Autor Tema: Hilo de reivindicar y exaltar los crí­menes comunistas  (Leído 7726 veces)

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Hilo de reivindicar y exaltar los crí­menes comunistas
« en: Octubre 18, 2006, 07:13:16 pm »
Me han puesto El Paí­s en el curro y he empezado por la hemeroteca desde el primer dí­a a leer como un poseso. Como soy muy majo, iré poniendo aquí­ -hasta que me salga de la polla dejar de hacerlo- para que disfrutéis de ellas por el mero placer de leer todas las noticias referentes a nuestro temita: todo el poder para los soviets, colectivización forzosa, mili de ocho años y deporte, deporte, deporte.

* * *

Comienza en Berlí­n-Este la reunión preparatoria del "concilio rojo" 

FELICIANO FIDALGO 

Parí­s
EL PAíS 

Internacional - 05-05-1976

Ayer comenzó en Berlí­n-Este una nueva conferencia preparatoria convocada por la URSS, destinada a ultimar los detalles de la «cumbre» del comunismo europeo, que deberí­a celebrarse a principios de verano tras más de un año de aplazamientos. El Partido Comunista francés se perfila como el gran protagonista de la «confrontación» con Moscú. Por su parte, los comunistas italianos, ante la proximidad de las elecciones legislativas que podrí­an abrirles el camino al poder, no parecen muy interesados en la «cumbre» y, probablemente, soliciten su aplazamiento.

En esta reunión, que se cree va a ser la última, si definitivamente se fija la fecha de la «cumbre», los revisionistas de última hora, es decir, los franceses, parece que han cogido con entusiasmo la «batuta de la herejí­a», hasta ahora en manos del PC italiano. Este último, está absorbido por las elecciones legislativas del próximo junio, y hasta se supone va a proponer, sea retrasada, otra vez, la fecha de la reunión oficial, calculada precisamente para el mismo mes. La incógnita de la reunión de Berlí­n-Este es el PC francés. El señor Kanapa, uno de los jefes de la delegación, se dice dispuesto a criticar severamente varios puntos esenciales del proyecto de documento final, que ya fue sometido a los partidos comunistas europeos en una reunión anterior.Las dos cuestiones que ahora inquietan a los franceses son las siguientes: la URSS, a su juicio, no valora bastante la crisis actual del capitalismo, con detrimento para las posibilidades de los comunistas occidentales. Por otra parte, los soviéticos, en el documento que quieren hacer aprobar a todos los comunistas europeos, supeditan los intereses de los partidos comunistas occidentales, a su polí­tica exterior.

Desde un principio, italianos y españoles, van mucho más lejos en el mismo sentido, al no estar dispuestos a firmar ningún documento que implique cualquier tipo de sometimiento a una estrategia común con la URSS.

Se cree que, a pesar de todo, no habrá ruptura, aunque la conferencia oficial, de la que nunca han sido muy partidarios los franceses, se relegue de nuevo. Los soviéticos piensan que «las contradicciones, entre Moscú y los occidentales, son más bien aparentes». A este sí­ntoma conciliador se añaden otros, como la entrevista, secreta, la semana última, entre un dirigente del PC francés y el señor Gromiko, jefe de la diplomacia de la URSS, que era invitado oficial del gobierno galo. El «preconcilio» comunista, que durará tres dí­as, a partir de ayer, y la situación preponderante del PC italiano, ante las nuevas elecciones legislativas, reaviva la actualidad del destino y de la evolución de los comunistas occidentales, que, como se recordará, han dado lugar a advertencias serias de los dirigentes americanos a sus aliados del mundo capitalista: la llegada a los gobiernos occidentales de los comunistas, han venido a decir Ford, Kissinger y el general Haig, cambiará las relaciones de los Estados Unidos con dichos gobiernos.

« Última modificación: Enero 19, 2007, 02:59:39 pm por Álvarez »

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Re: Camaradas
« Respuesta #1 en: Octubre 18, 2006, 07:17:43 pm »
La larga marcha hacia la "cumbre"

JUAN GONZALEZ YUSTE
EL PAíS 

Internacional - 05-05-1976

Representantes de 27 partidos comunistas europeos -todos, con excepción de Islandia y Albania- intentan desde ayer en Berlí­n tal dar los últimos toques a un documento básico sobre el que desarrollar el concilio rojo, como ha llamado la prensa occidental a la Conferencia comunista paneuropea, que podrí­a celebrarse, tras más de un año de aplazamientos, en el próximo verano.Los intentos soviéticos de realí­zar esta Conferencia se han visto condenados al fracaso ante la tenaz resistencia ofrecida por los partidos comunistas de Rumaní­a, Yugoslavia, Italia, España y últimamente, Francia. La ruptura entre centristas y autonomistas se hizo más evidente en la última reunión preparatoria de la Conferencia, que tuvo lugar en Berlí­n-Este en marzo pasado, cuando los partidos de Europa del Sur, el rumano y el yugoslavo se opusieron a que de la proyectada Conferencia saliese un programa común de acción obligatoria.

Los partidos autonomistas mantuvieron la tesis de que la Conferencia debí­a limitarse a publicar un comunicado conjunto en el que se exprese la identidad de puntos de vista de los comunistas europeos respecto a temas como la seguridad, la detente, la coexistencia pací­fica y el desarme.

Poco después de la fallida reunión de marzo, Mijail Suslov, ideólogo soviético, miembro del Secretariado y del Politburó, pronunciaba un discurso en la Academia de Ciencias de la URSS en el que criticaba duramente a los partidos defensores de la independencia, calificándoles de «oportunistas» que defienden versiones nacionales del marxismo.

Suslov continuaba así­ los ataques desencadenados el verano pasado por Zarodov contra la polí­tica de «unidad a cualquier precio» de los comunistas de Europa del Sur, a los que recordaba que, en pura ortodoxia, el objetivo inicial, y no final, de sus partidos debí­a ser el implantar la dictadura del proletariado.

Cuando, en su último congreso, el PC francés renunció a esta noción, para acercarse a la lí­nea autonomista de Berlinguer, el cisma tomó nuevo impulso. Sin embargo, el,comunicado conjunto Breznev-Berlinguer, firmado en Moscú cón ocasión del XXV Congreso del PCUS, parecí­a indicar que las asperezas se habí­an limado definitivamente.

En la reunión preparatoria que se celebra ahora en Berlí­n oriental se encuentra, entre la delegación soviética, Vadim Zagladí­n, primer adjunto al departamento internacional del Comité Central del PCUS. Zagladí­n, recientemente, publicó un artí­culo en Pravda en el que resaltaba la importancia del internacionalismo proletario.

El artí­culo de Zagladin, aunque falto de la virulencia de los ataques de Suslov y Zarodov, parece anticipar la postura soviética en la reunión preparatoria, lo que podrí­a nuevamente dar al traste con la Conferencia. Por otra parte, el hecho de que se celebren elecciones anticipadas en Italia el próximo mes de junio, obligará posiblemente a los comunistas italianos, volcados en la campaña electoral de la que esperan obtener un considerable avance, a pedir que se retrase la Conferencia.

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Re: Camaradas
« Respuesta #2 en: Octubre 18, 2006, 07:35:19 pm »
Los comunistas eran muy dados al humor, como se puede comprobar en la siguiente pieza:

A la burguesí­a no le interesa el pleno empleo 

EL PAíS 

Economí­a - 06-05-1976

"La recesión generalizada confirma que el sistema capitalista está enfermo o históricamente en agoní­a. Aunque sabemos que agoní­a no significa desaparición inmediata". Esta tesis del profesor marxista de Economí­a Polí­tica Ernest Mandel fue expuesta ayer en la conferencia que pronunció en la la facultad de Económicas de Somosaguas.Son falsas las explicaciones sobre la crisis actual basadas en la subida de los precios del petróleo. La incidencia del incremento del coste de los crudos ha sido mí­nima. La revolución tecnológica de los años 50 y 60 produjo una gran desproporción entre la tasa de crecimiento de la ganancia industrial y, la tasa de crecimiento de la ganancia de los paí­ses que producen materias primas.

A partir de 1963-64, empiezan a apreciarse los ciclos precursores de las, crisis capitalista (1968, crisis social;
1969, crisis monetaria, 1.970, crisis de materias primas ... ).

Aunque la recuperación ya ha llegado el desempleo va a permanecer, por una orientación consciente de la burguesí­a internacional, que sabe que es imposible mantener una tasa alta de ganancia si hay pleno empleo, o lo que es lo mismo, si hay fuerza de clase obrera y sindicatos, con un alto grado de organización y gran peso numérico. El mito del pleno empleo va a desaparecer, incluso de la propaganda polí­tica.

* * *

La oposición alemana acusa a la socialdemocracia de filocomunismo 

GUSTAVO G. ZIEMSEN, 

Bonn
EL PAíS 

Internacional - 06-05-1976


Las recientes declaraciones del canciller federal alemán, Helmut Schmidt, en el sentido de que la participación del partido comunista en un posible gobierno italiano no constituirá forzosamente una catástrofe para Europa y el Pacto del Atlántico Norte, ha intensificado en la República Federal la discusión en torno a concepciones ideológicas básicas. Una discusión que, en un clima preelectoral, puede que carezca de trascendencia real, si bien permite deducciones con respecto a la postura programática que los partidos alemanes adoptarán en los meses venideros frente al electorado.

