Autor Tema: La guerra que viene: IRÁN  (Leído 42712 veces)

myeu

  • Visitante
La guerra que viene: IRÁN
« en: Diciembre 26, 2006, 12:16:38 p. m. »
Quizá se está gestando la Tercera Guerra y el mundo no se da cuenta






LONDRES.- ¿Estamos viviendo los orí­genes de la próxima guerra mundial? Por cierto, es fácil imaginar cómo un futuro historiador abordarí­a los recientes acontecimientos en Medio Oriente: "A medida que transcurrí­an los primeros años del nuevo siglo, aumentaba la inestabilidad en la región del Golfo Pérsico. A comienzos de 2006, casi todos los ingredientes combustibles para un conflicto -de dimensiones más grandes que las guerras de 1991 o 2003- estaban en el lugar indicado.

"La primera causa fundamental de la guerra fue el aumento de la relativa importancia de la región como fuente de petróleo. Por un lado, el resto de las reservas petrolí­feras mundiales se agotaba rápidamente. Por el otro, el vertiginoso crecimiento de las economí­as asiáticas habí­a provocado un enorme aumento en la demanda global de energí­a. Cuesta creerlo hoy, pero durante gran parte de los años 90 el precio del petróleo osciló en un promedio de menos de 20 dólares el barril.

"Una segunda precondición de la guerra fue demográfica. Aunque el í­ndice de fertilidad de Europa occidental habí­a caí­do por debajo del natural í­ndice de sustitución en los años 70, la disminución en el mundo islámico habí­a sido mucho más lenta. Hacia fines de los años 90, el í­ndice de fertilidad en los ocho paí­ses musulmanes situados al sur y al este de la Unión Europea era dos veces y media más alto que la cifra europea.

"Esta tendencia fue particularmente pronunciada en Irán, donde el conservadurismo social de la revolución de 1979 -que habí­a bajado la edad legal para contraer matrimonio y habí­a prohibido los anticonceptivos- se combinó con la elevada mortalidad de la guerra entre Irán e Irak y el posterior boom de nacimientos para producir, durante la primera década del nuevo siglo, una abundancia extraordinaria de jóvenes. En 1995, más del 20 por ciento de la población de Irán tení­a 14 años o menos. Esa era la generación que estaba a dispuesta a combatir en 2007.

"Esto no sólo dio a las sociedades islámicas una renovada energí­a que contrastaba notablemente con el indolente envejecimiento de Europa. También significó un profundo cambio en el equilibrio de la población mundial. En 1950, Gran Bretaña triplicaba a Irán en número de habitantes. En 1995, la población de Irán superó en número a la de Gran Bretaña. Aunque los occidentales trataron denodadamente de captar lo que ese cambio implicaba, inconscientemente aún pensaban que el Medio Oriente era una región a la que podí­an dominar.

"La tercera -y tal vez más importante- precondición para la guerra fue cultural. Desde 1979, gran parte del mundo musulmán habí­a sido desbordado por una ola de fervor religioso, precisamente lo contrario del proceso de secularización que vaciaba las iglesias de Europa. Aunque pocos paí­ses imitaron a Irán en su teocracia a ultranza, hubo una transformación polí­tica en todas partes. Desde Marruecos hasta Paquistán, las dinastí­as feudales o los jefes militares que habí­an predominado en la polí­tica islámica desde los años 50 fueron presionados intensamente por los extremistas religiosos.

"El cóctel ideológico que generó el islamismo fue tan potente como cualquiera de las ideologí­as extremistas que Occidente habí­a producido en el siglo anterior, el comunismo y el fascismo. El islamismo era antioccidental, anticapitalista y antisemita. Un momento fundamental que gravitó en la evolución de los hechos fue, en diciembre de 2005, cuando el presidente iraní­, Mahmoud Ahmadinejad, lanzó una crí­tica verbal a Israel y calificó el Holocausto de "mito". Previamente habí­a declarado que el Estado de Israel era una "mancha ignominiosa" que debí­a ser "borrada del mapa".

"Antes de 2007, los islamistas no habí­an considerado otra alternativa salvo combatir a sus enemigos por medio del terrorismo. Desde Gaza hasta Manhattan, el héroe de 2001 fue el terrorista suicida. Sin embargo, Ahmadinejad, un veterano de la guerra entre Irán e Irak, codiciaba un arma más poderosa que los explosivos sujetados bajo la ropa. Su determinación de acelerar el programa de armas nucleares de su paí­s tení­a como objetivo dar a Irán el tipo de poder que Corea del Norte ya forjaba en el este asiático. Un poder que le permitiera desafiar a Estados Unidos. Un poder para debilitar al más estrecho aliado regional de Estados Unidos.

