Autor Tema: Blogs/Bitácoras  (Leído 24216 veces)

ENNAS

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 2398
Re: Blogs/Bitácoras
« Respuesta #135 en: Septiembre 07, 2014, 05:42:03 p.m. »
Gracias a Menéame encontre un blog de noticias curiosas tirando a conspiranoicas, "El robot pescador":

http://elrobotpescador.com/

El cual obtiene muchas de éllas de la bitácora estadounidense "End of American Dream":

http://endoftheamericandream.com/

Son entretenidos de leer.

ENNAS

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 2398
Re: Blogs/Bitácoras
« Respuesta #136 en: Mayo 24, 2015, 05:23:49 p.m. »
En La proa del Argo se nos intenta covencer de que el error primigenio y fundamental de los economistas es no haber tenido en cuenta estudios de antropologí­a. Así­ supusieron sin razón que el dinero surgió del trueque.

También diferencia entre dinero y riqueza. Riqueza es lo que se produce, dinero es la señal de una deuda contraí­da. Tus ahorros no son riqueza sino lo que la sociedad te debe.

Propone los principios de un tal Frederick Soddy, ajeno al campo de la economí­a.

http://laproadelargo.blogspot.com.es/2014/01/dinero-vs-entropia-el-pensamiento.html

Seguid todos sus artí­culos que merecen la pena.

ENNAS

  • Becario
  • *
  • Mensajes: 2398
Re: Blogs/Bitácoras
« Respuesta #137 en: Julio 05, 2015, 04:56:03 p.m. »
Esto es una antropóloga que tiene un blog en el que despotrica contra los iluminados catalanistas (élla es catalana) se mete con la ciencia económica y se pitorrea de los aficionados al fútbol que jalean a evasores de impuestos no más dignos que Pujol o Bárcenas. Se autocalifica de comunista y feminista y lo demuestra.

http://ladyaguafiestington.blogspot.com.es/

Aparte de eso comenta algunas pelí­culas.Sus conclusiones sobre "Tropas de élite" (Brasil, 2010) son impresionantes.

"Un buen dí­a de 1997, Karol Wojtyla, más conocido como el Papa Juan Pablo II, visitó Rió de Janeiro. Y como era tan buen hombre, quiso alojarse cerca de las favelas, junto a los pobres; lo cual supuso que, como "ni Dios va a cambiar los planes del Papa", las autoridades locales no tuvieran otra opción que poner en marcha una sangrienta operación limpieza - del estilo Puig pero multiplicada por mil - para evitar que una bala perdida acabara en el sacro cogote del Papa en su ciudad. Esta operación seria llevada a cabo por el BOPE, Batalhí£o de Operaí§íµes Policiais Especiais, la policí­a militar de Rí­o. En este contexto histórico real se sitúa la pelí­cula, y nos presenta un retrato sociológico de la situación que, se lo advertimos, no resulta nada cómodo. Y no lo resulta, primero, porque Tropa de Élite es una pelí­cula muy violenta que puede perturbar algunas sensibilidades. Y, segundo, porque es una pelí­cula donde los que normalmente caen bien - estudiantes, ONG, gente con conciencia social - terminan por darnos un poquito de rabia; y los que normalmente caen mal - policí­a que tortura más que interroga - terminan por despertarnos cierta comprensión. ¿Por qué? Por la complejidad de la situación vivida en la zona. Es decir, tenemos en el film cuatro colectivos o actores sociales que se relacionan entre sí­: los habitantes de la favela y los narcotraficantes que la mantienen bajo su poder y control, los estudiantes que colaboran con la ONG queriendo mejorar el mundo pero le compran la marihuana y la cocaí­na al narco de la favela, la policí­a corriente corrompida hasta extremos graciosamente surrealistas; y, finalmente, el BOPE, para quien no existe mucha diferencia entre los tres anteriores. Algunas de las frases del capitán Nascimento, protagonista y narrador, dan cuenta de ello: "¿Cuanto crí­os tendremos que perder por el negocio de la droga sólo para que unos niñatos ricos puedan fumarse un porro? " o "Ninguna ONG entra en la favela sin la autorización del señor de la droga. Y todo este rollo de conciencia social es una puta hipocresí­a." Y es que cuando un narco de la favela se abastece de armas, que en el resto del mundo son usadas en cruentas guerras, con el dinero de las bienintencionadas clases medias y altas que le compran las drogas, es comprensible que se termine pensado así­. Como podrán leer, la revista cinematográfica Variety calificó el film de fascista, pero aún así­ ganó el oso de Berlí­n. Le pregunté a Lady A si a ella le parecí­a un film fascista. Me dijo que en absoluto, que era un film que mostraba perfectamente como en duros contextos sociales de elevada violencia y desestructuración difí­cilmente existe el blanco y el negro, sino que lo que hay en una extensa gamma de grises. Y a mi, dear Marina, me gusta que me enseñen los grises, porque los grises dan muchí­simo más que pensar que un simplón juicio maniqueo, me dijo. Sólo alguien que no la ha entendido la llamarí­a fascista.."

