Autor Tema: Savater en ABC  (Leído 7871 veces)

Tejemaneje

  • Bingueronauta
  • Areopagita
  • *
  • Mensajes: 12071
  • "Y tú más"
    • Bloc de anillas
Savater en ABC
« en: Abril 01, 2007, 04:05:11 p.m. »
«Con una Batasuna legal volvemos a financiar las armas con las que van a matarnos»

POR ANTONIO ASTORGA. FOTOS: IGNACIO GIL. MADRID.

Cuando Fernando Savater era aún barbilampiño —a la edad de 20 años, ví­speras de mayo del 68—, la pasión absorbente y tiránica de su generación era la polí­tica. Discutí­an sobre cómo acabar con el Poder y establecer la libertad, se rebelaban contra la guerra de Vietnam, contra la dictadura de Franco, contra la tiraní­a de la burocracia estalinista en Praga o Varsovia. Preveí­an y anhelaban —y así­ lo cuenta en «La vida eterna» (Ariel), su nuevo libro— grandes batallas contra el imperialismo, el capitalismo, la burocracia. Pero las únicas luchas para las que no estaban preparados ni predispuestos eran las guerras de religión: «Pensábamos lo que dijo Marx de que la religión era el opio del pueblo, una especie de adormecedor, pero luego la religión se ha revelado como una cocaí­na del pueblo, porque es un estimulante, una cosa que pone en marcha a mucha gente a veces para bien —hay personas que son capaces de hacer actos de devoción, cuidar leprosos o cosas que probablemente otros no harí­amos—, pero desgraciadamente, en cambio, sirve para justificar enfrentamientos, terrorismo». Hoy, los nacionalistas, los terroristas, sus acólitos y quienes aplauden y justifican ese terror tienen enfrente a Fernando Savater, voz y bastión inquebrantable contra el fanatismo y la falta de libertades.

—¿El nacionalismo es una religión de fanáticos?
—Sí­, y ha sido el sustituto de fanatismos religiosos. Ahora coexiste: tenemos fanáticos religiosos y fanáticos nacionalistas. Pero el nacionalismo se ha ido haciendo fanático cuando se ha ido haciendo innecesario. Una vez que las naciones se han hecho modernas, y se basan en la Constitución y en los derechos humanos, el nacionalismo es innecesario, porque lo que trata de afirmar es ese narcisismo de las pequeñas diferencias, que es el fondo del etnicismo, la xenofobia, y se va haciendo cada vez más radical porque es insostenible desde el punto de vista racional.

—¿Vive Savater en estado de cabreo?
—A ratos. A veces estoy cabreado, y otras melancólico. Me duelen las ocasiones perdidas, me duele y entristece ver cómo tanta gente se ha revelado mucho más sectaria y vendida al Gobierno de lo que creí­a, y mucho más dispuesta a decir lo que sea con tal de que no vuelvan «los otros». Son personas a las que tengo afecto, y la tristeza me impide dar nombres.

—Una de las ocasiones fue cuando se pudo derrotar al terrorismo.
—El único momento en que el nacionalismo ha temblado fue en 2001, cuando vio que se juntaban los socialistas y el Partido Popular. Ese fue el instante, que causó que 70.000 votantes de Batasuna se pasaran a toda velocidad al PNV para salvar los muebles, en el que el régimen nacionalista —porque lo que hay en el Paí­s Vasco no es simplemente un sistema democrático sino un régimen— estuvo a punto de tambalearse. Si hubiéramos seguido por esa ví­a no habrí­a habido rebrote de la violencia y ETA habrí­a terminado por ceder. Pero esa ví­a no se siguió. Todo el mundo prefirió alejarse de ella, y así­ estamos.

—Y Zapatero, entretanto, instalado en las calendas del abuelo Pachi, sin saber lo que cuesta un café.
—Eso parece muy prometedor, menos mal que me gusta el té.

