Autor Tema: Coplas al transcurso de un coito  (Leído 612 veces)

granglande

  • Visitante
Coplas al transcurso de un coito
« en: Marzo 19, 2007, 10:35:43 am »
COPLAS A LA ESPERA DE UN COITO

Con la paga y los ahorros
me he comprado un bello Volvo.
- ¡Vamos, nena, a echar un polvo,
que si espero más me corro!

- Eres tonto y un garrulo,
un imbécil y un capullo;
y por mí­ ese coche tuyo
te lo metes por el culo.

- ¿Qué te ocurre, vida mí­a?
¿No te quieres resguardar
de esta noche larga y frí­a,
y con gusto ir a follar?

- Ignoré dónde aprendiste
tus modales, Casanova;
hoy te quedas sin alpiste,
pues yo follo en una alcoba.

- Eh, mi niña, no me empieces
a mostrar tu lado pijo.
- Eso siempre es lo que exijo,
no me vengas con sandeces.

Estoy harta de torturas
Para echar un simple kiki.
- No me seas tiquismiquis,
ni me pases la factura

de que sufras anorgasmia
y padezcas frigidez.
- Humillarme te entusiasma.
¿Callarás ya de una vez?

- Mira tú, para que veas:
no eres más que un puto lastre.
Depresiones, cefaleas…
¡nunca quieres ir al catre!

- ¿Ese es tal tu parecer?
¡Ya que soy tamaña frí­gida,
júrole a tu polla rí­gida
que mi cuerpo ha de perder!

- Oh, perdón, nenita, en serio,
no querí­a yo insultarte.
- Te lo tomas como un arte;
que te quiera es un misterio

como el de la Encarnación.
No querré que se repita,
¡gran horror, qué sensación!,
soportar que un claxon pita.

¿No recuerdas la manera
que en el coche de tu hermano…?
- Nada más meter primera
te empezaba a meter mano…

- …ya asqueroso aunque era nuevo,
apestoso, estrecho, cutre…
- Y a la vez me dabas lustre
con tus manos a mis huevos...

- Apretada en el asiento
¿cómo irí­a a relajarme?
- Y empezabas a bajarme
los calzones con gran tiento…

- El volante en las costillas,
la palanca entre las bragas…
- Hoy por fin te la cepillas,
viene un polvo que te cagas…

- … y un ambiente sofocante
aunque fuese pleno invierno…
- Y me dabas ahí­ delante
un masaje suave y tierno...

- … me subí­an por la espalda
unos bichos corretones…
- Y esos labios tan glotones...
¡Ay, la polla ya me escalda!

- ¡Deja ya de hacer el pavo!
Chico, tú pierdes aceite…
- ¡Ay, Dios mí­o, qué deleite
tus caricias en mi rabo…

Ven, preciosa, esta gran noche
a follar a troche y moche.
- Vale más que te lo abroches,
no será en tu puto coche.

Que el destino de la cópula
es un viaje en pos del goce.
Busca entonces otra fórmula
y que nada me haga roce.

- Mas si anhelas la belleza
de este miembro tan robusto,
vámonos a la maleza
a follar tras un arbusto.

- El exceso de las pajas
ha afectado a tu cerebro…
- Ay de ti, mi pobre miembro…
¿Por qué siempre me lo bajas

con poner pegas a todo,
apelando a mil excusas?
- ¿Ahora tú de qué me acusas,
quieres sexo junto al lodo?

- Basta ya de inconvenientes.
¿Y al hogar de algún pariente?
Vamos, niña, ¿es que no sientes
cuánto quiero hincarte el diente?

- A la boba de tu abuela
no la quiero más tratar.
Dice siempre: “Qué, tontuela,
¿cuándo os vais a desposar?”

- Pues no atisbo más remedio
que ir a casa de mis padres.
- Y que el chucho no me ladre.
- Ya me empieza a dar el tedio,

aun iré a desfallecer.
¿Te parece más romántico
entonar algunos cánticos
mirando el atardecer?

- No, tontito, sube al auto,
hacia un gran hotel de lujo.
No tendremos que ser cautos
para el goce sin tapujos.

- ¡Ay, qué cruz son las mujeres!
¿Por qué nunca se deciden?
No tendrás lo que tú quieres
hasta que hagas lo que piden.

(to be continued)