Autor Tema: Mitos modernos  (Leído 11519 veces)

poshol na

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 7044
Re: Mitos modernos
« Respuesta #45 en: Agosto 27, 2013, 09:08:00 a.m. »
Han pasado ya los dos meses.

Qué poco dura la felicidad en la casa del pobre.
Pero uno de ellos he estado de vacaciones, así­ que no cuenta... ¿no? ¿NO?

kim

  • Candela pornófrafa
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 23299
  • A palabras necias, oí­dos sordos.
    • Magnolias de Acero
Re: Mitos modernos
« Respuesta #46 en: Agosto 27, 2013, 09:11:59 a.m. »
 ;D
Perdona si te he dado la impresión de que me importa lo que dices.

Je suis Charlie, pero solo la puntita.

Dan

  • Administrador
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 91806
Re: Mitos modernos
« Respuesta #47 en: Agosto 27, 2013, 09:28:44 a.m. »
Lo importante es que LA BELLUCCI ESTí LIBRE.

Jaume de Ponts i Mateu

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 1696
  • intentis oculis
    • ¡Oh, la HISTORIA!
cierto...
« Respuesta #48 en: Agosto 27, 2013, 12:52:31 p.m. »
cierto...
El thema de este hilo no es mi humilde persona y mi modesta circunstancia. Para nada.

Siempre, en cualquier caso, a su disposición.

Jaume de Ponts i Mateu
"...porque, lo que se puede medir y contar NO es opinable" (sentencian, como saben, DEFINITIVAMENTE los classiques...)

roni

  • Visitante
Re: hola...
« Respuesta #49 en: Diciembre 28, 2013, 08:32:42 p.m. »
hola...
Hola aussi.
soy nuevo...
Y, a tenor del número de sus posts desde su entrée, poco, digamos.., escribidor; oi?
algunos mitos polí­ticos...
Meo quidem animo...
que "Pueblo" es la mayorí­a...
ERROR. El mito (la, por otra parte.., CHORRADA de mito -un insulto a la inteligencia de hasta los oligofrénicos irrecuperables, vaya-) es que el peuple (es decir: el personal que vota -lo que quiere el sistema se entienda por ¡participar!-) es la mayorí­a y, ¡además!, el único grupo de seres humanos -en un momento dado y sin no queda otro remedio, claro está- a tener en cuenta. Abundando, sí­, aclarar que, en realidad y, por tanto, en definitiva el ÚNICO "Pueblo" que existe desde, por otra parte, muchí­simo antes de la, llamémosle.., modernidad es el Pueblo de Dios (una figura metafórica sacra usada por todas las religiones monoteí­stas harto conocida y popular) y, sin excepción, todas las otras veces que se utiliza la palabra se usa SIN la pe mayúscula.
que "Pueblo" son las clases bajas...
Vamos a ver, vamos a ver... Primero, evidentemente, voy a leer "pueblo" donde usted escribe "Pueblo". Y, después, voy a tomarme la libertad de señalarle que una cosa es un mito (de la modernidad, de los tiempos de Maricastaña o de, incluso, cualquier civilización por descubrir en el espacio intersideral) y otra, pongamos.., propaganda unilateral, consignas mas o menos exitosas de parte o, ¡qué se yo..!, ¿alucines quizá hasta cegadores y muy, muy, muy persistentes de tales o cuales? Ras i curt: SIEMPRE ha habido quien NO ha querido ser, por decirlo así­.., pueblo y,  también, SIEMPRE quien, por ejemplo.., ha escrito (enciclopedias, proclamas o incluso constituciones) lo ha hecho hablando del pueblo en tercera persona. Y eso, entiéndame.., quizá pueda ser objeto hasta de taxonomí­a psiquiátrica pero JAMíS puede ser tenido por un mito ni nada que se le aproxime.
que...
Tome nota, please: mi patria, Euzkadi y Scotland YA han sido "estados independientes". NADA, por tanto, más alejado del campo semántico de mito que, a corto, medio o largo plazo, volvieran a serlo. Dí­gole más: lo que la REALIDAD de las cosas parece dejar ya tan claro, al menos, como el agua hiper-destiladí­sima para heroinómanos/as de purí­sima sangre azul, tope higiénicos/as y sin ni gotica de tendencias suicidas o así­ es que lo que ha sido, históricamente, un puntual y extravagante mito, para más inri, tope cutre y palurdo al máximo es lo de "¡España!, ¡España!, ¡España!".
un saludo...
Muy amable, bien sí»r. Igualmente, por supuesto.