—¿Cómo le intentó conquistar el nieto del capitán Lozano hace dos años para su «proceso de paz»?
—No es que me cortejara, es que coincidimos en una reu-nión en casa de unos amigos comunes y se habló del tema. Y como algo sabe uno —no por sabio, sino por padecerlo— le expresé mis opiniones, y Zapatero me mostró las esperanzas que tení­a. Habí­a esa idea de que ETA estaba buscando una salida y querí­a ponerse en contacto con el Gobierno porque ya consideraba que la cosa se habí­a acabado, y a mí­ me pareció muy bien. Si ETA realmente ha llegado a la conclusión de que ya se habí­a pegado con la pared, pues hablar con ellos para ver cómo se arregla la cosa de las cárceles, de la gente que está fuera, cuáles son las responsabilidades penales que se piden... todo eso me parecí­a perfecto, y así­ lo dije. Pero habí­a una alarma —y a los cuatro dí­as de esa reunión escribí­ un artí­culo titulado «La segunda mesa»—, que era: vamos a confiar en esa primera mesa, Gobierno-ETA, pero el problema es la segunda mesa, en la que los nacionalistas, bajo el pretexto del cese de la violencia de ETA, van a cobrarse los réditos. Hasta nueve meses después la gente no se dio cuenta de lo que querí­a decir. Ahora parece que sí­, y que no estaba tan desacertado.

—Otegi dice ahora que el nuevo collar para el mismo perro —o sea, «Abertzale Sozialisten Batasuna»— cumple «escrupulosamente» la ley de Partidos.
—Ese es un grupo trampa. Ellos ya saben que les van a decir que no y dejarán así­ que quede bien el Ministerio del Interior ilegalizándoles, porque va a parecer que se ha puesto firme. Y de otra manera, van a intentar meterse en las instituciones ví­a Las Tierras Vascas o las asociaciones de esas listas de votantes. El ministro de Justicia y el fiscal general han dicho que van a estar muy atentos, que van a vigilarse mucho, y que no se va a dejar. Esperemos que lo hagan así­, ojalá, eso es importante. Porque si no, volvemos otra vez a financiar las armas con las que van a matarnos. No olvidemos que eso es volver a financiar el terrorismo.

—¿El diálogo que patrocinan los nacionalistas es el de «la patada en los cojones», tras la brutal, incomprensible, injustificable agresión de un asesor del PNV a Antonio Aguirre, del Foro Ermua?
—Vivimos en el Paí­s Vasco de la patada en los cojones y en el Paí­s Vasco donde el Gobierno culpa al que ha recibido esa patada de provocación. ¡O sea, resulta que cuatro o cinco personas que estaban allí­ provocaban a mil quinientas! ¿Y si un psicópata le pega la patada a un señor es que ese señor se habí­a interpuesto delante del pie del psicópata? Esa es la ví­a habitual en el Paí­s Vasco y la reacción habitual del Gobierno vasco y del contubernio tripartito que gobierna allí­. Es decir, la violencia está muy mal, pero si usted no hiciera lo que no debe no le pasarí­a nada.

—¿El PNV culpa como Franco?
—Exactamente lo mismo que en el franquismo: si tú no te metes en nada, no te van a llevar a la cárcel. Franco sólo metí­a en la cárcel a los que le llevaban la contraria, y los que no se la llevaban, tan contentos, campando por sus respetos, de fiesta los domingos... Mire, publica el «Gara» unas fotos muy significativas sobre la korrica, que es una especie de carrera que se hace en pro del euskera, no porque el euskera esté perseguido, sino más bien todo lo contrario. Y en esa korrica se exhiben las pancartas con las fotos de todos los presos, lemas a favor de Batasuna, etcétera... Y se va extendiendo. El otro dí­a estuvo aquí­ en Madrid, delante del Parlamento, aparte de que la korrica está financiada por el dinero de las autoridades. Porque allí­ toda la subversión se hace con dinero público. Entonces, algunos socialistas han decidido correr algunos tramos de la korrica en pro «de la reconciliación y del amor entre los seres humanos». Y así­ tenemos esta imagen ridí­cula: delante corren los señores del PSOE, y detrás van otros con las pancartas y con las fotografí­as de los que han asesinado a los compañeros de los del PSOE. A eso es a lo que se llama en el Paí­s Vasco reconciliación.