"En circunstancias distintas, no habrí­a sido difí­cil neutralizar las ambiciones de Ahmadinejad. Los propios israelí­es habí­an demostrado, en 1981, que tení­an la capacidad para lanzar ataques preventivos contra instalaciones nucleares iraquí­es. Durante todo 2006, analistas neoconservadores instaron al presidente George W. Bush a lanzar ataques similares contra Irán. Sostení­an que Estados Unidos estaba en una perfecta posición para lanzarlos y tení­an los datos de inteligencia que demostraban que Irán habí­a violado el Tratado de No Proliferación Nuclear.

"Pero la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, le recomendó a Bush que optara, en cambio, por la ví­a diplomática. No sólo la opinión pública europea, sino también la norteamericana se oponí­a enfáticamente a un ataque contra Irán. La invasión a Irak, en 2003, habí­a caí­do en desprestigio por la imposibilidad de encontrar las armas de destrucción masiva que Saddam Hussein supuestamente poseí­a, y por el fracaso de la coalición encabezada por Estados Unidos en aplastar una insurgencia sangrienta. Los norteamericanos no querí­an aumentar sus intervenciones militares en el extranjero; querí­an reducirlas. Los europeos no querí­an escuchar que Irán estaba por fabricar sus propias armas de destrucción masiva. Incluso si Ahmadinejad hubiese permitido que la CNN transmitiera en vivo y en directo un ensayo nuclear, los liberales habrí­an dicho que se trataba de un ardid de la CIA.

"De manera que la historia se repitió. Como en los años 30, un demagogo antisemita violó las obligaciones y pactos firmados por su paí­s y se armó para la guerra. Si bien inicialmente trató de apaciguar a Irán por la ví­a de la disuasión, ofreciéndole incentivos económicos para que desistiera de su propósito, Occidente apeló a organismos internacionales. Sin embargo, debido al veto de China, sólo hubo resoluciones vací­as de contenido y sanciones ineficaces.

"Sólo un hombre podrí­a haber endurecido la posición de Bush. Ese hombre era Ariel Sharon. Sin embargo, el premier israelí­ habí­a sufrido un derrame cerebral justo cuando estalló la crisis iraní­. Ante la ausencia de un lí­der en Israel, Ahmadinejad tení­a las manos libres.

"También como en los años 30, Occidente cayó nuevamente en expresiones de deseos. Quizá, decí­an algunos, Ahmadinejad sólo estaba haciendo ostentación de fuerza debido a que su propia posición, en el plano interno, era muy débil. Tal vez sus adversarios polí­ticos en el clero iraní­ estaban a punto de deshacerse de él. En ese caso, lo último que Occidente debí­a hacer era adoptar una lí­nea dura: eso sólo reforzarí­a la posición de Ahmadinejad, ya que enardecerí­a el sentimiento popular iraní­. De manera que, en Washington y en Londres, la gente cruzaba los dedos, a la espera de una providencial gestación de un cambio de régimen en Teherán.

"Esto dio a Ahmadinejad todo el tiempo que necesitaba para producir uranio enriquecido apto para la fabricación de armamentos. El sueño de la no proliferación nuclear, ya quebrantado a medias por Israel, Paquistán y la India, quedó hecho trizas definitivamente. Ahora Teherán tení­a un misil nuclear que apuntaba a Tel Aviv. Y el nuevo gobierno israelí­ de Benjamí­n Netanyahu tení­a un misil que apuntaba a Teherán.

"Los optimistas entonces expresaban que la historia de la crisis de los misiles cubanos se repetirí­a en Tierra Santa. Ambas partes amenazarí­an con ir a la guerra, y luego las dos darí­an un paso atrás. Esa fue la esperanza de Condoleezza Rice -en realidad, su plegaria- mientras viajaba por Medio Oriente para tratar de resolver la crisis por la ví­a diplomática.