Siempre, en cualquier caso, a su disposición.

Jaume de Ponts i Mateu

Hola Jaume de Ponts i Mateu, cuando digo que la independencia de los Estados mencionados  es un mito, no implico con eso que se les deberí­a de denegar su derecho a aspirar a una patria independiente si esa es la voluntad de un pueblo. Pero, opino que hay intereses económicos muy fuertes dentro de esos mismos Estados que no lo podrí­an permitir.

Pero, más allá del debate independentista, viendo como se desarrolla la situación, me llama la atención como la diferencia entre el temperamento europeo norte y el sur mediterráneo, pesa una gran influencia sobres sus respectivas motivaciones independistas.

Por un lado tenemos al escocés, a quien considero un ser pragmático antes de todo, el cual aparentemente busca la independencia de su patria siempre y cuando se derive un hipotético beneficio económico al respecto. Por lo general debaten sobre el mentado beneficio tanto entre ellos como con el resto de Gran Bretaña sin mayor consecuencia y en vos baja, aunque hayan raros brotes de choque entre unas reducidas posiciones extremistas.

En contraste, en el caso de Catalunya, me parece que el debate independentista está bastante acentuado por emociones explosivas y politizadas,  que antes de todo buscan la independencia per se, y parecen relegar a un segundo plano de menor importancia las consecuencias económicas a la hora de tomar su decisión.  Sin embargo, es curiosamente contradictorio constatar que según una encuesta que vi una ves, hay menos catalanes que piensan que son exclusivamente catalanes y no españoles, que hay escoceses que piensan que son exclusivamente escoceses  y no británicos. Es decir que son más aférrimos independentistas los Catalanes que los Escoceses, a pesar de lo que sugiere la mencionada encuesta en relación a poseer uno menos que el otro una identidad nacional exclusiva.

Tampoco se podria negar que el movimiento independentista Catalán no deja de tener una cierta inteligencia polí­tica, cuando anuncia a gritos que España les roba; lo cual cierto o no, es una buena estrategia para movilizar al pueblo y ejercer presión sobre Madrid. ¿Porque será que los intelectuales catalanes y los expertos,que son los que más entienden no dicen mucho? ¿o mejor dicho las cosas que no se atreven a decir? Son ellos quienes deberí­an de ventilar más fuerte lo que saben.

Si Catalunya llegara un dí­a a ser independiente, lo más probable es que empiezen a surgir otros Estados independientes que siguieron el ejemplo, como por ejemplo, el paí­s vasco, Gales, Escocia, Irlanda del Norte, Flandes, y Corseca entre otros. La unión Europea se verí­a diferente, aunque no sabrí­a decir si por eso serí­a mas débil o mas fuerte como un bloque económico.  Un saludo,

Seikila

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 1332
  • Te robo la música
Re: Mitos modernos
« Respuesta #50 en: Diciembre 30, 2013, 09:48:21 a.m. »
Stationary Traveller, Aural Moonster, Sentinel

ENNAS

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 2398
Re: Mitos modernos
« Respuesta #51 en: Septiembre 21, 2014, 05:28:10 p.m. »
En defensa de los nacionalismos

A mí­ me pasa como a vosotros, vas a comprar unas bandejas para la cuberterí­a en cualquier centro comercial y te las venden a 21€, luego vas a cualquier bazar chino y la mismas bandejas de plástico (en apariencia) están a 4€. Así­ no hay manera, por mucho que refunfuñe sobre el dislate económico que supone el que un producto traí­do de la otra punta del planeta sea siete veces más barato como si lo hubieran trasladado con el teletransportador de Star Trek.

Dicho esto, quisiera postular que los nacionalismos contemporáneos son los genuinos defensores del liberalismo sociopolí­tico, entendido como la necesidad de un Estado-nación fuerte que proteja al ciudadano frente a plutócratas y sectas, y además fomente y arbitre los mercados locales. No me refiero sólo a catalanes y escoceses (un brindis por Adam Smith y David Hume), también a los votantes de extrema derecha que han florecido en Francia e Inglaterra o incluso a la Hermandad Musulmana.