—¿La religión fanático-nacionalista ha secuestrado la libertad en el Paí­s Vasco?
—Claro, hay una especie de limpieza étnica incruenta que es hacerle la vida imposible a la gente, o aburrirla para que se marche a otro lado. Nosotros padecemos un nacionalismo fanático siempre, y violento a veces, porque hay que distinguir: el nacionalismo de mucha gente del PNV, como hemos visto, es fanático. Son más fanáticos, retrógrados, xenófobos y elitistas los del PNV que la gente de Batasuna, que, mal que bien, son más jóvenes y modernos, y tienen una visión, digamos, más guerrillera y tercermundista del nacionalismo. El verdadero y aborrecible fanatismo, la verdadera imagen nacionalista aborrecible es la del PNV y la del nacionalismo tradicional vasco. El aranismo es lo verdaderamente aborrecible dentro del nacionalismo. Lo que pasa es que esos a veces no matan, y entonces son detestables ideológicamente, pero soportables como ciudadanos. En cambio, hay otros fanáticos que matan, y que imponen gracias a esa coacción sus ideas sobre la sociedad: son, naturalmente, el mundo de ETA-Batasuna.

—¿Por qué medio Paí­s Vasco mira a un lado mientras los terroristas asesinan, extorsionan...?
—Claro, ahora que se está hablando, con esperanzas, del proceso que está ocurriendo en Irlanda se ve que hay una diferencia fundamental entre los paí­ses en que mataban los dos bandos y donde sólo mata uno. Porque cuando matan los dos bandos es relativamente fácil ponerse de acuerdo: tú no me matas a mí­, yo no te mato a ti. Los partidarios del diálogo debí­an de pensar que ese es el tipo de diálogo —que en el fondo no es diálogo, sino negociación— que se puede mantener. Pero es que en el Paí­s Vasco sólo tenemos miedo unos, los otros no tienen miedo. Los nacionalistas quieren en el Paí­s Vasco que acabe la violencia para disfrutar tranquilos de lo que han obtenido por medio de la violencia: la hegemoní­a decidida del Paí­s Vasco. Obtenida esa hegemoní­a, asentado su control allí­, desaparecidos en combate los no nacionalistas o porque se han ido o los han matado o no se atreven a hablar, es verdad que la violencia sobra, porque atrae una atención indeseable de las autoridades del Estado y otros paí­ses sobre el Paí­s Vasco. Lo que les inquieta es que algunos digamos que queremos que acabe la violencia, pero también queremos que se replantee esa hegemoní­a.

—Y el nacionalismo mira al otro lado, y no se replantea la pérdida de libertades en el Paí­s Vasco.
—El nacionalismo en todo este tiempo no ha hecho ni una concesión a los no nacionalistas. Cuando se habla de que se vive mejor, ¡vivirán mejor Patxi López y Egiguren!, aunque ninguno ha prescindido de escolta, pero la gente, los escritores vascos no afectos al régimen, sigue y seguimos sin aparecer jamás en la Euskal Telebista, en la Euskal Irratia, etcétera... Los actos públicos, la escuela vasca, todo está dominado por el nacionalismo. La única forma de ser soportado allí­ es no tratar de reivindicar ninguna seña de identidad que no sea la nacionalista. Ahora se quiere trasladar a la Educación y se quiere convertir en un monopolio también de la misión identitaria nacionalista, con el currí­culum vasco, con la exclusividad del euskera... En Euskadi cuando se habla de lengua materna siempre es el euskera, y los demás no tenemos lengua materna. La gente ve el muerto, y yo comprendo que si mañana ETA dice que deja de matar a todo el mundo, España respira porque piensan que a ellos les podí­a tocar, pero lo que pasa es que en el Paí­s Vasco nos quedamos con ese monopolio absoluto establecido, por supuesto. gracias a la violencia de ETA en todos los campos y todos los sitios. En «El Plan de Educación para la Paz» se habla del conflicto, del problema vasco, y no de la Constitución, de la democracia, de lo que es ETA... Lo que denunciamos es que no nos gusta el Paí­s Vasco conseguido por medio de la violencia en que tenemos que vivir.

—El último Euskobarómetro señala que la temperatura del odio en la sociedad vasca está «muy arraigada y es asimétrica».
—Fí­jese en la cara del tipo que le pegó la patada a Aguirre.

—Ese tipo es del Neandertal.
—Yo creo que en la próxima Enciclopedia la voz y la imagen de «fanático-psicópata» se puede ilustrar con la foto de ese tipo, que será su única forma de contribuir a la ciencia.