"Pero no iba a ser así­. La devastadora conflagración termonuclear de agosto de 2007 representó no sólo el fracaso de la diplomacia. Significó el fin de la era del petróleo. Algunos, incluso, dijeron que significó el ocaso de Occidente. Fue una manera de interpretar la posterior propagación de la guerra cuando la población chiita de Irak se apoderaba de las bases norteamericanas que quedaban en su paí­s y los chinos amenazaban con intervenir en favor de Teherán.

"Sin embargo, el historiador seguramente se preguntará si, en realidad, la verdadera significación de la guerra 2007-2011 no fue reivindicar el primordial principio de los ataques preventivos introducidos por el gobierno de Bush. Ya que si tan sólo se hubiese hecho valer ese principio en 2006, las aspiraciones nucleares de Irán podrí­an haber sido coartadas a un costo mí­nimo. Y por lo tanto -aunque es difí­cil imaginar eso ahora- la Gran Guerra en el Golfo tal vez jamás habrí­a estallado."
« Última modificación: Julio 19, 2019, 10:09:34 p. m. por Dan »

grsd

  • Interino
  • **
  • Mensajes: 4465
Re: La guerra que viene
« Respuesta #1 en: Diciembre 26, 2006, 12:19:17 p. m. »
Tenemos más miedos ahora que hace 500 años, cuando la Inquisición impartí­a justicia, en lugar de Garzón, y se creí­a en las brujas, demonios, el fin del mundo, el kraken y las sangrí­as.

Don Pésimo

  • Si queréis luz madrugad, hijos de puta.
  • El Alarido de la Vesí­cula
  • Areopagita de pro
  • *
  • Mensajes: 19308
  • una brizna de alba peluda
    • Me cago en el Sistema Solar
Re: La guerra que viene
« Respuesta #2 en: Diciembre 26, 2006, 12:25:39 p. m. »
El señor Ferguson, conocido por su imparcialidad, nos abre los ojos con analogí­as de la señorita pepis.
Me cago en el Sistema Solar

Imparable

  • Visitante
Re: La guerra que viene
« Respuesta #3 en: Diciembre 26, 2006, 01:07:55 p. m. »
Hombre, yo sí­ que creo en que a medio plazo tendremos, si Occidente no lo evita antes, una guerra europeo-árabe, con las alianzas correspondientes. Pero no creo que se vaya a dar tan pronto, y creo que el petróleo será la clave. O más que el oro negro, su ausencia. Ahora mismo el mundo islámico está "tranquilo" porque las economí­as mundial depende de la materia prima que ellos poseen. Medio mundo les está manteniendo, mientras ellos apenas necesitan desarrollo. Cuando se les corte el grifo del dinero occidental, veremos un mundo islámico mucho más radical, que no dudará en enfrentarse abiertamente a Occidente.
La verdad, es inevitable buscar una analogí­a con la Alemania nacionalsocialista y el periodo de entreguerras, o incluso tal vez más acertadamente con la Alemania Imperial de la primera guerra mundial: un paí­s que observa a su alrededor cómo sus vecinos más o menos cercanos disfrutan de una buena economí­a y que se da cuenta de que tiene los medios para crecer mediante la violencia. Del III Reich en cambio se podrí­a tomar el ejemplo de una ideologí­a con tendencias violentas que puede mover grandes masas de población dispuestas a luchar y morir por el beneficio de su comunidad.



PD: La única garantí­a de paz para Europa serí­a la erradicación del Islam, la persecución de quienes lo profesan en Nuestra tierra, y que alguien plante una M de McDonalds (esto está abierto a sugerencias) en las ruinas de la Kaaba al estilo de la bandera rusa en el Reichstag.
« Última modificación: Diciembre 26, 2006, 01:24:49 p. m. por Imparable »

Gipsy King

  • Señor Oficial Prusiano Comerrabos
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 57778
  • I live where the south cross the dog
Re: La guerra que viene
« Respuesta #4 en: Diciembre 26, 2006, 01:24:04 p. m. »
Me parece imposible hablar de Irán sin hablar de guerra frí­a-disuasión nuclear*. Pero ni él está tan majara como para empezar una guerra , ni parece que vaya a quedarse mucho más tiempo en el gobierno ( su popularidad está cayendo en picado ) . Por otra parte , la visión que tiene en periolisto del artí­culo de un Irán compuesto de 50 millones de kamikazes en potencia es de encefalograma plano. Cualquier cárcel iraní­ prueba lo contrario .