La socialdemocracia germana, responsable principal del destino polí­tico de la República Federal, se halla seriamente escindida en lo concerniente a la actitud frente al comunismo internacional (el nacional carece de importancia), aunque sólo sea a nivel electoral. Pese al acusado giro hacia posiciones centristas, siguen existiendo y no sólo en la base, fuertes grupos convencidos de que en el comunismo europeo se ha producido ya y de hecho una «división» más que simplemente táctica.En apoyo de esta tesis aducen, que los comunistas italianos, franceses y españoles se han desviado ya lo suficiente de la lí­nea stalinista moscovita para poderles conceder un status propio y hasta autónomo. Otros, por el contrario, sustentan de acuerdo con las tesis recientemente formuladas por el canciller austrí­aco, Bruno Kreisky, que los partidos "comunistas en general «no han ofrecido últimamente concepciones nuevas, sino que únicamente han abandonado las viejas y conocidas».

No tiene nada de particular, que en ví­speras ya de la inminente campaña electoral en la República Federal se recrudezcan discusiones ideológicas. Los partidos de la oposición, o sea, los cistiano-demócratas (CDU) de Helmut Kohl y los cristiano-sociales (CSU) del inefable Franz-Josef Strauss, necesitan una adecuada «imagen del adversario». Una imagen simple capaz de convencer a los electores. Nada más simple en opinión de los estrategas de la CDU y CSU que acusar a los socialdemócratas de contubernio con doctrinas marxistas rayanas casi en el más perfecto comunismo ortodoxo.

De ahí­, que todo contacto entre representantes de la social democracia y de partidos comunistas a cualquier nivel sea considerado por la oposición en el Bundestag como un atentado incontrovertible contra los etéreos postulados de la democracia encarnados en la Ley Fundamental de la República Federal. Es evidente que lo que realmente se practica es el confusionismo terminológico y conceptual.


* * *

Un drama que rebasa las fronteras de Alemania Federal 

GUSTAVO G, . ZEIEMSEN, 

Bonn
EL PAíS 

Internacional - 11-05-1976

La muerte de la anarquista alemana Uhike Meinhof, que se suicidó el domingo en una cárcel de Suttgart, ha provocado violentas reacciones por parte de la extrema izquierda alemana, que afirman se trata de una «muerte preparada». Seiscientos manifestantes se enfrentaron a la policí­a en Fracfort y un agente, alcanzado por un cóctel molotov se encuentra en graví­simo estado. Por otra parte, 55 detenidos en la misma cárcel donde se ahorcó Ulrike Meinhof amotinaron ayer en la prisión, negándose a volver a sus celdas.

Ulrike Meinhof, una de las principales encartadas en el proceso de Stuttgart contra el «núcleo duro» de la banda Baader—Meinhof, se suicidó el pasado domingo, en el penal. Un trágico desenlace que plantea serios problemas en lo que concierne al régimen penitenciario en la República Federal y a la situación psicológica de aquellos presos no convictos ni confesos de delitos comunes.

Ulrike Meinhof, periodista de considerables vuelos, enemigo irreconciliable de una sociedad de consumo y «delincuente común» por los medios utilizados para combatir esta sociedad, ha sacado sus consecuencias de una situación insoluble. Ha demostrado, sin embargo, casi al mismo tiempo, lo contrario de lo que querí­a denunciar. El hecho de que un preso alemán pueda poner fin a su vida, sin más, demuestra la lenidad de los vigilantes, pero también el respeto a la intimidad que observan los carceleros.

La pregunta que a todos parece impulsar son los posibles móviles que puedan haber inducido a Ulrike Meinhof a poner fin a su vida. Muchos parecen opinar que tomó su decisión por razones particulares: otros, porque habí­a llegado a la conclusión de que sus fines polí­ticos habí­an fracasado, porque tení­a conciencia de que sus debates ideológicos con otros miembros de su grupo habí­an alcanzado un grado insuperable ya de esterilidad. Sin olvidar que sus acciones y declaraciones sólo habí­an tenido una consecuencia: la de acelerar el giro hacia posiciones derechistas del establishment en la República Federal.

Para la mal llamada izquierda alemana, Ulrike Meinhof y sus adictos no han constituido más que una rémora en la persecución de sus fines. Su crí­tica de la sociedad germana actual, en muchos aspectos, bien concebida y legí­tima, ha resultado contraria en sus consecuencias. Ulrike Meinhof y su compañero de fatigas, Andreas Baader, se han convertido en el principal argumento de los reaccionarios germanos, necesitados durante años de justificantes eficientes: Lo que antecede no es más que la vertiente polí­tica de una fenomenologí­a «terrorista», que se iniciarí­a en Alemania con el suicidio pasivo de Holger Meins. El aspecto humano no se ha analizado aún. Por lo menos con la suficiente extensión y profundidad. Tanto UIrike Meinhof, como Holger Meins, considerados por la sociedad, como simples outsider no han sido más que sus ví­ctimas. Su aberración, por criminal que sea de hecho, y en derecho, no reproduce sino las aberraciones de un sistema. De un sistema democrático cuyos principios pueden ser defendibles, aunque sus resultados no lo sean. De ahí­ que el drama de Ulrike Meinhof rebase las dimensiones y la importancia de un solo paí­s.





« Última modificación: Octubre 18, 2006, 07:38:46 pm por alvaro »

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Re: Camaradas
« Respuesta #3 en: Octubre 18, 2006, 07:54:20 pm »
Hacia la normalización de las relaciones hispano-rumanas
EL PAíS 

España - 16-05-1976

El director general de polí­tica de Europa, embajador Nuño Aguirre de Cárcer, partió ayer de Viena con destino a Bucarest donde se propone mantener conversaciones con los jefes de la diplomacia rumana, y en especial con su colega, Georqe Macovescu, a fin de acelerar la normalización plena de las relaciones hispano- rumanas.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Marí­a de Areilza, irá a Viena, probablemente a comienzos del verano, en visita de trabajo, según manifestó el señor Aguirre de Cárcer en una rueda de Prensa celebrada ayer en Viena.El señor Aguirre de Cárcer informó a los periodistas sobre su visita a Belgyado, donde ha permanecido cinco dí­as, y subrayó que España, pese a intensificar sus relaciones con la Europa Comunitaria, no desatiende los contactos con otros paí­ses extracomunitarios. Se refirió el diplomático español a la normalización de las relaciones entre España y Yugoslavia, que será completada en fecha próxima con un intercambio de embajadores.

Aguirre de Cárcer, insistió en la importancia de la ampliación y consolidación de las buenas relaciones hispano- austriacas, que serán puestas de relieve del curso de las mutuas visitas de los respectivos ministros de Exteriores.

El director general de polí­tica de Europa, expuso, el criterio español de aproximación de España a la Comunidad Euopea pero sin aceptar imposiciones.

* * *

Los comunistas de Alemania oriental, fieles a Moscú
EL PAíS 

Internacional - 19-05-1976


Erich Honecker, primer secretario del Partido Socialista Unificado Alemán (PSUA-comunista) inauguró ayer el IX Congreso del Partido con un discurso que sigue las directrices de Moscú de coexistencia pací­fica y no ideológica, subrayando la necesidad de elevar el nivel de vida de los alemanes orientales. Cien delegaciones de otros tantos PC asistirán a las reuniones que finalizarán el sábado dí­a 22.

«En este lapso avanzaremos una parte decisiva hacia el objeto del Partido Socialista Unificado de Alemania», dijo Erich Honecke hace cerca de un año, cuando el XIV Pleno del Comité Central del PSUA aprobó la convocatoria del IX Congreso del Partido en el cuál se discutirí­a el proyecto del plan quinquenal 1976-1980.En el Congreso que se inició ayer en Berlí­n Este (los alemanes orientales no admiten el término Pankow, barrio berlinés, como nombre de su capital) discutirá sobre dos temas fundamentales.

Los 2.500 delegados presentarán resoluciones sobre el arriba mencionado plan quinquenal y la reforma de los estatutos del Partido.

Con relación al tema económico, el Comité Central reconoció hace algunos meses la necesidad de dar prioridad al «mejoramiento de las condiciones de vida materiales y culturales del pueblo». Con ello la República Democrática Alemana se coloca junto a la URSS, que tras el XXV Congreso estableció dar una prioridad a los bienes materiales, según lo, expuso (en su informe Alexci Kosiguin.

La emulación socialista es quizá uno de los factores que más hayan contribuido a hacer de la RDA la décima potencia industrial del mundo y la quinta de Europa. En base a ello el lema de este IX Congreso es «de cada marco, de cada hora de trabajo, de cada gramo de material, mayores beneficios».

Ortodoxia

Se esperan pocos e insignificantes cambios en la composición del Politburó (16 más 13 suplentes) y del Comité Central. Respecto a los cambios en los estatutos, está aquél que nombra a Honecker secretario general y se reconoce el hecho de las dos Alemanias. El nuevo tí­tulo será igual al que posee Breznev desde 1966 y un eslabón más en la cadena polí­tica que tiende a fortalecer la alianza de ambos paí­ses;
como se reconoció en la reforma constitucional en septiembre de 1974, «la RDA y la URSS están, unidas para siempre de manera irrevocable».El PSUA es un ejemplo de la firme adhesión a la ortodoxia moscovita desde los tiempos de Walter Ulbriclit, siempre remiso a emprender medidas desestalinizadoras.

El nuevo equipo ha seguido sus pasos y es contrario a cualquier forma de comunismo naciona. La representación comunista española fuefrugalmente recibida como representante del comunismo independiente de Moscú, mientras la representación soviética la encabeza Mijail Suslov, lí­der de la ideologí­a más intransigente de Moscú.