—Antonio Aguirre dice que lo que más le dolió, aparte de la patada del energúmeno nacionalista, es que le llamaran «fascista, falangista», y que los corifeos de Ibarretxe prorrumpieran en amenazas: «Ojalá os pongan una bomba», «que os maten». ¿No es eso provocación?
—Eso nos está sucediendo a todos. A mí­, porque publiqué un artí­culo en «El Diario Vasco» en el que disentí­a sobre la sentencia del caso De Juana y hací­a un poco de humor sobre lo que dijo Miguel Buen en el sentido de que estaba más tranquilo en Renterí­a que en Madrid, Buen mandó un artí­culo diciendo que yo era el teórico de la extrema derecha en el Paí­s Vasco. Buen es uno de los altos dirigentes del Partido Socialista en Guipúzcoa. Que gente así­ esté ocupando puestos en el Partido Socialista justifica la desconfianza que todos tenemos de que los socialistas vayan a servir para salvarnos de lo que ocurre en el Paí­s Vasco. Prefiero a Josu Jon Imaz que a Buen. Parece que tiene un desarrollo cerebral un poco más avanzado.

—Es admirable la dignidad del Foro Ermua, Covite y Basta Ya!
—Ahora mismo, después de la patada en los cojones a Antonio Aguirre me parece que si hay algo brutal, injustificado y vergonzoso es la concentración de los nacionalistas en apoyo del lendakari. El hecho de que a un señor, en la aplicación de la ley y al que no iban a fusilar, le pidan una declaración y tenga que ir todo el Gobierno vasco, un grupo de corifeos delirantes, que luego se le ponga una tribuna y salga y hable en un teatro sin cabezas ni pies es ya vergonzoso. ¿Cómo puede uno pagar impuestos en un paí­s para que el tripartito esté presionando a los jueces de esa manera vergonzosa, haciendo ese número indecente ante la Audiencia de Bilbao? Es injustificable. Los únicos que mantienen un poco de dignidad son los que se indignan y que en uso de sus libertades dicen que les parece muy mal que estén haciéndose las presiones sobre los jueces que se están ejerciendo, y que van a mantener su querella contra el lendakari. Y en el Parlamento los socialistas no quisieron firmar la condena de una patada dada a un señor que era uno de los responsables socialistas hasta ayer, sólo porque ya como se ha caí­do de la ortodoxia no les gusta. Vergonzoso.

—¿Cree usted que hoy se ha perdido la decencia polí­tica humillando a las ví­ctimas del terrorismo?
—No quiero caer en exageraciones del tipo: «¡El Partido Popular es la extrema derecha!», que como toda exageración me parece insignificante, ni tampoco que «¡El Gobierno es Goebbels!». Yo creo que es verdad que de hecho, en este momento, las ví­ctimas pueden sentirse humilladas por una serie de gestos gubernamentales que son muy ambiguos, como en el caso De Juana Chaos. No es justificado decir que la decisión tomada en los asuntos De Juana y Otegi es legal; muy bien, pero habí­a otras alternativas tan legales como esa que quizá habrí­an tenido un impacto diferente en la opinión pública y no hubieran humillado a las ví­ctimas... La sociedad se puede sentir preocupada por una determinada deriva. En el volumen del paí­s, ¿cuánto ocupan los partidos nacionalistas? Por un 8 por ciento de ciudadanos que tienen unas ideas disparatadas sobre etnicismo, ¿estamos condenados el resto a estar hablando de eso, limitando una serie de proyectos o libertades, y a que se cree cizaña permanente?

—¿Navarra se salvará del sueño terrorista «euskalérrico»?
—Los navarros no se van a dejar mangonear. Que la cosa ha estado discutiéndose está ahí­, y que los abertzales no ceden, siempre. En todos los planteamientos radicales de ETA, Navarra era lo primero. Navarra es lo que certifica que su imperio ha triunfado. Desde un principio está la batalla por Navarra y por la anexión de una u otra forma. Lo que no se puede hacer, a raí­z del quid de la violencia, es decir que «en el Paí­s Vasco no hay democracia, hay que empezar de nuevo porque esto no nos gusta y porque los nacionalistas todaví­a queremos todo lo que tenemos y el doble».