El liberalismo clásico insistí­a en este modelo que con sus yerros permitió un progreso sin par en la historia. El moderno liberalismo económico (y sólo económico) por contra ha debelado los Estados-Nación, o mejor dicho su función de controladores de abusos, en beneficio de unos pocos potentados transnacionales bien relacionados. Lejos de ser los nacionalistas unos garrulos con la boina calada (que los habrá sin duda) a dí­a de hoy son los más capacitados representantes de los sentimientos de la mayorí­a de los europeos, hartos de ver como la UE en vez de defender nuestros intereses se preocupa por complacer a corporaciones con cuentas en paraisos fiscales.

El aspecto más espinoso de los nacionalismos, su diatribas contra "los de fuera", cabe entenderlo como una defensa de la democracia. En efecto nunca se ha implementado el sufragio universal, en ningún paí­s, pues en todos se impide votar a los extranjeros. Así­ las cosas las actuales oleadas de emigrantes contribuyen a rebajar la calidad de la democracia al existir amplios grupos de ciudadanos trabajadores sin derecho a voto. Esto perjudica no sólo al paí­s que acoje la emigración sino también a los paí­ses natales de los expatriados dado que éstos rara vez se molestan en hacer uso del alambicado sistema de voto a distancia que parece diseñado para hacer desistir al votante.

La emigración erosiona la democracia tanto en el paí­s que se abandona como en el paí­s de acogida. Por eso hay que poner coto al libre traslado de mercancí­as y personas, ¡pero sobre todo al libre traslado de capitales! La Unión Europea, lejos de hacer causa común para defender nuestros productos como se prometió, ha servido para desmantelar el tejido industrial en beneficio de Asia: Por eso, resurgen los nacionalismos como bastión de defensa contra la globalización antidemocrática. Por eso y accesoriamente, la izquierda con su internacionalismo es también rechazada cuando no vista como cómplice de la debacle (al menos su sector socialdemócrata). Por eso los nacionalismos, despojándose de sus melancólicas cantinelas prerrafaelitas para hablarnos de los dineros que (no) hay en nuestros bolsillos, pueden hacer un gran bien.

Son preferibles los pequeños paí­ses de población y cultura homogénea en donde los polí­ticos tengan ojos y cara, donde respondan a la ciudadania y no a los lobbies. Aunque eso lleve a una fragmentación y a un mayor localismo en los mercados, ésto también es preferible.

De ñapa,


He llegado a este ví­deo a través de un artí­culo de Yorokobu que nos advierte de todo eso que sabemos y no tomamos en consideración:

http://www.yorokobu.es/objetivo-comer-sin-petroleo/

De la cantidad de energí­a empleada en llevarte cada bocado que tomas sólo se puede llegar a la conclusión de que el capitalismo es ineficiente. Y al despilfarro productivo añádele el despilfarro consumidor. Pero la idea de salirse de la comida industrializada y optar por consumir productos de los mercados locales aunque suponga perder variedad en la dieta, ¿mejorarí­a nuestra salud y la del planeta?

No me imagino yo sin pescado acá en Mordor, capital de España, que no damos al mar. Y el mercado "local" que tenga que abastecer al Gran Buenos Aires puede llegar hasta la Patagonia.

Jaume de Ponts i Mateu

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 1696
  • intentis oculis
    • ¡Oh, la HISTORIA!
es...
« Respuesta #52 en: Junio 23, 2016, 11:41:28 a.m. »
me llama la atención (...) la diferencia...
Es que no hay comparación posible, oiga...

¡Eso de el "estado español" al lado de, tres veces la nariz en el suelo, el United Kingdom!

Va, va, va...

Pregunte a, pongo por caso a bote pronto.., los/as llanitos/as...

Pregunte, pregunte, pregunte...

Ya verá, ya...

Siempre, en cualquier caso, a su disposición.

Jaume de Ponts i Mateu
« Última modificación: Junio 23, 2016, 12:08:03 p.m. por Jaume de Ponts i Mateu »
"...porque, lo que se puede medir y contar NO es opinable" (sentencian, como saben, DEFINITIVAMENTE los classiques...)