* * *

La situación polí­tica italiana y el "eurocomunismo", en el centro de los debates
R. VILARO enviado especial, 

Oslo
EL PAíS 

Internacional - 20-05-1976

Aunque no figura en el orden del dí­a, la situación polí­tica en Italia y la eventual llegada al poder de los comunistas centrará el debate polí­tico de la sesión ministerial de los quince paí­ses miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cuyos trabajos se desarrollarán en la capital noruega de jueves a viernes de esta semana.Las relaciones Este-Oeste, la homologación de armamentos, la fecha y lugar del próximo encuentro ministerial y «otros puntos» que deseen plantear los paí­ses miembros, son los principales capí­tulos inscritos en el orden del dí­a oficial. Sobre el tema de un futuro acercamiento de España a la OTAN, no se esperan grandes novedades. Estados Unidos, por ví­a de su secretario de Estado, Henry Kissinger, recordará probablemente a los «aliados» el papel estratégico que representa la pení­nsula ibérica para la defensa de Occidente (ligada al sistema defensivo, de la OTAN gracias al acuerdo bilateral España-Estados Unidos) y expresará el deseo estadounidense de que España pueda incorporarse en un futuro próximo a la Alianza.

Siempre en relación con España, hay que destacar las declaraciones de ayer de Josep Luns, secretario general de la OTAN, pronunciadas en el curso de su tradicional conferencia de prensa de apertura. «Todos los paí­ses de la Alianza han acogido satisfactoriamente el nuevo acuerdo bilateral España-Estados Unidos. Las intenciones del Gobierno español son seguidas con interés y cierta simpatí­a, pero desearí­amos ver convertirse en realidades los proyectos de democratización.»

Preguntado sobre si la OTAN habí­a cambiado de opinión respecto a España, después de la muerte de Franco, Joseph Luns aludió a su entrevista con el ministro español de Asuntos Exteriores, José Marí­a de Areilza, el 17 de enero en Bruselas, precisando que se intercambiaron opiniones, pero que España no solicitó su entrada en la Alianza Atlántica. «Tengo la impresión de que Madrid desearí­a que la iniciativa venga por parte de la OTAN», concluyó Luns.

Knut Frydenlund, ministro noruego de Asuntos Exteriores, preguntado en el curso de una conferencia de prensa, fue menos optimista que el secretario general de la OTAN: «No creo que el tema España-OTAN se plantee en esta sesión, ya que no es el momento más apropiado. De todas formas -precisó el ministro noruego de Asuntos Exteriores- si el tema surgiese, mi paí­s, en las actuales circunstancias, se opondrí­a.» En la misma lí­nea que Noruega estarí­an Dinamarca y Holanda, según medios diplomáticos dignos de crédito.

España, pues, está presente en la mente de los participantes al Consejo atlántico, aunque dan prioridad a otros problemas «mediterráneos», es decir, a la situación polí­tica italiana, que hace unos meses daban a Portugal.

Toda la atención de los observadores se centráen saber cuál será la actitud de la Alianza ,en caso de participación comunista en el futuro Gobierno italiano. Joseph Luns ha preferido ser prudente en su conferencia de prensa: «Es un tema que todos seguimos con interés pero tocará al Consejo definirse en caso de cumplirse tal eventualidad. Es sabido -añadió Luns con toda cautela- que la mayorí­a de paí­ses de la Alianza Atlántica prefieren no inmiscuirse en los, asuntos internos de otros paí­ses.»

Se esperan con interés las opiniones de Henry Kissinger, de las que a juzgar por las realizadas en anteriores ocasiones, puede adivinarse el tono. Probablemente el bloque «nórdico» de los paí­ses de la OTAN, Dinamarca y, Noruega, al que podrí­a sumarse Holanda, procurarán equilibrar la balanza de temores que originan en toda Europa y Estados Unidos las elecciones legislativas del 20 de junio en Italia.

Siempre en relación con el mare nostrum, Luns, respondiendo a una pregunta, excluyó toda posibilidad de intervención de la OTAN en el caso de Yugoslavia si este paí­s, tras la desaparición de Tito, decidiera vincularse al Pacto de Varsovia, que agrupa -bajo la batuta de la URSS- a los paí­ses del Este europeo.

Las relaciones Este-Oeste, a la luz de los escasos resultados prácticos de la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea (CSCE), firmada en Helsinki a finales de julio de 1975 por 35 paí­ses del Este y del Oeste -entre los que figura España-, serán también objeto de debate en Oslo.

Las complejas negociaciones para una reducción mutua y equilibrada de fuerzas en Centroeuropa, que se desarrollan a nivel de expertos en Viena desde hace dos años, sin que se vislumbren resultados prácticos, será otro de los problemas «tí­picos» que se discutirán en el Consejo de la OTAN. Toda vez que existe el sentimiento -fundado en informes de los servicios secretos occidentales- de que las fuerzas militares de otro bando, es decir del Pacto de Varsovia, no dejan de aumentar, desequilibrando el principio de la distensión Este-Oeste.

La «guerra del bacalao», otro de los «platos tí­picos» de los últimos Consejos semestrales de la OTAN, que enfrenta a dos Estados miembros (Gran Bretaña e Islandia), volverá sobre el tapete ministerial. «Todos reconocemos la importancia estratégica de Islandia -que amenaza con abandonar la OTAN si no se resuelve su litigio de aguas de pesca con Gran Bretaña- y esperamos que en Oslo se relance la posibilidad de un acuerdo», declaró Luns.

Chipre, otro foco de tensiones entre «aliados» en la OTAN (Grecia y Turquí­a), pero enemigos fronterizos, será punto de discusión más que a nivel de OTAN, durante la entrevista del sábado por la mañana en Oslo entre los ministros de Asuntos Exteriores de Grecia y Turquí­a.

* * *


Queridos amigos, aquí­, a 25 de Mayo de 1976, concluye la primera etapa de nuestro viaje en el que viveremos en primera persona como si fuese ayer la degeneración, destrucción, caí­da y miseria de nuestro amado padre, el comunismo internacional. Hasta mañana.
« Última modificación: Octubre 18, 2006, 07:59:27 pm por alvaro »

Pornosawez

  • Interino
  • **
  • Mensajes: 3670
  • Aprendiz de nada, maestro de todo
Re: Camaradas
« Respuesta #4 en: Octubre 18, 2006, 08:39:31 pm »
Busca algo de articulistas ahora liberales. Losantos o Albiac.
"España es el paí­s donde más fácilmente se puede hacer uno rico"

Carlos Solchaga

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Re: Camaradas
« Respuesta #5 en: Octubre 18, 2006, 08:50:15 pm »
No creas que es tan fácil, pero miraré. En todo caso este hilo es para asistir al desmorone de la gerontocracia comunista rusa y la psicodelia de la occidental.

Pensaba que ibas a reparar en este brillante articulista de El Paí­s, Cáver:

"Para la mal llamada izquierda alemana, Ulrike Meinhof y sus adictos no han constituido más que una rémora en la persecución de sus fines. Su crí­tica de la sociedad germana actual, en muchos aspectos, bien concebida y legí­tima, ha resultado contraria en sus consecuencias. Ulrike Meinhof y su compañero de fatigas, Andreas Baader, se han convertido en el principal argumento de los reaccionarios germanos, necesitados durante años de justificantes eficientes: Lo que antecede no es más que la vertiente polí­tica de una fenomenologí­a «terrorista», que se iniciarí­a en Alemania con el suicidio pasivo de Holger Meins. El aspecto humano no se ha analizado aún. Por lo menos con la suficiente extensión y profundidad. Tanto UIrike Meinhof, como Holger Meins, considerados por la sociedad, como simples outsider no han sido más que sus ví­ctimas. Su aberración, por criminal que sea de hecho, y en derecho, no reproduce sino las aberraciones de un sistema. De un sistema democrático cuyos principios pueden ser defendibles, aunque sus resultados no lo sean. De ahí­ que el drama de Ulrike Meinhof rebase las dimensiones y la importancia de un solo paí­s"

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Re: Camaradas
« Respuesta #6 en: Octubre 19, 2006, 06:50:03 pm »
Capí­tulo 2

Queridos lectores que fielmente inexistí­s en este hilo. Nuestro viaje llegará hoy hasta las elecciones italianas en las qeu el eurocomunismo se la jugaba. A EE.UU no le hací­a ninguna gracia una victoria comunista en la bota. Mientras tanto, los espí­as daban mal allá donde pisaban sus zapatófonos


Tres corresponsales en Moscú, acusados de servir a la CIA 

Moscú
EL PAíS 

Internacional - 27-05-1976

Tres corresponsales norteamericanos fueron acusados en el último número de la revista soviética Literaturnaya Gazeta, órgano de los escritores rusos, de estar trabajando para la Agencia Central de Inteligencia (CIA).Las acusaciones de la revista soviética, que no documenta sus afirmaciones, se inscriben en el marco de un progresivo deterioro de las relaciones soviético-americanas.

La denuncia de Literaturnaya Gazeta contra George Krimski, de Associated Press;
Christopher Wren, de New York Times, y Alfred Friendly, de Newsweek, serí­a, en concreto, una respuesta a la expulsión de Tokio del corresponsal de la agencia soviética Novosti, cuya presunta relación con los servicios de información de su paí­s fue denunciada por Estados Unidos a las autoriades japonesas.

Las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética se han visto perturbadas en los últimos meses por las agresiones contra diplomáticos de cada uno de los dos paí­ses en el otro y por los «bombardeos» de radiaciones a que está siendo sometida la embajada norteamericana en Moscú para alterar sus sistemas de comunicaciones.

Hace sólo unos dí­as, la representación diplomática estadounidense en la capital soviética decidió proteger con telas metálicas todas sus ventanas para contrarrestar el efecto de las radiaciones.

Para sustentar sus acusaciones contra los tres periodistas norteamericanos, Literaturnaya Gazeta cita diversas cartas recibidas en su redacción, no identificadas, en las que se asegura que los citados corresponsales se exceden de sus atribuciones normales mostrando un interés particular por «ciertas informaciones y por determinados lugares».