—¿El milenarismo mesiánico está incardinado al PSOE?
—No, no, el PSOE es puro oportunismo. El caciquismo tradicional en España era que unos cuantos señores en las regiones se encargaban de controlar la provincia, de manipularla e incluso de pegarle una paliza de vez en cuando al que disentí­a, y luego para que les dejaran tranquilos en su cotarro apoyaban al Gobierno de turno en Madrid, con sus dos o tres delegados. Y ese Gobierno de turno hací­a como si no supiera lo que pasaba, y el cacique gobernaba en su circunscripción. El nacionalismo actual en España es el caciquismo con banda de música y bandera. Es la misma mentalidad. El PSOE lo que dice es que «a estos señores les dejamos que manden en lo suyo con tal de que a nosotros nos apoyen en Madrid, y gracias a eso nos perpetuamos en el Gobierno de aquí­ ad calendas graecas». No hay un verdadero conocimiento en España de lo que está ocurriendo en el Paí­s Vasco, y de la falta de libertades en el Paí­s Vasco.

—¿Hasta qué lí­mite puede llegar la desesperación de los vascos no nacionalistas abandonados a su suerte frente a un fascismo abertzale que se sabe impune?
—Los no nacionalistas vascos no nos vamos a resignar a la hegemoní­a impuesta del nacionalismo. Estamos acostumbrados a que se nos diga que somos crispadores. Hay algún listillo ideólogo al servicio del Gobierno que dice que Basta Ya! es un apoyo del PP... Nos lo han dicho toda la vida: o éramos «submarinos socialistas», o «arma del PP» o «crispadores de la extrema derecha», pero gracias a eso la gente ha salido a la calle, ha habido una ley de Partidos, un pacto antiterrorista, y a ETA se le ha puesto contra las cuerdas. ETA es una herramienta para imponer un nacionalismo obligatorio. ETA es una violencia instrumental para conseguir unos objetivos determinados: y es que todo lo que no sea nacionalista sea excluido del Paí­s Vasco.
“Un caballero es un hombre que sabe tocar el acordeón pero no lo hace”.  Tom Waits.

El Miserable

  • Visitante
Re: Savater en ABC
« Respuesta #1 en: Abril 01, 2007, 06:02:07 p.m. »
¿Qué piensa el Areópago acerca de Fernando Savater?

Me gustarí­a oí­r vuestras opiniones, sopesarlas, y, una vez hecho ello, ponerme de parte del grupo más numeroso y/o con razones más fundamentadas.

Gracias.

E.M.

Greñas

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 6888
  • oooommmmm.
Re: Savater en ABC
« Respuesta #2 en: Abril 01, 2007, 06:07:31 p.m. »
¿Qué piensa el Areópago acerca de Fernando Savater?

Me gustarí­a oí­r vuestras opiniones, sopesarlas, y, una vez hecho ello, ponerme de parte del grupo más numeroso y/o con razones más fundamentadas.

Gracias.

E.M.

fernando savater me parece un tio competente.y el hecho de que me parezca un tí­o competente es que ha variado un par de veces en su postura frente al terrorismo, estos es, ha dudado. Se ha dejó seducir por los cantos de sirena prisaicos, pero reflexionó y ha velto a su ser.

me gusta.
Se siempre un pirata... hasta que puedas ser Batman.
Entonces, sé Batman.

Glategoja

  • Visitante
Re: Savater en ABC
« Respuesta #3 en: Abril 01, 2007, 06:10:08 p.m. »
Es bueno que alguien se atreva a decir lo que muchos otros piensan, pero no dicen por temor.

banabil

  • Visitante
Re: Savater en ABC
« Respuesta #4 en: Abril 01, 2007, 06:42:20 p.m. »
Me gusta cuando habla de "los navarros". Ya se sabe que "la sociedad vasca es plural, hay dos sensibilidades....", pero "los navarros" son todos uno.

Greñas

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 6888
  • oooommmmm.
Re: Savater en ABC
« Respuesta #5 en: Abril 01, 2007, 06:52:30 p.m. »
Me gusta cuando habla de "los navarros". Ya se sabe que "la sociedad vasca es plural, hay dos sensibilidades....", pero "los navarros" son todos uno.



¿pues como los vascos, no?
Se siempre un pirata... hasta que puedas ser Batman.
Entonces, sé Batman.

Ariete

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 7097
  • Moderno y señorial
Re: Savater en ABC
« Respuesta #6 en: Abril 01, 2007, 06:54:53 p.m. »
¿Qué piensa el Areópago acerca de Fernando Savater?

Me gustarí­a oí­r vuestras opiniones, sopesarlas, y, una vez hecho ello, ponerme de parte del grupo más numeroso y/o con razones más fundamentadas.