*Porque los americanos están "que te meto " , si no , no habrí­a paripé atómico.
Sé siempre tú mismo...
...hasta que puedas ser un pirata.

Entonces sé un pirata.

Imparable

  • Visitante
Re: La guerra que viene
« Respuesta #5 en: Diciembre 26, 2006, 01:38:44 p. m. »
Citar
*Porque los americanos están "que te meto " , si no , no habrí­a paripé atómico

Y los europeos somos tan imbéciles, mariquitas, y multikulturales, que no tenemos huevos a meternos. Alimaña, Gabacholandia y la Perfida Albion tení­an que decir que o entregan todo el uranio e instauran una oligarquí­a partitocrática al estilo europeo (o algo que se parezca más a una democracia) y empiezan a pasar de lo que hagamos en Occidente, o los putos enturbantados irán a ver a Alá y a reunirse con las hurí­es muy pronto a base de una tormenta de fuego divino.

Gipsy King

  • Señor Oficial Prusiano Comerrabos
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 57778
  • I live where the south cross the dog
Re: La guerra que viene
« Respuesta #6 en: Diciembre 26, 2006, 01:48:05 p. m. »
Quizás tú consideres conveniente limpiar la mierda que van dejando los americanos con el dinero de los impuestos de tu señora madre , pero servidor considera más digno y económicamente higiénico dejar que sean los propios states quienes pacifiquen la zona , puesto que se llevan la tajada de rigor. Y si es menester que para ello les echen abajo un par de rascacielos más , que se los echen. Total , los hijos de la patria están ahí­ para cubrir los agujeros presupuestarios de CocaColas y Exxons en recesión a golpe de mortero.

Y , por si se te ha ocurrido pararte a pensarlo , Rusia,Alimaña y Gabacholandia - y si no fuese por la amistad que nos une al "dictatorzuelo" venezolano , España también - defendí­an sus intereses petrolí­feros al oponerse a una guerra que pertubarí­a los programas petróleo por alimentos que tan bien les vení­an.
Sé siempre tú mismo...
...hasta que puedas ser un pirata.

Entonces sé un pirata.

California

  • Visitante
Re: La guerra que viene
« Respuesta #7 en: Diciembre 26, 2006, 02:54:42 p. m. »

Una pregunta:

Cuando os referí­s a gabacholandia me parece intuir un algo de desprecio...
Es acaso porque viví­s en una mierda de paí­s que se llama españa, donde lo único realmente reseñable es que hace sol y hay muchos bares, pero que nunca ha aportado ni aportará nada digno de consideración al resto del mundo?



javi

  • Areopagita nivel premium
  • ***
  • Mensajes: 33919
  • Demasiado tarde para casi todo
Re: La guerra que viene
« Respuesta #8 en: Diciembre 26, 2006, 03:00:29 p. m. »
Y cuando caiga Castro y los americanos se lleven todo, Imparable será de los primeros en ponerse en la cola de los que acusen al gobierno español de no estar con los "buenos", olvidando quiénes hacen negocio hoy en dí­a en Cuba. Veremos qué sucede si Repsol tiene suerte y encuentra tesoro hundido.

La analogí­a entre la situación Alemaní­a-1930 e Irán-2006 es, como poco, ridí­cula. Hay que saber algo más de los pactos y obligaciones impuestas a Alemania tras a primera guerra, para poder hablar del descontento 12 años después.
Running is life. Anything before or after is just waiting

Tejemaneje

  • Bingueronauta
  • Areopagita
  • *
  • Mensajes: 12446
  • "Y tú más"
    • Bloc de anillas
Re: La guerra que viene
« Respuesta #9 en: Diciembre 26, 2006, 03:33:19 p. m. »

Una pregunta:

Cuando os referí­s a gabacholandia me parece intuir un algo de desprecio...
Es acaso porque viví­s en una mierda de paí­s que se llama españa, donde lo único realmente reseñable es que hace sol y hay muchos bares, pero que nunca ha aportado ni aportará nada digno de consideración al resto del mundo?




Eso no es cierto. Ahí­ están el autogiro, la fregona y el chupa-chups:

“Un caballero es un hombre que sabe tocar el acordeón pero no lo hace”.  Tom Waits.

grsd

  • Interino
  • **
  • Mensajes: 4465
Re: La guerra que viene
« Respuesta #10 en: Diciembre 26, 2006, 03:45:32 p. m. »
Y la Alianza de Civilizaciones, Paco de Lucí­a, Antonio Banderas, Rafa Nadal, el Real Mandril ...