La revista de los escritores soviéticos añade, por otra parte, que los servicios de inteligencia norteamericanos pagan también a periodistas de Reuter, France Presse, Nueva China y a decenas de otros periódicos en distintos paí­ses del mundo.

En el mismo número, Literaturnaya Gazeta acusa al Gobierno de Estados Unidos de violar los acuerdos de Helsinki, por haber denegado el visado de entrada en Estados Unidos a una delegación de los sindicatos soviéticos, que habí­a sido invitada por los sindicatos de San Francisco.

* * *


La URSS, interesada en la cumbre comunista europea 

EL PAíS 

Internacional - 10-06-1976

Constantin Katuchev, miembro del secretariado del Comité Central del Partido Comunista de la URSS desde 1966 y encargado por este órgano soviético de las relaciones con los partidos hermanos en el poder, abandonó el lunes, dí­a 7, Belgrado, donde ha mantenido una serie de entrevistas, todas ellas relacionadas con la próxima conferencia de PC europeos. Durante cuatro dí­as, Katuchev, que forma parte de la comisión soviética para la redacción del documento base a la conferencia de PC, se entrevistó con Stane Dolants, secretario del Comité Ejecutivo de la Liga de los Comunistas Yugoslavos (Partido Comunista) y con Aleksandre Grlichokov, jefe de la delegación yugoslava en las reuniones preparatorias de la conferencia panaeuropea de PC.

Además, Katuchev entregó al mariscal Tito un mensaje personal de Breznev, que a pesar de no saberse nada concreto de su contenido, se piensa que puede tratarse de ciertas consideraciones de la URSS para que Yugoslavia modifique su postura frente a la reunión comunista.

La prensa de Belgrado ha recalcado durante los dí­as de estancia del delegado soviético que Yugoslavia está de acuerdo en la celebración de la conferencia, pero que de ninguna manera está dispuesta a someter la más mí­nima parte de su independencia y soberaní­a.

Oficiosamente se sabe en la capital federal yugoslava que la Liga de los Comunista no acepta ni un nuevo monolitismo comunista, ni un centro mundial, que recuerde ampliamente los tiempos estalinistas.

A través de la prensa, no parece que la postura yugoslava se haya modificado. Los diferentes comentarios periodí­sticos subrayan el interés yugoslavo en esta cumbre, pero mantienen las posiciones que defendiera el régimen de Belgrado a finales del pasado año en las reuniones preparatorias de Berlí­n.

Yugoslavia requiere que la conferencia debe ser independiente de las anteriores, sin marcar pautas para un futuro, y, lo mismo que se subrayó en Berlí­n a finales de 1975, en ningún caso, el documento aprobado debe ser obligatorio para cualquiera de los partidos.

Katuchev llegó a Belgrado procedente de Rumaní­a, el otro paí­s independiente del bloque oriental, donde mantuvo la semana pasada una serie de entrevistas con una finalidad similar a las que celebró en Belgrado con el objeto de lograr una cierta flexibilidad para la celebración de la conferencia comunista europea.


* * *

Observadores occidentales, presentes en maniobras soviéticas 

EFE, 

Moscú
EL PAíS 

Internacional - 15-06-1976


Fuerzas de los Ejércitos de Tierra y Aire soviéticos iniciaron el domingo unas maniobras, de cinco dí­as de duración, en la frontera finlandesa. A la última fase de estas maniobras han sido invitados observadores occidentales.Oficialmente, el objetivo de los ejercicios, cuyo código militar es «sever» (norte), es practicar la coordinación entre las diferentes ramas de las Fuerzas Armadas, pero polí­ticamente están destinadas a mostrar que Moscú está respetando los acuerdos de la Conferencia de Seguridad de Helsinki.

La invitación a los observadores de Noruega, Suecia, Finlandia, Polonia y República Democrática Alemana es consecuencia de una claúsula de dichos acuerdos de Helsinki, que precisa que los signatarios deberán advertir a los demás paí­ses cuando realicen maniobras en zonas fronterizas si en ellas intervienen más de 25.000 hombres.


* * *


Tensas relaciones entre las dos Alemanias 

EL PAíS - 17-06-1976

Las relaciones entre las dos Alemanias podrí­an verse gravemente afectadas tras la detención de dos policí­as de fronteras de Alemania Federal en el territorio de la República Democrática Alemana, el pasado dí­a 15.Las primeras reacciones del Gobierno de Bonn han sido tajantes. El representante de Alemania Federal en Berlí­n Este ha dirigido a las autoridades de la Alemania Democrática un memorándum en el que pregunta por las razones que han motivado esta detención. Por otra parte, las autoridades federales consideran el hecho como un caso tí­pico de «secuestro».

Sin embargo, a últimas horas de la tarde de ayer se produjo una novedad en este engorroso asunto: uno de los policí­as apresados declaró ante la televisión de Berlí­n Este que habí­an sido detenidos tras traspasar en unos 150 metros la lí­nea divisoria, con objeto de ver -cómo trabajaban algunos obreros. Esta declaración ha caí­do como una ducha frí­a en Bonn, donde se sostení­a que la detención de ambos guardias se habí­a realizado en territorio, de la República Federal.

* * *

Dos policí­as de Bonn violan la frontera interalemana 

EL PAíS 

Internacional - 17-06-1976

El martes 15 de junio fueron detenidos en la lí­nea de demarcación entre las dos Alemanias dos miembros de la policí­a de fronteras de Alemania occidental.Según la agencia oficial de noticias de la Alemania oriental, los dos funcionarios de la policí­a de fronteras federal violaron el territorio de su Estado «de forma provocadora». De acuerdo con el ministro federal del Interior, Mainhofer, se trataba no de una detención, sino de un caso de secuestro, ya que, en su opinión, habí­a que descartar casi por completo que los dos policí­as entrasen siquiera accidentalmente en la RDA.

Nada más conocerse el incidente, el representante permanente de Alemania occidental en Berlí­n oriental, Gunther Gaus, solicitó de las autoridades de Alemania oriental una aclaración del suceso con toda clase de detalles. Las autoridades orientales guardaron un silencio absoluto.

En Bonn, entre tanto, circulaban en los medios periodí­sticos rumores de todos los tipos en torno a los posibles móviles de las autoridades de la otra Alemania para ensombrecer aún más el panorama nada halagí¼eño entre Bonn y el Berlí­n Este. Nadie, y eso es lo importante, dudaba de las suposiciones de los responsables de la capital federal en el sentido de que los dos policí­as no habí­an pisado suelo de la RDA.'
Entonces, a las 21.15 hora española de ayer, estalló la bomba. Después del telediario se facilitó la noticia de que uno de los dos policí­as de tenidos habí­a declarado en la tele visión de Berlí­n oriental que él y su compañero habí­an entrado real mente unos 150 metros en territorio del otro Estado alemán para mejor observar, un grupo de trabajadores. Bonn quedó atónito.

* * *

'Los comunistas italianos son, sobre todo, italianos" 

JULIO ALONSO, 

Roma
EL PAíS 

Internacional - 18-06-1976


enviado especial, «España debe formar parte de la OTAN». Declaraciones de este género no las hací­a en tiempos de elecciones ningún polí­tico italiano, salvo los neofascistas del Movimiento Social o algún que otro, democristiano afecto a las, alas más conservadoras del partido católico. Esta vez, aunque por razones muy diversas, proceden de un candidato comunista que, para mayor INRI, es un militar prestigioso: el general de aviación Nino Pasti.

El general Pasti me recibió ayer en su casa de las afueras de Roma, un lujoso piso amueblado con los medios económicos de un militar que ha llegado a la situación de retiro después de una brillante carrera. Pasti fue jefe del «Progama F-104» (los cazabombarderos Starfighter que durante los años sesenta fueron la punta de lanza de la defensa atómica occidental) y jefe también de planes nucleares de la OTAN para el sector sur de Europa.Hay en este piso de Via Due Ponti, muebles antiguos, otros más modernos de atrevido diseño, candelabros de plata, buenas alfombras, valiosos pequeños objetos por todas partes y, como resumen de todo, orden y pulcritud, buen gusto y bien vivir. El general, que se mantiene fuerte y ágil a sus sesenta y cuatro años, viste camisa y pantalón de los colores de la aviación italiana, quizá dos prendas de uniforme que hay que gastar poniéndoselas para andar por casa.

Esta ropa de corte militar y la hora de la cita (nueve de la mañana en punto) son tal vez las únicas que delatan la condición del entrevistado.-General Pasti, ¿cómo es que aspira a un escaño senatorial en las listas independientes del Partido Comunista?-Mis contactos con el Partido Comunista datan de hace siete años, cuando me jubilé. Entonces hice pública una carta abierta sobre los males del Ejército italiano, por la que sólo se interesó el Partido Comunista. Los contactos que mantuve a partir de ahí­ me hicieron comprender que se trataba de un partido de gente honesta, el único capaz de arreglar los males del paí­s.-¿Como compagina la pertenencia de Italia a la OTAN y una posible participación de los comunistas italianos en el Gobierno?-Los comunistas italianos son comunistas, pero son, sobre todo, italianos. Italia pertenece a Occidente y no quiere salir de él. La entrada del PCI en el Gobierno reforzarí­a la posición italiana y la occidental. No hay incompatibilidad con la defensa de Occidente. Depende de que la OTAN se limite a la defensa de Occidente.