Gracias.

E.M.

Yo me he leí­do casi todo lo que ha escrito y aquí­ estoy, bien hermoso. El último, ese del que se habla al comienzo de la entrevista, "la vida eterna". Está muy bien, lleno de ideas, como de costumbre en los suyos, unas veces son propias y otras son citas, cosa esta, la de escoger frases o párrafos de otros autores, que se le da muy bien. Así­ que al final es como si te leyeras seis o siete ensayos pero despojados de la paja que sus autores suelen meter para poder pasar de las doscientas páginas y así­ publicarlo.

El principal reproche que le suelen hacer a Savater es que es feo, y si, es cierto, aunque yo me lo follarí­a, porque moral e intelectualmente es muy bello, como Sócrates. Por recomendar alguno más, están "Las preguntas de la vida", "diccionario filosófico",  "despierta y lee" (donde habla de sus novelistas y poetas favoritos) o la recopilación de ar´ticulos "misterios gozosos" y "A caballo entre milenios". La biografí­a de Voltaire en forma de novela "el jardí­n de las dudas", ya la he recomendado bastantes veces y su autobiografí­a también merece la pena.  

Para tus hijos o los de cualquier otro serí­a muy aconsejable comprarles "Ética para Amador" y "Polí­tica para Amador", yo estoy deseando que mi sobrina crezca un poco para regalárselo, porque ahora tiene 3 años y probablemente no los entenderí­a.

anantic

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 1546
Re: Savater en ABC
« Respuesta #7 en: Abril 01, 2007, 06:59:21 p.m. »
Pues si decides irte a Madrid, yo te regalo un sombrerito:


Bette

  • Visitante
Re: Savater en ABC
« Respuesta #8 en: Abril 01, 2007, 07:07:53 p.m. »
 

"Cuando apareció, hace veinticinco años, este libro supuso una pequeña revolución liberadora para muchos: en un panorama dominado por la novela experimental, reivindicaba el placer de la ficción llena de aventuras, emociones e imaginación. Celebraba el entusiasmo intacto de la lectura y la ética de la narración, que se adentra en el misterio de nuestros anhelos y recomienda siempre el coraje. Las aventuras en la selva y los viajes interestelares, las pesquisas policiales o los desafí­os del salvaje Oeste son masajes que tonifican el alma del lector, porque el alma -como otras medicinas- necesita ser agitada antes de usarla. Por eso, de todos mis libros, sigue siendo éste el que prefiero". F.S.

banabil

  • Visitante
Re: Savater en ABC
« Respuesta #9 en: Abril 01, 2007, 07:10:04 p.m. »
Me gusta cuando habla de "los navarros". Ya se sabe que "la sociedad vasca es plural, hay dos sensibilidades....", pero "los navarros" son todos uno.



¿pues como los vascos, no?

Veo que no lo has entendido, así­ que te lo explico. Savater cae en el mismo error que él suele acharar a los nacionalistas vascos.

ghostdog

  • Visitante
Re: Savater en ABC
« Respuesta #10 en: Abril 01, 2007, 07:26:08 p.m. »
Discutí­an sobre cómo acabar con el Poder y establecer la libertad, se rebelaban contra la guerra de Vietnam, contra la dictadura de Franco, contra la tiraní­a de la burocracia estalinista en Praga o Varsovia

Esto último me cuesta creerlo.

-Claro, ahora que se está hablando, con esperanzas, del proceso que está ocurriendo en Irlanda se ve que hay una diferencia fundamental entre los paí­ses en que mataban los dos bandos y donde sólo mata uno. Porque cuando matan los dos bandos es relativamente fácil ponerse de acuerdo: tú no me matas a mí­, yo no te mato a ti. Los partidarios del diálogo debí­an de pensar que ese es el tipo de diálogo —que en el fondo no es diálogo, sino negociación— que se puede mantener. Pero es que en el Paí­s Vasco sólo tenemos miedo unos, los otros no tienen miedo.

Esto último es cierto, pero hace muchos años que la dialéctica terrorista ha superado esa contradicción: intentado equiparar a su violencia los comportamientos del otro bando (el nuestro) que les son adversos, a pesar de que sean plenamente admisibles en una democracia: publicar un artí­culo de prensa, hacer una manifestación, detener a alguien que ha asesinado y meterlo en la cárcel.

