Autor Tema: La RAE, ese nido de rojos  (Leído 1856 veces)

Cerillita

  • Visitante
La RAE, ese nido de rojos
« en: Marzo 19, 2006, 06:59:41 p. m. »
Esta semana, santa costumbre un domingo como Dios manda, fuime presto a invocar la siesta tras el copazo orujo y el café leyéndome el artí­culo del camarada Pérez-Reverte. Esperaba su soflama dirigida a un colectivo bienpensante de los que hoy tan de moda están;cómo no, el feminista. Previsiblemente, lo puso a caer de un burro por las consabidas estupideces de desdoblar el género gramatical hasta el hartazgo, pero me llamó la atención un detalle. Cito:

Citar
La RAE, concertada con otras veintiuna academias hermanas, es una institución independiente, nobilí­sima y respetada en todo el mundo: gestiona y mantiene viva, eficaz y común una lengua extraordinaria, culta, hablada por cuatrocientos millones de personas. Esa tarea dura ya casi trescientos años, y nunca estuvo sometida a la estrategia polí­tica del capullo de turno;
ni siquiera durante el franquismo, cuando los académicos se negaron a privar de sus sillones a los compañeros republicanos en el exilio.

Es comprensible que Pérez, como parte de su largo pago a plazos por el favor recibido de poder apoltronarse junto a Cebrián y Anson, tenga la pluma rebosante de jabón Nenuco. Pero desconocí­a el dato de que los académicos, en lo más crudo del franquismo de posguerra, se negaran a ceder 
asientos, de modo que agradecerí­a un contraste por parte de algún forero puesto.

También me llamó la atención por haber acabado justo hoy una especie de autobiografí­a del insigne ortotipógrafo y lexicógrafo José Martí­nez de Sousa (autor del libro de estilo de Vocento y tropocientas obras de referencia más) en la que vení­a a decir de la RAE, a propósito de su rechazo al cargo académico, esto:

Citar
(...) Desde hace tiempo se ha planteado en la prensa la discusión acerca de quién es académico y por qué. No parece que se haya dado con una respuesta convincente por su solidez, ya que la condición de académico no se ha otorgado hasta el presente por razones coherentes y defendibles (más allá del reconocimiento de la realidad), sino acaso por razones que solo se explican por el hecho consumado. (...) Realmente, si analizamos a los componentes de la docta casa, desde sus inicios, nos encontramos con personajes cuya presencia solo puede justificarse por razones ajenas a lo que en principio allí­ debiera llevarlos, si es que existe un elemento más o menos común que justifique su presencia entre las pareres del casón de la calle Felipe IV, 4, en Madrid. (...) se puede establecer que los académicos pueden dividirse en estas clases:

-- aristocratas;
-- eclesiásticos;
-- militares;
-- filólogos;
-- gramáticos;
-- literatos;
-- especialistas y cientí­ficos.

(...) Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate, al que no se le conocen escritos destacados, fue elegido académico solamente por su condición de duque consorte de Alba. En el mismo sentido, Vicente Enrique y Tarancón, por poner otro ejemplo, entró en la institución por su condición de cardenal 
de la Iglesia católica que por cualquier otra circunstancia (aunque aparte de eso pueda ser una persona muy culta). En la academia actual hay un miembro, Antonio Mingote, definido en el DRAE de 1992 como "dibujante y escritor". Es ciertamente muy conocido, pero como dibujante, muy poco como escritor. (...) aunque Mingote no es, que se sepa, aristócrata, eclesiástico, militar o literato notable, nadie ha definido nunca el perfil exacto e indubitable de un académico. (...) nadie sabe con certeza cuáles son esas cualidades y, en segundo lugar, porque la academia actúa por razones que no es fácil adivinar*.

*Una muestra de ello se tiene en el hecho de que en 1941 una orden ministerial estableció que quedasen vacantes los sillones M (Salvador de Madariaga) y h (Tomás Navarro Tomás). La academia nunca lo consideró así­ en su reglamentación interna, de forma que Madariaga ingresó en 1976, mientras que Navarro Tomás era académico desde 1933. Por el contrario, la Academia de la primera posguerra tuvo un papel lamentable: sustituyó el prólogo de la edición de 1936 del DRAE por otro de 1939 en el que se justificaba el golpe de Estado de 1936.

En fin, que de lo que dice Arturo --que la RAE nunca se sometió a Franky-- a lo que dice este buen señor (que tiene setenta años de profesión a sus espaldas), hay sensible diferencia.

Saludos.

Dan

  • Visitante
Re: La RAE, ese nido de rojos
« Respuesta #1 en: Marzo 19, 2006, 10:37:04 p. m. »
Supongo que no ayuda el que Pérez-Reverte no haya dado más datos concretos. Pero veo complicado que no sepa de qué habla, la verdad.

Dan

  • Administrador
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 94989
Re: La RAE, ese nido de rojos
« Respuesta #2 en: Marzo 07, 2012, 11:48:51 a. m. »
Ahora que os leo en el de josdeperra, ¿qué os parece el follón -enésimo y repetido- que se está liando con las declaraciones de la RAE? Totalmente justificadas, creo yo. Lo del lenguaje polí­ticamente correcto era una memez de alto standing en tiempos de ultrabonanza, porque los ricos -no, perdón, las ricas, puede que les riques- con cualquier gilipollez se pueden y deben entretener. Pero tal y como está la cosa, perder el tiempo en esto es la pera.

Dan

  • Administrador
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 94989
Re: La RAE, ese nido de rojos
« Respuesta #3 en: Marzo 07, 2012, 11:49:58 a. m. »
Pero qué mierda hace este hilo aquí­.

Don Pésimo

  • Si queréis luz madrugad, hijos de puta.
  • El Alarido de la Vesí­cula
  • Areopagita de pro
  • *
  • Mensajes: 19525
  • una brizna de alba peluda
    • Me cago en el Sistema Solar
Re: La RAE, ese nido de rojos
« Respuesta #4 en: Marzo 07, 2012, 02:26:49 p. m. »
Las palabras de la RAE han sido bastante sensatas, pero como en Esteputopaí­s el raciocinio se sustituye por Packs predigeridos ya estamos con la caverna apoyando y el rojerí­o ofendido.
Me cago en el Sistema Solar

Dan

  • Administrador
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 94989
Re: La RAE, ese nido de rojos
« Respuesta #5 en: Marzo 07, 2012, 03:56:58 p. m. »
No, que yo soy del rojerí­o, y apoyando. Me jode estar de acuerdo con Wert, pero es lo que hay.