Por lo demás, la distensión es un fenómeno inevitable e irresistible. Las fuerzas nucleares de la URSS y de Estados Unidos son tan enormes que nunca podrán hacerse la guerra. Estas dos superpotencias deberán coexistir quieran o no, y la mejor manera de coexistir es hacerlo pací­ficamente. En ese camino estamos. Washington y Moscú han concertado tratados de limitación de armas estratégicas. El Gobierno de Bonn ha realizado su «Ostpolitik». Francia y la Unión Soviética han acordado confrontar cada seis meses sus respectivas polí­ticas exteriores. Italia ha contribuido a la construcción de una fábrica de automóviles en la URSS, la de Togliattigrado. El comunicado conjunto de una reciente visita del presidente Leone a Moscú habla de «amistad e intercambios intensificados» entre nuestros dos paí­ses. Y eso es lo que el PCI quiere aportar a la OTAN, el espí­ritu de coexistencia que ya existe entre las naciones.

«Las Fuerzas Armadas acatarán al Gobierno»

-¿Cree posible úna intervención militar (en Italia se viene hablando hace ya mucho del riesgo de un golpe militar), en el caso de que los comunistas accedan al poder?

-No. Los grados medios y bajos del Ejército italiano son favorables a la izquierda, aunque en las alturas exista una tendencia a la derecha. De cualquier forma, el 98 por 100 está por la legalidad. Cual quiera que sea el Gobierno que re sulte de estas elecciones, las Fuerzas Armadas lo acatarán y lo defenderán.

-¿Y cuál cree que puede ser la reacción de la OTAN en el caso de que los comunistas entren en el Gobierno?

-Ha habido dos tipos de reacciones, una la de Estados Unidos, cuyos dirigentes, o algunos de sus dirigentes, han hecho ciertas ame nazas. Esto supone una interven ción clara, pesada y ántidemocrática. Las otras naciones han mostrado cierta cautela y han he cho saber que juzgarán el ingreso del PCI en el Gobierno de acuerdo con lo que el PCI haga en el Gobierno. De todo esto se desprende la necesidad de que los miembros de la OTAN reestructuren sus polí­ticas exteriores.

-¿Qué opina, general, sobre el problema de los objetores de con iencia?.

-Los doscientos o trescientos objetores de conciencia que hay en Italia no representan globálmente ningún problema. Por lo demás creo que se debe respetar a los verdaderos objetores de conciencia.

-Es usted partidario de la entrad a de la polí­tica en los cuarteles?

-En absoluto. La politización del Ejército es contraria al PCI. El Ejército defiende la democracia que es, o debe ser, el patrimonio de todos los partidos del arco democrático. Por tanto no debe orientarse hacia ninguno en concreto.

«España debe formar parte de la OTAN»


¿Y cuál es la posición del Partido Comunista en materia de defensa?

-Se propone reforzar a las Fuerzas Armadas incluso desde el punto de vistaa moral. Esto en el aspecto interno. En polí­tica exterior, reducir la potencia del Pacto de Varsovia y de la OTAN.-En vez de reducir las fuerzas, ¿Por qué no eliminar estas dos alianzas militares?-Es una cuestión sicológica. Las poblaciones están persuadidas de que estas dos fuerzas garantizan la paz, y en parte es verdad que el equilibrio garantiza la paz en Europa. Entonces serí­a peligroso debilitar unilateralmente a cualquiera de ellas.

-General Pasti, ¿cree usted que España, una España democrática, debe formar parte de la OTAN?-Sí­, España debe formar parte de la OTAN, a condición de que la OTAN sea un elemento distensivo y no de guerra frí­a. Una nación que pertenezca a la organización tiene mayor fuerza para promover la distensión.-España e Italia son dos paí­ses mediterráneos. ¿Qué opina sobre la presencia de flotas de las dos superpotencias en esta zona?

-Hay preocupaciones irracionales. La flota norteamericana es notablemente más potente que la soviética. Por otra parte, la URSS es una nación mundial y tiene el mismo derecho de moverse por todos los mares. De cualquier forma recuerde que Breznev propuso hace ya tres años la desnuclearización del Mediterráneo.

« Última modificación: Octubre 19, 2006, 07:06:57 pm por alvaro »

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Re: Camaradas
« Respuesta #7 en: Octubre 19, 2006, 06:50:41 pm »
La extrema izquierda se une para las elecciones 

JOSE LUIS GOTOR, 

Roma
EL PAíS 

Internacional - 19-06-1976

A la izquierda del Partido Comunista Italiano (PCI) existe un espacio polí­tico ocupado esta vez por Democracia Proletaria (DP). Con ésta denominación y bajo el sí­mbolo de un globo terráqueo en que se ve un puño cerrado y la hoz y el martillo, los cuatro grupos más importantes de la izquierda extraparlamentaria han concertado un pacto electoral. Esos cuatro movimientos son el Partido de Unidad Proletaria (secretario Lucio'
Mágri, de unos 15 a 20 mil afiliados). Lucha Contí­nua (secretario Adriano Sofri, con unos 15 mil afiliados) A vanguardia Obrerá (secretario Amelio Campi, con casi 10 mil afiliados). ) Movimiento de los Trabajadores para el Socialismo (ex-Inovimiento estudiantil de Milán, secretario Luca Cafiero con cinco mil afiliados).El pacto electoral entre ellos se ha hecho necesario, a fin de obtener el quorum electoral y no dispersar los votos. Lucha Continua, de todos modbs defiende una táctica autónoma y organiza su programa y los comicí­os por cuenta propia.

Cuando adoptaron dicha decisión unitaria «por necesidad» el órgano del Partido Comunista L'Unita el 12 de mayo pasado se preguntaba «¿quién los ha obligado?,¿quién se ha puesto-de por medio? Jos carabineros? ¿los bandidos? ¿el invasor extrajero?» El artí­culo acusaba a la DP de falta de democracia interna, de desenfrenado electoralismo que desemboca en oportunismo y a Lucha Continua de espí­ritu de aventura que es una provocación para el movimiento obrero y democrático, de una división sectaria que llega incluso a acusar al Partido Comunista de reformista.

Rossana Rossanda del Manifiesto, replicó irritada al director de L'Unita: «¿de qué púlpito viene el sermón de democracia interna? Al Partido Comunista italiano le molesta simplemente tener a su izquierda a una lista sola, esto no le facilita seguramentelas cosas». Rossanda acusa al Partido Comunista de navegar a la deriva hacia la derecha, del apoyar- en el pasado actualemente que en definitiva, entre PCI y DC existen pocas diferencias, de perseguir un compromiso histórico que se le desvanece entre las manos como un fantasma.Berlinguer más que extraparlamentarios los suele llamar ultraparlanientaños. ¿Qué pensar de ellos? Un grupo reducido de presión intelectual o una fuerza polí­tica viva que busca hegemoní­a en la nueva- izquierda, que trata de Illenar el espació libre a su izquierda por el oportunismo del Partido de Berlinguer.

El comunista Bufalini afirma tajantemente de ellos: «No queremos el monopolio, pero juzgamos peligrosas y aventureras, ciertas fuerzas de la izquierda».

La historia de todos estos grupos revolucionarios tienen una misma matriz y un mismo caldo de cultivo: La revolución estudiantil de 1968, el disenso católico, la contestación ideológica del Partido Cornunista italiano, el aumento del desempleo intelectual, reacciones ,contra el aumento, de coste de bienes y servicios... muchos de los lí­deres son de fórmación católica y desahogan en estas nuevas formación es polí­ticas su rebelión espiritual, la intransigencia y la intolerancia que no han sabido o no pudieron canalizar en el catolicismo.

Durante la campaña electoral unos 35 mil activistas voluntarios, estudiantes, proletarios de los barrilios bajos, muchachas de los grupos feministas, han dado nuevo inipulso al mití­n tradicional (Lucha Continua, 80 al dí­a, los otros grupos unos 150) en vez del diálogo y la mesa redonda preferidos por los comunistas. Los socialistas han sido acusados de ambigí¼edad sustancial y los comunistas de intolerancia represiva.

Esto no es Chile


Los partidarios de Democracia Proletaria esperan recoger un millón de votos, casi el dos y-medio porciento y en el futuro, según incluso los expertos del Partido Comunista, podrán llegar a dos millones de votos. Es probable que obtengan quince diputados.

En el caso en que ganaran las izquierdas, no se cree que Italia pueda terminar como Chile. Allende no terminó mal por el emoje del MIR, sino por las desavenencí­as entre socialistas y comunistas.

Sea la que sea la táctica electoral y parlamentaria que sólo las urnas aclararán, Democracia Proletaria insiste, sobre todo, en el programa económico, pudiendo una radical redistribución de la renta a través de un control popular directo, incluso inductivo no sólo sobre el rico que no paga los impuestos, sino sobre las clases medio-superiores, un a recanverlión industrial rigurosa que mire al Tercer Mundo con control de la tecnolagí­a y planificaciónviáculante. Para ello habrá que chocar necesariamente con las multinacionales. Es necesario fomentár la autogestión no sólo en las fábricas, sino en otras instituciones.

Los extraparlamentarios se esperan incluso que el dólar sea cotizado a mil, y mil doscientas liras y que la tasa anual de inflación alcance el 40 y el 50 por 100, pero buscan a toda costa una colocación nueva internacional para, Italia en una sureuropa de izquierdas, solidaria contra los chantajes económicos del gran capital. Una Italia y una Europa sur autónoma debilitarí­an el régimen interno soviético,y la democracia occidental. Es preciso abandonar el atlantismo sin caer, por ello, en el Pacto de Varsovia.


