastrar por lo que sea ni más fácil ni más cómodo ni más conveniente.

Baku

  • Rebel Alliance
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 22032
  • It's A Trap!
Re:Trump en la cacharrería
« Respuesta #884 en: Diciembre 13, 2017, 10:37:49 p.m. »


La Asociación Americana de Psiquiatría y la Asociación Americana de Psicología sostienen que no es ético que sus miembros diagnostiquen las posibles alteraciones psiquiátricas de figuras públicas desde la lejanía de los medios de comunicación y sin conocer directamente al supuesto paciente. Se basan en la “regla Goldwater”, que les prohíbe comentar diagnósticos de personajes públicos sin haberlos examinado (y, si lo han hecho, necesitan su permiso). Sin embargo, miembros de dichas sociedades han analizado el estatus mental del hombre más poderoso del mundo, Donald Trump.

No hace falta trasladarse al Nuevo Mundo para encontrar tele-diagnósticos. En medios españoles también se ha comentado sobre la salud mental de Carles Puigdemont, Nicolás Maduro, Boris Yeltsin o de Francisco Franco. Y se discuten a diario las supuestas alteraciones de artistas y famosos de todo tipo ¿Son aceptables los diagnósticos públicos de famosos? ¿se trata de cuestiones de interés general, o sencillamente de morbo?

Esta polémica se despertó el 13 de febrero de 2017, cuando 33 profesionales de salud mental escribieron una carta a The New York Times señalando que “había demasiado en juego” para permanecer en silencio más tiempo acerca de la salud mental de Donald Trump. En la carta señalaban que el presidente de los Estados Unidos no tolera puntos de vista diferentes a los suyos y tiene una profunda incapacidad para empatizar, afirmando que “los individuos con estos rasgos distorsionan la realidad para adaptarla a su estado psicológico”. Finalizan la carta con una contundente frase: “Creemos que la grave inestabilidad emocional […] del Sr. Trump lo incapacita para servir de manera segura como presidente”. Muchos especialistas en salud mental han apoyado las tesis de esta carta y, por ejemplo, en el libro El peligroso caso de Donald Trump un total de 27 expertos evalúan al político en la misma línea.

El extravagante mandatario norteamericano se ha ganado una larga lista de diagnósticos del DSM-V: trastorno de personalidad narcisista, psicópata, ciclotímico, etcétera. Recientemente Scott O. Lilienfeld se preguntaba en su conocido blog del British Medical Journal si estaba justificado romper la regla Goldwater en el caso Trump: ¿cuándo, si es que alguna vez se diera el caso, deberían los psiquiatras y otros profesionales de salud mental comentar el estado psiquiátrico de figuras públicas, incluidos los políticos? ¿Y cuándo, si se hubiera producido ya el diagnóstico, sus comentarios sobre las dichas figuras públicas están fundamentados en una información rigurosa?

La regla Goldwater apareció en 1964, cuando el candidato republicano Barry Goldwater se enfrentó al demócrata Lyndon Johnson. Ralph Ginzburg, editor de la revista Fact, envió una encuesta a 12.356 psiquiatras preguntando por la salud mental de Goldwater. De los 2.417 que respondieron, 1.189 lo consideraron no apto para servir como presidente, adjudicándole calificativos (diagnósticos) como emocionalmente inestable, inmaduro o paranoico. Se llegó al extremo de señalar que padecía esquizofrenia o de compararlo con Hitler y Stalin. Aunque ganó la demanda que interpuso por difamación, Goldwater perdió las elecciones y actualmente solo es recordado por la regla ética que acuñó.

El Código de Ética y Deontología Médica de España no referencia de forma clara este tema, pero lo trata indirectamente en diversas partes de su articulado, por lo que hacer tele-diagnósticos sin el consentimiento del (supuesto) paciente, también atenta contra nuestras normas profesionales. Por ejemplo, en el Artículo 26.3 se especifica que “El ejercicio clínico de la medicina mediante consultas exclusivamente por carta, teléfono, radio, prensa o internet, es contrario a las normas deontológicas. La actuación correcta implica ineludiblemente el contacto personal y directo entre el médico y el paciente”.

La regla Goldwater surgió hace 50 años, cuando los medios aportaban mucha menos información sobre las celebridades. Sin embargo, actualmente disponemos de cantidad de canales audiovisuales con entrevistas y artículos, a lo que se une el hecho de que los propios famosos muestran su personalidad en redes sociales como Facebook o Twitter, algo que Trump realiza a diario. Esto podría poner en duda la supuesta falta de información para establecer tele-diagnósticos; pero un buen psiquiatra siempre debe entrevistar a sus pacientes antes de emitir un juicio, como un cardiólogo ausculta a los suyos para que sus diagnósticos tengan un mínimo de rigor.

La siguiente cuestión es el respeto a la privacidad. Los datos de salud, incluidos los diagnósticos, son privados. Una figura pública puede revelarlos si lo desea, pero debemos respetar que no sea así, sobre todo los médicos. De lo contrario nos convertiremos en periodistas del corazón más que en profesionales de la salud. Y es evidente la enorme influencia que puede tener la opinión de los especialistas sobre las audiencias de los medios de comunicación. Que se lo digan, si no, a Barry Goldwater...

El tercer aspecto que nos podría hacer dudar de si podemos romper esta regla ética es la responsabilidad pública, no hacia el sujeto en cuestión, sino hacia los ciudadanos. Esto es lo que justificó la publicación de la carta en The New York Times (“había demasiado en juego”) y lo que llevó a que muchos psiquiatras se mojasen contra Barry Goldwater, porque si realmente pensaban que se trataba de un nuevo Hitler o Stalin, debían hacerlo saber al país. Este argumento puede tener mucho peso, pero para denunciar que alguien es una amenaza pública no es necesario recurrir al DSM-V. Es suficiente con analizar sus acciones y argumentos, algo que puede hacer perfectamente un comentarista político sin tener que recurrir a la psiquiatría. En los tele-diagnósticos muchas veces hay más morbo que interés general.

Aunque parece que podemos dar por buena la regla Goldwater, existe un caso en el que aceptamos su violación con toda naturalidad, y es cuando se trata de un sujeto atroz. No hay inconveniente en que se analice la salud mental de genocidas, asesinos y criminales despiadados. Es posible que no se les considere sujetos dignos del mismo respeto que los demás, porque sus actos les han hecho merecedores de otro tratamiento. Por ello se les restringen derechos básicos, empezando por la libertad; pero también la intimidad y en ocasiones hasta la vida. Esto justifica que aceptemos que especialistas y divulgadores hablen de la psicología de Saddam Hussein (caracterizado por el gobierno de los Estados Unidos como “el loco de Oriente Medio”); de la mente de los 19 terroristas de Al-Qaeda responsables del atentado en Madrid el 11 de septiembre de 2001 y de la de su carismático líder Osama bin Laden; de la psicopatía de José Bretón o de la esquizofrenia de la Dra. de Mingo. En estos trágicos casos el ser humano se enfrenta a sus propios límites.

Un tertuliano cualquiera sí puede expresar su opinión pero a alguien cualificado profesionalmente que ni se le ocurra.
It's very difficult todo esto.