Scardanelli

  • Chulerí­a de Postgañán
  • Tertuliano
  • *
  • Mensajes: 6092
  • Poéticamente habita el hombre en esta tierra
Re: La guerra que viene
« Respuesta #11 en: Diciembre 26, 2006, 07:23:53 p. m. »

Una pregunta:

Cuando os referí­s a gabacholandia me parece intuir un algo de desprecio...
Es acaso porque viví­s en una mierda de paí­s que se llama españa, donde lo único realmente reseñable es que hace sol y hay muchos bares, pero que nunca ha aportado ni aportará nada digno de consideración al resto del mundo?




Eso no es cierto. Ahí­ están el autogiro, la fregona y el chupa-chups:

Si a eso le añadimos la Inquisición, el franquismo y Gestmusic, se observa que lo que mejor se le ha dado siempre al genio español es el empalamiento.
Como dize Aristótiles, cosa es verdadera,
el mundo por dos cosas trabaja: la primera,
por aver mantenení§ia; la otra cosa era
por aver juntamiento con fenbra plazentera.

Gipsy King

  • Señor Oficial Prusiano Comerrabos
  • Areopagita nivel premium
  • *
  • Mensajes: 57778
  • I live where the south cross the dog
Re: La guerra que viene
« Respuesta #12 en: Diciembre 26, 2006, 09:09:54 p. m. »
Citar
Una pregunta:

Cuando os referí­s a gabacholandia me parece intuir un algo de desprecio...
Es acaso porque viví­s en una mierda de paí­s que se llama españa, donde lo único realmente reseñable es que hace sol y hay muchos bares, pero que nunca ha aportado ni aportará nada digno de consideración al resto del mundo?


Yo personalmente sigo el juego a Impareibol . Él , no sé...
Sé siempre tú mismo...
...hasta que puedas ser un pirata.

Entonces sé un pirata.

California

  • Visitante
Re: La guerra que viene
« Respuesta #13 en: Diciembre 26, 2006, 09:13:43 p. m. »

Una pregunta:

Cuando os referí­s a gabacholandia me parece intuir un algo de desprecio...
Es acaso porque viví­s en una mierda de paí­s que se llama españa, donde lo único realmente reseñable es que hace sol y hay muchos bares, pero que nunca ha aportado ni aportará nada digno de consideración al resto del mundo?




Eso no es cierto. Ahí­ están el autogiro, la fregona y el chupa-chups:

Si a eso le añadimos la Inquisición, el franquismo y Gestmusic, se observa que lo que mejor se le ha dado siempre al genio español es el empalamiento.



Pero ni siquiera empalamientos grandiosos, como los del gran Chaka Zulu.

Imparable

  • Visitante
Re: La guerra que viene
« Respuesta #14 en: Diciembre 26, 2006, 09:50:40 p. m. »
¿Porqué la gente cree que el problema es sólo Iran?
Es TODA MORABIA. Iran y Arabia Saudi son los más preocupantes, pero cualquier paí­s más o menos teocrático es un peligro. Se salva de aquella manera Turquí­a, pero no creo que vayan a durar mucho tiempo siendo un paí­s normal. El problema no es que haya un moro loco explotando a su paí­s y jodiendo los precios de la gasofa, el problema es que la supervivencia de la civilización mahometana basada en las leyes de los camelleros y los judí­os supone una amenaza para la supervivencia de la Civilización Occidental, basada en el conocimiento, el derecho romano, el cristianismo, y la libertad del individuo. Si no nos damos cuenta de ello, los gobiernos moros nos saltarán a la chepa en cuanto se vean más apretados de lo normal sabiendo que somos débiles, y en Europa nos quedaremos cruzados de brazos porque mientras nos masacran (y violan y tapan hasta las cejas a nuestras mujeres) los moromierdas nos andarán diciendo que somos muy malo y que si nos defendemos seremos unos, redundancias que tiene la vida, Cruzados, término este que parece ofensivo a los europeos progresitas.

La única solución ya la he dicho: fuego, sangre, y protones de hidrógeno arrejuntándose en helio mientras en lo que un dí­a fue una mezquita llena de bichos con chilaba dando vueltas y aplastándose vivos unos hombres plantan un sí­mbolo del triunfo de Occidente sobre el Islam.