Harina de otro costal es el complicado tema de la violencia polí­tica, los extraparlamentarios, que presentándose a las elecciones están dejando de serlo, se demuestran por lo pronto nerviosos. La violencia es siempre reaccionaria, afirman.- Para los de Unidad Proletaria, las Brigadas Rojas son un ,grupo de izquierdas donde se han infiltrado elementos de los gervicios secretos para emplearlos efectivaniente en una lucha subversiva. Para los de Lucha Continua, los brigadistas, son elementos de izquierda que han perdido el contacto con las masas y que actuan en una especie de soledad delirante. A la acusación hecha por el ministro del Interior contra Lucha Continua de ser unos violentos porque organizan «presidios antifascistas» contra los mitines neofascistas, replican que «los presidios antifascistas están de acuerdo con la constitución". La Constitución y como siempre las urnas hablarán".

* * *


¡Ay Dios! ¡Cuál serí­a el resultado de las elecciones! ¡Qué pasarí­a!

Mañana en sus pantallas...

« Última modificación: Octubre 19, 2006, 07:09:19 pm por alvaro »

Ariete

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 7097
  • Moderno y señorial
Citar
La violencia es siempre reaccionaria, afirman.- Para los de Unidad Proletaria, las Brigadas Rojas son un ,grupo de izquierdas donde se han infiltrado elementos de los gervicios secretos para emplearlos efectivaniente en una lucha subversiva. Para los de Lucha Continua, los brigadistas, son elementos de izquierda que han perdido el contacto con las masas y que actuan en una especie de soledad delirante.


Este párrafo es buení­simo. 

Casio

  • Visitante
Que 
nostalgia, es como encontrar una vieja caja de zapatos con nuestros juguetes en el desván.

Por cierto 
:



el villano de entonces , Ulrike Meinhof.





El villano de hoy, un tal Pedro , alcalde de Ciempozuelos 900.000 euros en un banco legal de Andorra.


Se puede practicar el juego de las 7 diferencias.

zruspa

  • Visitante

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Bienvenidos una vez más al hilo del pueblo. Los italianos en las de siempre, ni sí­, ni no, ni todo lo contrario, pero mira qué enorme sonrisa tengo. Mientras tanto, el Carod Rovira de los Balcanes se las ve con todo un Breznev, que le tení­a contento. Los comunistas españoles, españoleando, qeu si dudas que si tal.


Gana la Democracia Cristiana pero avanzan los comunistas 

JULIO ALONSO 

Roma
EL PAíS - 22-06-1976

A las 3,30 de la madrugada de hoy, los cómputos provisionales de las elecciones italianas daban el triunfo a la Democracia Cristiana, seguida de cerca por el Partido Comunista. A lo largo de varias horas de altibajos y tensiones, democristianos y comunistas entablaron una durí­sima batalla por la supremací­a electoral. Por de pronto, la DC mantiene con ligeros cambios sus porcentajes en relación con las legislativas de 1972, mientras que la «subida» del PCI sólo puede ser calificada de espectacular cuando habí­an sido computados el 99 por 100 de los votos para el Senado y casi el 83 por 100 para la Cámara de Diputados. Según, el Ministerio italiano del Interior, el número de votantes fue, en estas elecciones legislativas ligeramente superior al 93 por 100.

Los resultados de las elecciones italianas, todaví­a provisionales, sólo pueden interpretarse de un modo: los italianos están con «el compromiso histórico». Los democristianos y comunistas mejoran sus posiciones, retroceden los republicanos, socialdemócratas y socialistas;
sufren grandes pérdidas los neofascistas del Movimiento Social y prácticamente desaparecen (con gran sorpresa de todos), los liberales. Se ha producido una polarización del electorado y esto supone que el Gobierno que deba formarse habrá de contar con los comunistas, a no ser que se vaya a un Gabinete de concentración nacional y a nuevas elecciones en poco tiempo.El senador Fanfani, presidente de la Democracia Cristiana y lí­der de su ala derecha, ha declarado que los italianos han renovado asu partido el primado democrático de la mayorí­a relativa y que el partido del escudo cruzado sigue siendo «la garantí­a. democrática de la polí­tica italiana». Nadie discute hoy en Roma esto.

A su vez, el secretario general del Partido Comunista, Enrico Berlinguer, ha dicho: «Se ha cerrado la época en la que se intentó gobernar sobre la base el prejuicio anticomunista». Giancarlo Pajetta, otro dirigente del PCI, habí­a precisado antes: «Nosotros jamás quisimos participar en el entierro de la Democracia Cristiana».


Enrico Berlinguer

¿Qué sucederá después de que se constituya la séptima legislatura? Es todaví­a prematuro aventurarlo;
siquiera sea porque aún se desconocen los resultados definitivos de estas elecciones. Se conocen, en cambio, sus primeras consecuencias: el rasgamiento de vestiduras. registrado en la directiva socialista, que ha conducido a la dimisión de su vicesecretario, Giovanni Mosca. Un comunicado de la secretarí­a general del PSI califica esta iniciativa (Mosca ha pedido igualmente la dimisión colectiva del grupo dirigente) como «un acto de responsabilidad después del grave jaque mate sufrido por el PSI a consecuencia de la equivocada elección de su secretariado nacional y de la mayorí­a de la dirección».

Estas elecciones se presagiaban violentas, sobre todo después de los asesinatos de Sezze Romano y de Génova. Y no ha sido así­. La afluencia de votantes a las urnas ha sido ligeramente inferior a las anteriores ocasiones. Este abstencionisino puede interpretarse como la mejor prueba de que no han funcionado los miedos que algunos partidos quisieron provocar.

La no violencia y la abstención isignifican a la postre estabilidad electoral, mayor í­a de edad polí­tica de un pueblo.

Por lo demás, estas elecciones no han hecho sino confirmar la inclinación polí­tica de los italianos hacia la izquierda. Del 19 por 100 Idgrado por el PCI en las elecciones del 18 de abril de 1948 al 33,5 por 100 obtenido en los comicios regionales del 15 de junio de 1975, este paí­s ha experimentado el cambio que supone que el electorado femenino no sea ya el ejército de reserva del conservadurismo y que los miedos religiosos no funcionen ya en amplios sectores de la población. El ¿ompromiso histórico hecho una realidad. El pueblo romano, tan dado a las «barzellet» (chistes), cuenta ahora la siguiente: En la última fiesta de L'Unita, periódico del Partido Comunista italiano, se anunció por un altavoz lo siguiente: «El compañero que haya perdido un rosario puede pa sar a recogerlo por secretarí­a».

* * *


Los comunistas italianos, dispuestos a acceder al Gobierno 

EL PAíS - 25-06-1976

Los comunistas italianos están dispuestos a «aceptar las responsabilidades.que se derivan de su peso polí­tico», resultado de las recientes elecciones. Esto es lo que se dice en un comunicado hecho público por la dirección del Partido Comunista italiano reunid a.anteayer y ayer en Roma para analizar las perspectivas polí­ticas que se abren tras los comicios electorales del domingo y el lunes pasados.Los comunistas italianos piensan que ahora le toca a la Democracia Cristiana sacar las conclusiones necesarias y «dar las indicaciones polí­ticas pertinentes».

Los socialistas por su parte, también reunidos en cónclave desde ayer, afirman que «no puede ser tomada en consideración otra solución que no sea un Gobierno abierto a la izquierda» y que, por tanto, asocie a los comunistas al menos en la mayorí­a gubernamental. El lí­der del Partido Socialista, De Martino, dijo también en el curso de la reunión que «está dispuesto a dimitir» cuando los militantes se lo pidan, dado el fracaso espectaculae de su organizáción en las elecciones.

* * *

Tito asistirá al "concilio rojo"
de Berlí­n-Este
 

EL PAíS - 26-06-1976

El mariscal Tito, de Yugoslavia, asistirá a la Conferencia Paneuropea de Partidos Comunistas, que se celebrará en Berlí­n Este los proximos dí­as 29 y 30. La noticia ha sorprendido casi igual que la posible participación, de Enrico Berlinguer, secretario general del Partido comunista italiano, y Santiago Carrillo, dirigente máximo del español.La presencia de personalidades tan diferentes (a las que podrí­a añadirsele la del staliniano Alvaro Cunhal o la del «aperturista» Georges Marchais) demuestra a las claras que el «Concilio rojo» se moverá esencialmente en el terreno de los principios -casi todos ellos contenidos en el documento base, aprobado por representantes autorizados hace dos dí­as- y no en el de las realidades.


Tito

Al Congreso asistirán veintiocho de partidos comunistas europeos y en él se aprobará el manifiesto o carta del comunismo europeo que desde enero de 1974, vení­a solicitando el PCI para garantizar una mayor colaboración y seguridad en Europa. Este documento será más un mensaje ecuménico de cooperación entre toda la izquierda europea, comunista que, un pacto de sangre entre los partidos, ya que los verdaderos problemas entre el comunismo occidental y oriental quedarán por discutir.

* * *

El "concilio rojo"
desembocará en simple manifiesto

El presidente yugoslavo Josip Broz «Tito», accedió a estar presente en la cumbre de los partidos comunistas europeos, de inminente apertura en Berlí­n oriental. Otro de los resistentes a esta cumbre, el secretario general del PCI, Enrico, Berlinguer también acudirá al llamado concilio rojo, que tras meses de dificultades explicadas por nuestro corresponsal en Roma, José Luis Gotor, se reunirá los próximos dí­as 29 y 30.
José Luis Gotor 

ROMA
EL PAíS 

Internacional - 26-06-1976

Veintiocho secretarios de partidos comunistas europeos aprobarán en Berlí­n Oriental el manifiesto o carta del comunismo europeo que desde enero de 1947 vení­a solicitando el Partido Comunista Italiano para garantizar una mayor colaboración y seguridad en Europa. Berlinguer y Pajetta asistirán por Italia a la cumbre que estará abierta a la prensa.A la redacción de este documento final se ha llegado tras grandes fatigas. Desde la primera redacción que se hizo en Varsovia en noviembre de 1974 las modifica ciones han sido notables, hasta el punto de que los franceses lo juzgan agua de rosas. Los italianos, que sólo hace pocas semanas se oponí­an a convocar el concilio de Berlin oriental en julio próximo, han hecho presiones para que los franceses aceptaran el documento final. Al parecer se ha impuesto la lí­nea del Kremlin que quiere cerrar cuanto antes el debate, incluso re nunciando a una cadificación de directrices unitarias de los partidos comunistas europeos.