http://ladyaguafiestington.blogspot.com.es/2012/03/grandes-antropo-escenas-iii-tropa-de.html

Por otra parte y sobre el machismo y el cine:

" En esta entrevista para el diario Público, el director reconoce estar preocupado por estas construcciones culturales del hombre y el padre, y la mujer y la madre, consciente de la influencia que tiene el cine en su perpetuación. Su pelí­cula, y su cine, pretende poner el discurso hegemónico patriarcal entre las cuerdas. En la entrevista, Ruben í–stlund habla también sobre el trabajo de documentación que hizo para su film. Encontró que en la mayorí­a de catástrofes las personas muertas suelen ser mujeres y niños, mientras que los hombres suelen gozar de más posibilidades de sobrevivir. Por lo tanto, lo que la pelí­cula nos propone no debe de ser algo tan inusual, ya que los números muestran que es probable que el hombre procure antes por su salvación individual dejando a la mujer su propia salvación más la de los hijos de ambos, haciendo pues que las muertes de mujeres y criaturas sean más habituales. O sea que aquello del Titanic de “primero las mujeres y los niños” no existe; que no nos lo echen en cara los hombres machistas que, para distraer la atención de su condición de bloque opresor, corren a señalar las supuestas ventajas que tenemos por ser mujeres en los naufragios, los incendios y las avalanchas. Esos son probablemente los que huirí­an despavoridos sin pensar en nadie más que en ellos en una situación de peligro."

http://ladyaguafiestington.blogspot.com.es/2015/04/grandes-antropo-escenas-vi-turist.html

Casio

  • Residente
  • **
  • Mensajes: 7794
    • Quizá Algo Miope  (Q.A.M.)
Re: Blogs/Bitácoras
« Respuesta #138 en: Agosto 07, 2015, 12:09:27 p.m. »
Sobre cómo nos han contado la  puta crisis, un articulo largo pero interesante de una nueva revista digital que tiene un pinta  excelente:

http://ctxt.es/es/20150722/Politica/1988/Los-relatos-de-la-crisis-en-la-prensa.htm
Q. A. M.
- cada vez te gustan las mujeres más jóvenes.
- no es cierto, a mi por muchos años que cumpla, siempre me gustan las de la misma edad.

Tejemaneje

  • Bingueronauta
  • Areopagita
  • *
  • Mensajes: 12208
  • "Y tú más"
    • Bloc de anillas
Re: Blogs/Bitácoras
« Respuesta #139 en: Agosto 07, 2015, 01:44:37 p.m. »
Sobre cómo nos han contado la  puta crisis, un articulo largo pero interesante de una nueva revista digital que tiene un pinta  excelente:

http://ctxt.es/es/20150722/Politica/1988/Los-relatos-de-la-crisis-en-la-prensa.htm

Esa revista tiene al corresponsal más absolutamente ridí­culo de todos los tiempos, el que cubrió la información sobre Grecia. Un espectáculo divertidí­simo de vergí¼enza ajena.
“Un caballero es un hombre que sabe tocar el acordeón pero no lo hace”.  Tom Waits.