Los etarras lo han hecho, como hacen todos los terrorismos, para justificar su violencia, porque el tema de los presos y demás es mucho más palpable y digerible que las abstracciones de la autodeterminación, falta de democracia, etc..... para una parte de la sociedad que como bien dice savater, vive sin miedo, en una democracia. Y por supuesto, para victimizarse a si mismos y culpar a sus ví­ctimas, como estrategia para generar empatí­a propia y negársela a sus oponentes.

Pero lo verdaderamente escandaloso es que estas piruetas dialécticas las hayan asumido los nacionalistas moderados (bueno, en estos no es tan escandaloso) y una parte de la izquierda española (el psoe, vamos), quienes la utilizan para intentar repartir las responsabilidades del conflicto violento.

Dado que el problema de este conflicto no es el aspecto polí­tico, sino el violento, con esto lo que pretenden es responsabilizarnos a todos de esos atentados, para poder exigirnos a todos cesiones en "aras de la paz", para terminar con esa violencia. ALgo vomitivo


Pero habí­a una alarma —y a los cuatro dí­as de esa reunión escribí­ un artí­culo titulado «La segunda mesa»—, que era: vamos a confiar en esa primera mesa, Gobierno-ETA, pero el problema es la segunda mesa, en la que los nacionalistas, bajo el pretexto del cese de la violencia de ETA, van a cobrarse los réditos. Hasta nueve meses después la gente no se dio cuenta de lo que querí­a decir. Ahora parece que sí­, y que no estaba tan desacertado.

Este ha sido el problema con la actitud del gobierno. Que a pesar de afirmar que no habrí­a cesiones polí­ticas (la negociación puede existir, y eso no es problema... el problema es que el estado haga cesiones polí­ticas para evitar unos atentados que no son su responsabilidad, como si fuesen culpa suya), desde sectores afines, algunos tan cercanos como su propio partido en el pais vasco, se afirmaba que si habrí­a mesas de negociación, que si blablablá.... lo cual induce a la desconfianza. Lo mismo, por cierto, ocurrí­a en el foro, donde al tiempo que se gritaba que el gobierno no habí­a hecho cesiones polí­ticas, (por lo que he dicho antes, tení­amos motivos para desconfiar de ello) aseguraban que la paz era imposible sin ellas, que al final se harí­an, etc... etc..



Entonces, algunos socialistas han decidido correr algunos tramos de la korrica en pro «de la reconciliación y del amor entre los seres humanos». Y así­ tenemos esta imagen ridí­cula: delante corren los señores del PSOE, y detrás van otros con las pancartas y con las fotografí­as de los que han asesinado a los compañeros de los del PSOE. A eso es a lo que se llama en el Paí­s Vasco reconciliación.

Esto es cierto, y el contraste entre sostener la necesidad de esta "reconciliación", y al mismo tiempo sostener la opinión de que la transición fue un cierre en falso de la dictadura con la excusa de la transición, señala como los auténticos payasos que son a quienes practican esta incoherencia,  en la izquierda de este paí­s, y en este foro. Gilipollas.


El nacionalismo en todo este tiempo no ha hecho ni una concesión a los no nacionalistas

Muy cierto. Hasta ahora, todas las negociaciones del partido en el gobierno central, con los nacionalismos, consisten en cesiones a estos últimos, para que estos aparquen sus reivindicaciones temporalmente, algo que no tienen rubor en manifestar claramente; "este estatuto durará 25 años", clamaba maragall.

Frente a estas obviedades que no cabe interpretar de ninguna manera, puesto que son las intenciones declaradas de forma pública y notoria de los nacionalistas, la izquierda de este paí­s intenta vender como reforma territorial del estado lo que no es más que una negociación de un partido polí­tico para mantenerse en el gobierno a cambio de cesiones de soberaní­a, y como progresistas y modernizadores de la idea de españa a quienes se declaran a voz en grito independentistas, ayer (con aznar), ahora (con zapatitos) y siempre.

AHí­ tenemos el último movimiento de ERC, al que la izquierda española, rehén de su discurso polí­tico construí­do para protegerles de la tozuda realidad, no pueden más que responder, cual mujer maltratada que se empeña en seguir negando los maltratos de su marido "es que ERC, ya sabemos como és".



—El último Euskobarómetro señala que la temperatura del odio en la sociedad vasca está «muy arraigada y es asimétrica».