Para lograrlo Breznev habrí­a renunciado en la redacción del documento final al principio de votarlo por mayorí­a, y 59 ha impuesto el principio del consenso: cada formulación tení­a que ser aprobada por cada participante. El lí­der soviético habí­a dicho en el último. congreso que las divisiones del movimiento obrero eran invenciones de la propaganda burguesa, sólo discusiones fraternales sobre puntos diversos.

Aunque preocupado porque la moderación no dé sensación de debilidad, Moscú ha renunciado en el documento a expresiones, como «el papel guí­a de Moscu», «acciones comunes, estrategia común». Cuando a primeros de junio el Politburó decidió salvar la conferencia de Berlin adoptó sin duda alguna la teorí­a del «doble carácter disciplina en el bloque de la Europa oriental y elasticí­dad en occidente».

En el documento se tolerarí­an los vicios a los partidos que no han conquistado el poder como el respeto del cuadro constitucional existente, concesiones a la iniciativa privada, orgullos regionales y nacionales. Los paí­ses de la Europa oriental, sin, embargo, que bajo la guí­a de la URSS habrí­an superado esa infancia han construido ya la sociedad socialista. Según Moscú, sólo la propaganda burguesa, denigra esa realidad proponiendo para, los paí­ses socialistas una demecracia basada en el pluralismo polí­tico.

Los italianos querí­an ante todo salvar la imagen presentada al electorado italiano de ser autónomos de Moscú. Según el francés Jean Kanapa, el documento es muy limitado en sus objetivos, como querí­an los yugoslavos. Al parecer los que más se han movido para que el, concilio de Berlin únicamente se abra y se cierre, es decir no tenga ni antecedentes ni consecuencias, han sido los yugoslavos.

Los italianos no ponen en discusión el paraguas de la OTAN y se sienten protegidos, pero los yugoslavos, sobre todo después de Tito, están preocupados por salvar su soberaní­a nacional. El secretario de la Liga de los Coinunistas Stane Dolane, que visitó recientemente a Berlinguer, cree que ha terminado el monolitismo stalinista y que «cada partido tiene el derecho de definir la propia lí­nea polí­tica, según las exigencias de su clase obrera y de su paí­s».

El documento, que se discutirá en Berlí­n, será, pues, más un mensaje ecuménico de cooperación entre toda la izquierda europea comunista que un pacto de sangre entre los partidos. Los verdaderos problemas entre el comunismo occidental y el oriental quedarán por discutir y la flexibilidad de la URSS del principio «diversidad en la unidad», está dictada más bien por la necesidad de no querer romper un enlace con la clase obrera occidental. Los eurocomunistas (franceses, españoles, italianos, algunos partidos menores como el inglés) y los autonomistas de la Europa oriental (yugoslavos y rumanos) hablarán por fuerza en una lengua diversa que los húngaros, polacos y checoslovacos, cuyos ví­nculos con a URSS son más estrechos y serviles. Aunque Moscú haya aceptado el policentrismo, la realidad es lo que Pravda decí­a recientemente: «La verdadera libertad está en el socialismo y el socialismo es el ya realizado».

Cabe preguntarse: ¿Se tratará en Berlí­n de la estrategia común con las demás fuerzas de la izquierda europea socialistas y social democráticas? ¿Existe en una táctica futura alguna analogí­a entre el caso español y lo que puede ocurrir en Yugoslavia? A estos interrogantes se podrí­a responder, prestando atención a la declaración de prin cipios,que cada partido haga por su cuenta al ilustrar un documento final, que es un manifiesto más que un programa, que se enlaza con la conferencia paneuropea;
de Hesinki del año pasado con un valor de distensión y propagandares pecto a las demás fuerzas socialistas.

* * *

Huelga y desórdenes en Polonia 

AGENCIAS, 

Varsovia
EL PAíS 

Internacional - 27-06-1976

Piotr Jaroszewicsz, presidente del Consejo de Ministros de Polonia, anunció en la noche del viernes por televisión que el Gobierno decidió suspender el aumento de los precios de los productos básicos que se habí­a aprobado el pasado dí­a 24.El presidente del Consejo dijo que la medida habí­a sido presentada ese mismo dí­a al Presidium del Partido Obrero Unificado de Polonia (comunista) que lo aprobó de inmediato.

El hecho es que durante toda la jornada del viernes, desde que se tuvo conocimiento de que el próximo dí­a 28 iban a entrar en vigor las medidas de aumento de precios, varios desórdenes y huelgas se desencadenaron en varios puntos laborales del paí­s, lo que en un principio hizo pensar que se podí­a llegar a la misma situación de desórdenes de 1970, que acabó con el trágico balance de al menos dos centenares de muertos, y la destitución de Wladislaw Gomulka de la jefatura del Partido, y su sustitución por el tecnócrata Edward Gierek.

Desde 1970, al entrar en el poder el nuevo equipo, los salarios experimentaron subidas mientras los precios se estabilizaban a base de subvenciones estatales. En el transcurso del VII Congreso del Partido Comunista Polaco, el año pasado, Gierek declaró que las subvenciones estatales iban a ser retiradas «tras consultar con la clase obrera», lo que implicaba un aumento en el precio de los productos básicos.

A pesar de la campaña psicológica que desde entonces ha venido haciendo la prensa oficial de cara a las subidas, los desórdenes del pasado viernes y el retroceso del Gobierno indican que la clase trabajadora polaca no ha conseguido aún identificarse con la polí­tica pragmática de Gomulka.

Los desórdenes empezaron en la noche del jueves en la factorí­a de Ursus, situada a unos 10 kilómetros de Varsovia, donde los obreros (unos 15,000) iniciaron primero una huelga de brazos caí­dos, y más tarde pasaron a la acción cortando la ví­a férrea con troncos de árboles. En otras localidades los obreros cortaron el tráfico manifestándose en el centro de las carreteras, y se tienen noticias de que la factorí­a de automóviles Zeran cerca de Varsovia paró en determinados momentos del viernes, y lo mismo hicieron los obreros de los astilleros navales de Gdansk.

En todo momento, las fuerzas de seguridad estuvieron expectantes, pero no llegaron a intervenir. Aquí­ en Varsovia se tiene la impresión de que el Gobierno vio con claridad desde el primer momento la situación y no consideró oportuno actuar con dureza por miedo a que se produjesen los disturbios sangrientos de 1970.

Entretanto un dato revelador es el papel de ví­ctima que tiene Piotr Jaroszewicsz, primer ministro, mientras que por el momento queda al margen el primer secretario del Partido, Edward Gierek, pasando las posibles responsabilidades al Gobierno y no al Partido.

Sin embargo, la medida de suspensión del aumento de los precios a través de una continuación de los subsidios estatales, no parece que pueda mantenerse por mucho tiempo puesto que el déficit económico polaco asciende a vanos cientos de millones de dólares. La pregunta hoy en Polonia es: ¿se actuará con dureza cuando se implante la subida necesaria? Un interrogante que se establece en base a que tras cinco años, la población no ve las pruebas de la «segunda Polonia» que prometió Gierek cuando ascendió al poder.

* * *

Carrillo, al "concilio rojo" 


Santiago Carrillo, secretario general del Partido Comunista Español, asistirá a la Conferencia Paneuropea de partidos comunistas europeos, según informaron ayer a EL PAíS medios próximos a la dirección del PCE en Paris.La Conferencia, conocida también como el «concilio rojo», se celebrará en Berlí­n Este los próximos dí­as 29 y 30. La casi totalidad de los máximos dirigentes del comunismo europeo acudirán a la reunión, sin que se esperen notables resultados prácticos.

Todo parece indicar que el resultado de la cita de los comunistas quedará en un documento, que se moverá a nivel de formulaciones teóricas, pero sin entrar en los grandes temas del eurocomunismo y la planificación de una estrategia común para el acceso democrático al poder en los paí­ses de Europa occidental

* * *

Hoy comienza la Conferencia de los comunistas europeos 

RAMON VILARO ENVIADO ESPECIAL, 

Berlí­n
EL PAíS 

Internacional - 29-06-1976

El eurocomunismo, denominación que se da a la lí­nea polí­tica de varios partidos comunistas de Europa occidental que, por convicción o por táctica, pretenden marcar una lí­nea de actuación al margen de la ortodoxia moscovita, recibirá su aprobación internacional en el comunicado final de la conferencia de los 28 partidos comunistas de Europa, que comenzará hoy en Berlí­n.Un comunicado final de treinta y seis páginas contendrá en su texto el reconocimiento solemne a la independencia de cada partido comunista europeo, en su ví­a hacia una sociedad socialista. En definitiva, la querella entre el Partido Comunista de la Unión Soviética y sus aliados del Este (con excepción de Yugoslavia y, en menor medida, Rumania) y el Partido Comunista italiano y español, quedará saldada en Berlí­n-Este con un texto que no será vinculante para los firmantes del mismo.

Los partidos comunistas europeos deliberarán en Berlí­n-Este sobre la aplicación del acta final de la Conferencia Europea de Cooperación y Seguridad (CSCE), aprobada el 30 de julio de 1975 en Helsinki por 35 paí­ses del Este y del Oeste -entre los que figura España- y su segunda etapa que deberí­a celebrarse en Belgrado, en el verano de 1977.

