Autor Tema: Los árbitros y las apuestas por internet  (Leído 332 veces)

a priori

  • Visitante
Los árbitros y las apuestas por internet
« en: Junio 28, 2006, 10:32:30 a.m. »
A raiz del lamentable arbitraje de Medina Cantalejo (qué graciosa la forma de nombrar a los árbitros en España: por sus dos apellidos) en el encuentro Italia-Ghana, me asaltó una duda existencial de enorme calado y trascendencia.

¿Cómo se controla a los señores del silbato para que a través de amigos o familiares no se enriquezcan con las apuestas por internet?

En las quinielas de fútbol, la influencia de un resultado es pequeñí­sima, pero en este otro submundo en el que se puede apostar por casi todo: expulsados, número de goles, penas máximas, resultado en el descanso, etc. la posibilidad de que un árbitro se corrompa es exagerada.

¿Hay alguna manera de evitar la sospecha constante?

Bic

  • Escribo normal
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8696
  • Kinbaku Fan
Re: Los árbitros y las apuestas por internet
« Respuesta #1 en: Junio 28, 2006, 10:43:04 a.m. »
Es una batalla perdida de antemano: saldrán a la luz los casos más evidentes causados por árbitros ambiciosos, que provoquen sucesos extraños que coticen más en las apuestas... Pero si el árbitro es un poco listo y apuesta a través de amigos (no familiares) cantidades pequeñas o medias a sucesos como el número de tarjetas o expulsados, es casi imposible que le pillen.

Los árbitros del Mundial cobran unos 40.000 euros por un mes de trabajo, considerado por la FIFA una cantidad suficiente como para evitar tentaciones de soborno. Pero quien tiene dinero casi siempre quiere más...

A bote pronto sólo se me ocurre algo totalmente impráctico: un arbitraje doble (como con los traductores, que siempre van de dos en dos) que evitarí­a corruptelas a no ser que los dos se pusieran de acuerdo... O potenciar mucho más el uso del ví­deo para las jugadas polémicas, quitándole poder al árbitro.

http://www2.noticiasdot.com/publicaciones/2005/0105/3101/noticias310105/noticias310105-11.htm

De esta noticia, algún párrafo interesante:

Paulsen dice que las dudas lo asaltan cuando se anotan autogoles en los últimos minutos, o se interrumpe el cotejo por desperfectos de iluminación o por amenaza de bomba "como hace poco en el caso del Real Madrid, cuyo partido fue suspendido poco antes del fin. Quizás a alguien no le gustó el resultado".  
 
:o

"Apostar se ha convertido en juego de niños, especialmente a través de Internet, se esté en Shanghai, Londres o Buenos Aires. En Alemania se calcula que el negocio de las apuestas mueve entre entre 700 y 800 millones de euros (830 y 1.040 millones de dólares), de los cuales un 80 por ciento son en el ámbito del fútbol. "


P &
L;

 
Bic


Los libros son finitos, los encuentros sexuales son finitos, pero el deseo de leer y de follar es infinito, sobrepasa nuestra propia muerte, nuestros miedos, nuestras esperanzas de paz.

javi

  • Areopagita nivel premium
  • ***
  • Mensajes: 33388
  • Demasiado tarde para casi todo
Re: Los árbitros y las apuestas por internet
« Respuesta #2 en: Junio 28, 2006, 02:41:45 p.m. »
Se pueden prohibir las apuestas
Running is life. Anything before or after is just waiting

Bic

  • Escribo normal
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8696
  • Kinbaku Fan
Re: Los árbitros y las apuestas por internet
« Respuesta #3 en: Junio 28, 2006, 03:25:24 p.m. »
Se pueden prohibir las apuestas

Prohibir algo que se realiza por Internet es complicado (por no hablar de poco deseable), tanto por aspectos técnicos como jurí­dicos. En los USA creo que está prohibido apostar por Internet, pero muchos americanos lo hacen igual usando páginas y bancos extranjeros.

De todas formas, el problema de la corrupción de los árbitros ya estaba ahí­: Internet sólo lo agudiza y acelera. Sigo sin ver más solución que usar ví­deos y medios técnicos para las decisiones arbitrales polémicas (¿en el fútbol americano no lo hacen así­?).

P &
L;

 
Bic
Los libros son finitos, los encuentros sexuales son finitos, pero el deseo de leer y de follar es infinito, sobrepasa nuestra propia muerte, nuestros miedos, nuestras esperanzas de paz.