DUrante toda la entrevista, el entrevistador carga bastante las tintas, y se muestra claramente afí­n a las tesis de savater y demás, pero aquí­ sí­ que me deja descolocado. Acaso en el euskobarómetro les preguntan "a quien odia usted, y cuanto, de sus adversarios polí­ticos?

Greñas

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 6888
  • oooommmmm.
Re: Savater en ABC
« Respuesta #11 en: Abril 01, 2007, 08:09:06 p.m. »
Me gusta cuando habla de "los navarros". Ya se sabe que "la sociedad vasca es plural, hay dos sensibilidades....", pero "los navarros" son todos uno.



¿pues como los vascos, no?

Veo que no lo has entendido, así­ que te lo explico. Savater cae en el mismo error que él suele acharar a los nacionalistas vascos.

felicidades, has descubierto un error en su discurso.

ha emitido una generalización que excluye al 20% de los navarros.
Se siempre un pirata... hasta que puedas ser Batman.
Entonces, sé Batman.

45rpm

  • Residente
  • **
  • Mensajes: 9135
  • qué pasó
Re: Savater en ABC
« Respuesta #12 en: Abril 01, 2007, 09:32:21 p.m. »
me parece un propagandista. En alguna parte de la entrevista considera que el PNV son lo peor, "a veces no matan", dice, véase la excelencia de la propaganda.

Pornosawez

  • Interino
  • **
  • Mensajes: 3670
  • Aprendiz de nada, maestro de todo
Re: Savater en ABC
« Respuesta #13 en: Abril 02, 2007, 12:48:57 a.m. »
¿Qué piensa el Areópago acerca de Fernando Savater?

Me gustarí­a oí­r vuestras opiniones, sopesarlas, y, una vez hecho ello, ponerme de parte del grupo más numeroso y/o con razones más fundamentadas.

Gracias.

E.M.

Yo lo tuve de profesor. Era majete, más anecdotario andante de filosofí­a moralista que sesudo filósofo racional. Lo tuve en el momento en que todaví­a ETA estaba en tregua, y el hombre estaba mucho menos en tensión resultando más afable. En las primeras clases, antes de que la declararan, se mostraba un poco cohibido como si pensara que en cualquier esquina...en fin. Nunca identifiqué a los escoltas, por otra parte.

Me puso una magní­fica nota, y me respondió una vez a nosequé pedantez que dije sobre Chateaubriand. Así­, comentaba Savater que el romanticismo nace del aburrimiento de los hijos de la aristocracia, y yo respondí­ algo de Chateaubriand intentándose darse un tiro en Combourg o algo así­.

Buen recuerdo, en definitiva.

PD. Escupí­a al hablar.
« Última modificación: Abril 02, 2007, 12:51:33 a.m. por Cavernícolez »
"España es el paí­s donde más fácilmente se puede hacer uno rico"

Carlos Solchaga

Greñas

  • Tertuliano
  • **
  • Mensajes: 6888
  • oooommmmm.
Re: Savater en ABC
« Respuesta #14 en: Abril 02, 2007, 12:54:21 a.m. »
¿Qué piensa el Areópago acerca de Fernando Savater?

Me gustarí­a oí­r vuestras opiniones, sopesarlas, y, una vez hecho ello, ponerme de parte del grupo más numeroso y/o con razones más fundamentadas.

Gracias.

E.M.

Yo lo tuve de profesor. Era majete, más anecdotario andante de filosofí­a moralista que sesudo filósofo racional. Lo tuve en el momento en que todaví­a ETA estaba en tregua, y el hombre estaba mucho menos en tensión resultando más afable. En las primeras clases, antes de que la declararan, se mostraba un poco cohibido como si pensara que en cualquier esquina...en fin. Nunca identifiqué a los escoltas, por otra parte.

Me puso una magní­fica nota, y me respondió una vez a nosequé pedantez que dije sobre Chateaubriand. Así­, comentaba Savater que el romanticismo nace del aburrimiento de los hijos de la aristocracia, y yo respondí­ algo de Chateaubriand intentándose darse un tiro en Combourg o algo así­.

Buen recuerdo, en definitiva.

PD. Escupí­a al hablar.

de modo que también eres hijo de la complutense?
Se siempre un pirata... hasta que puedas ser Batman.
Entonces, sé Batman.