Se felicitarán de la reunificación del Vietnam, de la victoria del MPLA en Angola, preconizarán el «triunfo de la democracia socialista» en Italia, Francia y Portugal, sin que se excluya a la situación del PC en España. Condenarán el neofascismo, neocolonialismo y el racismo y mostrarán su inquietud por algunos de los conflictos internacionales más candentes (como el del Medio Oriente y de Africa austral).

El comunicado final eludirá términos como el de la imposición de la "dictadura del proletariado"
al que han renunciado los PC protagonistas del eurocomunismo como Italia, España y, últimamente, Francia, y tampoco citará a la República Popular China para no comprometer la convocatoria de una nueva conferencia mundial de partidos comunistas y obreros, a imagen de la celebrada en Moscú en 1969.

La presencia de los principales lí­deres de los partidos comunistas europeos, encabezada por el propio Breznev, secretario general del. PCUS;
de Berlinguer (lí­der indiscutible de la lí­nea eurocomunista, confirmada por el 34 por 100 de los electores italianos) y Carrillo y Marchais, secretarios generales respectivos de los PC de España y Francia, constituirá un acontecimiento polí­tico de primer plano para el conjunto europeo.

Sin embargo, en opinión de los observadores, la figura del congreso de partidos comunistas europeos será el mariscal Tito. Los comunistas yugoslavos, desde 1945, han marcado una lí­nea de independencia respecto a las directrices de Moscú.

Las diferencias entre Moscú y Belgrado -cuyo último exponente es el juicio en la capital yugoslava, de Vlado Dapcovic, lí­der de los kominformistas o comunistas yugoslavos favorables a Moscú- han sido siempre notorias. Se especula cada vez más en que la URSS aprovechará en su dí­a la desaparición fí­sica de Tito para dividir a los comunistas yugoslavos.
« Última modificación: Octubre 20, 2006, 09:01:31 pm por alvaro »

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Tito y Breznev se entrevistan en Berlí­n 

Berlí­n oriental
EL PAíS 

Internacional - 29-06-1976

Hoy se inaugura, en la sala de fiestas del Stadt Berlí­n, un importante hotel de la Alemania oriental, la conferencia de Partidos Comunistas europeos, a la que asisten 28 delegaciones que firmarán el próximo dí­a 30 un documento en el que muchas ilusiones soviéticas se desvanecen y aumentan por ello las de los eurocomunistas y autonomistas yugoslavos y rumanos. La URSS tan solo puede contar un triunfo relativo en tanto la conferencia pudiera ser un primer paso para la formación de una conferencia mundial de PC en el futuro.

La agencia de noticias de la República Democrática Alemana ADN calificó ayer de «cordial y amistosa» la entrevista que sostuvieron el secretario general del Comité Central del PCUS, Leónidas Breznev, y el presidente Tito de Yugoslavia.La entrevista giró en torno a cuestiones propias de la Conferencia de Partidos Comunistas europeos que se inicia hoy, sobre temas relacionados con la polí­tica de distensión y trataron igualmente problemas vinculados a las relaciones bilaterales soviético-yugoslavás.

El mariscal Tito es sin duda la estrella de la presente cumbre paneuropea de PC y, nada más llegar a Berlí­n oriental, el presidente vitalicio de Yugoslavia ha iniciado sus trabajos diplomáticos.

Poco después de entrevistarse con Breznev, Tito sostuvo otra entrevista con Erich Honecker, secretario general del Partido Socialista Unificado Alemán (PSUC-comunista).

Entretanto, los diferentes secretarios de los partidos comunistas que asisten a la cumbre llegaron ayer al aeropuerto de Berlí­n oriental, siendo recibidos por Honecker en calidad de primer personaje del Partido alemán oriental.

Ayer, llegó la delegación del PC español, encabezada por su secretario general, Santiago Carrillo. Konrad Naumann, miembro del Comité Central del PSUA y Werner Walde, miembro suplente de su Politburó, dieron la bienvenida a la delegación española. Erick Honecker, que saludó muy afectuosamente a Enrico Berlinguer a su llegada al Berlí­n oriental, no estuvo presente en el recibimiento de la delegación española en el aeropuerto de Schoenefeld.

Respecto a Marchais, a la hora de cerrar esta edición no se tiene información de su llegada a Berlí­n, y las fuentes consultadas por EL PAIS afirmaron a primeras horas, de ayer que cabí­a la posibilidad de que el secretario general del, PCF no asistiese a la conferencia. Las fuentes consultadas basaban su suposición en el hecho de que L'Humanité, órgano informativo del PC de Francia, no dedicaba ni una leve mención en su edición del sábado pasado a esta cumbre comunista que se inaugura hoy.

Sin embargo, el PCF ha sido el partido que con mayor recelo guardó lo referente a esta conferencia y no sorprenderí­a que Georges Marchais estuviese presente en el ultimí­simo momento.

Los primeros comentarios


Horas antes de inaugurarse la conferencia, los primeros comentarios sobre el documento que se firmará, así­ como las reacciones que ha suscitado la concentración comunista europea, se han hecho públicas.

En Belgrado, Aleksandre Grlickov, secretario del Comité Central de la Liga de los Comunistas y jefe de la delegación yugoslava que participó en la redacción del documento que se firmará en Berlí­n, dijo por televisión que el término «internacionalismo proletario» ha sido sustituido por un concepto más flexible como es el de «solidaridad socialista».

Grlickov respondió a más de cien preguntas de los telespectadores nacionales y confirmó que el documento que firmarán las 28 delegaciones presentes en Berlí­n oricital contienen las temáticas en que se está de acuerdo, pero no las opiniones de cada delegación presente.

Por su parte, Giancarlo Pajetta, encargado de las relaciones exteriores del PCI, insistió ayer que «los Partidos Comunistas que se reunirán en Berlí­n para un intercambio de opiniones y experiencias y la discusión de un documento con objetivos delimitados, no piensan crear ningún organismo permamente (...). Los tiempos del Kominter y el Kominform han pasado».

En Moscú, Pravda, órgano informativo del PCUS, anuncia la composición de la delegación soviética (Breznev, Ponomariov -encargado de las relaciones con PC occidentales-, Katuchev -encargado de las relaciones con los PC en el poder-, Zamiatin -portavoz- y los consejeros personales de Breznev, Rosakov, Alexandrov y Blatov.

Pravda acompaña la información sobre la delegación con un artí­culo prudente sobre la conferencia comunista y evita cualquier insistencia sobre los términos ideológicos que estarán ausentes de la reunión berfinesa. Tan sólo una nota discordante, al incluir en el artí­culo una cita de Lenin de 1917: «Solamente el proletariado revolucionario de Rusia y de toda Europa que es fiel al internacionalismo es capaz de apartar a la Humanidad de los horrores de la guerra imperialista.»

Finalmente, en Pekí­n el silencio es total sobre la celebración de la conferencia comunista europea y ni siquiera la prensa china ha conientado la toma de postura de los PC tenidos, como independientes respecto a Moscú.

* * *

Dudas sobre la composición de la delegación española
EL PAíS 

Internacional - 29-06-1976

Dado que el número 2 del Partido Comunista Español, Santiago Alvarez, se encuentra en la cárcel de Carabanchel, y algunos otros miembros de la Ejecutiva están en España, no se conoce por ahora el nombre de las personas que, formando parte de la delegación española, acompañan a Santiago Carrillo.Parece poco probable que Gregorio López Raimundo, secretario general del PSUC (Partido Socialista Unificado de Cataluña), (Partido Comunista catalán), o Ramón Ormazábal, dirigente máximo del Partido Comunista de Euzkadi, asistan a la reunión de Berlí­n-Este. En cambio, es mucho, más probable que con Carrillo asista a las sesiones otro "militante histórico"
del Partido Comunista, Ignacio Gallego. Se habla también de que un importante dirigente obrero del interior se traslade a Berlí­n para integrarse en la delegación española. Esta eventualidad parece, sin embargo, a estas alturas, un tanto improbable dado que su presencia serí­a interpretada como signo inequí­voco de su militancia partidaria.
« Última modificación: Octubre 20, 2006, 08:50:45 pm por alvaro »

Ariete

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 7097
  • Moderno y señorial
Re: EXCLUSIVA: Todos los resultados de las elecciones italianas de 1976
« Respuesta #13 en: Octubre 22, 2006, 05:26:53 am »
Parece mentira la cantidad de comunistas que habí­a en Italia por entonces, uno de cada tres votantes nada menos. Salí­as a comprar el pan y ¡Zas!, un comunista delante, y otro y otro. Comunistas por todas partes, que paranoia. Eso sí­, no habrí­a nunca problemas con ellos porque le hayas mirao mal, que "la violencia siempre es reaccionaria", no lo olvidemos. Si algún fin de semana tengo la mala suerte de toparme con un borracho malencarado y broncas, le espetaré a la cara que es "un elemento de izquierda que ha perdido el contacto con las masas y que actúa en una especie de soledad delirante". A ver que me responde, probablemente me dará una ración de propaganda burguesa.

Bambi

  • Hí­gado láser
  • Residente
  • *
  • Mensajes: 8870
Re: EXCLUSIVA: Todos los resultados de las elecciones italianas de 1976
« Respuesta #14 en: Octubre 22, 2006, 02:28:15 pm »
XDD Creo que se comentó en este foro que los italianos siempre bailaron entre el comunismo y la socialdemocracia para conseguirlo todo tanto de Moscú como de Washington. Al contrario que el lema del disco de los Redskins, Neither Washington nor Moscú, esto serí­a: With Washington and Moscú. Por otra parte, democráticamente creo ningún partido comunista ha llegado tan lejos como el italiano ¿me equivoco?