Casio

  • Residente
  • **
  • Mensajes: 7794
    • Quizá Algo Miope  (Q.A.M.)
Re:Blogs/Bitácoras
« Respuesta #140 en: Octubre 16, 2016, 12:31:18 p.m. »
http://ctxt.es/es/20161012/Firmas/8979/martinez-crisis.htm#.WANUFIWZcls.twitter


Sobre el exterior
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La pareja del piso de arriba discute. Se trata de la Gran Discusión. Es muy virulenta. No son muy frecuentes ese tipo de discusiones en la vida. En la vida, creo recordar, se tienen sólo una o dos discusiones de ese tipo. Son una suerte de fin de capítulo. Un cambio de tono que supone muchos más cambios biográficos. Escucho esa discusión con interés, porque es poco frecuente acceder a un cambio biográfico de alguien. Y por curiosidad. Esas discusiones se olvidan, se meten en una carpeta extraña del disco duro, una carpeta remota y bien escondida porque nadie puede vivir recordando esas discusiones. Nadie, en fin, puede exponerse a la memoria de sus cambios biográficos. Sus voces entran por el patio interior. Conozco a esas dos personas. Me las encuentro en el ascensor y sonríen.
Hoy, no sonríen. Una de ellas explica a la otra que todo lo hace mal. La otra explica que hace lo que puede. La otra insiste en que todo lo hace mal. La persona que dice que todo lo hace mal, no deja de repetirlo. La persona que todo lo hace mal, enumera todo lo que hace. Dice que es mucho. Nadie lo hace todo mal, por lo que la discusión debe de ser sobre otra cosa. Supongo que es por sexo o por dinero, dos cosas de las que no se suele hablar a gritos hasta que es demasiado tarde. Y, en efecto, al cabo de una hora de gritos, aparece el tema. Es dinero. Hubiera preferido sexo. La persona que todo lo hace mal, añora un trato mejor, más igualitario. La otra persona explica que la igualdad no es el trato, sino que es el dinero, y que la otra persona hace tiempo que no lo trae. Se siente explotada. Tiene razón. La otra persona explica que no para de trabajar y que, paradójicamente, cada vez trae menos dinero. También se siente explotada. Tiene razón. Las dos personas, como suele ser común, tienen razón, mientras viven una situación insoportable, sin razón. De pronto, se callan. No hay más que decir.
Cualquier discusión es un infierno. Pero me parece percibir que el infierno vital es absoluto en el piso de arriba. No viven en un piso. Un piso protege del exterior. De la lluvia, del frío, del sol. Ese piso -no puedo dejar de pensar en la frase: "la igualdad es el dinero" que, de pronto, me ha hecho entender el mundo- es el exterior. Es vivir en el exterior, es vivir en el mundo en el que, habitualmente, se accede cuando sales del piso. Ha pasado algo terrible en los últimos años. No hay interior. No hay refugio. Sólo hay exterior. Han ganado. No sólo han roto muchas cosas, sino muchos interiores, que hoy son selva. Debe de haber miles, millones de pisos sin complicidad, y con reglas que antes vivían fuera de los pisos. O, al menos, esos pisos son ahora más cercanos al mío. Han ido bajando hasta ser el piso de arriba. Lo que indica que, cualquier día, pueden bajar otro piso.
Q. A. M.
- cada vez te gustan las mujeres más jóvenes.
- no es cierto, a mi por muchos años que cumpla, siempre me gustan las de la misma edad.

Casio

  • Residente
  • **
  • Mensajes: 7794
    • Quizá Algo Miope  (Q.A.M.)
Re:Blogs/Bitácoras
« Respuesta #141 en: Noviembre 21, 2016, 01:08:41 p.m. »
voy colgando aquí más cosas que me han gustado, esto del gran manuel Vicent, quien tuvo, retuvo:

Tania Sanchez. La aperreada vida a este lado del muro



Conserva todavía el aire agreste de aquel tiempo en que el Kaos se escribía con K y siendo una adolescente punki en el instituto madrileño Las Palomas, de Rivas-Vaciamadrid, donde era representante estudiantil, fundó con unos amigos la asociación Krak, Colectivo Revolucionario Amanece que no es poco. Viene de salir ilesa de los zarpazos del acoso mediático debido a supuestas irregularidades familiares de cuando era concejala de Izquierda Unida en ese Ayuntamiento; llega tras hacer valer sus espolones en la pelea de gallos de las tertulias contra los adversarios de la derecha, en un gallinero donde el grito más prolongado decide al ganador. De esas batallas le quedan el rostro desafiante y la yugular muy marcada.

Si la política fuera un cómic Tania Sánchez sería una de esas chicas sin desbravar, muy apretada de botas y vaqueros, que baja de la moto y abre las puertas de una patada para que quede claro desde el principio que hay que imaginarla lo más lejos posible de una de esas pijas gangosas que juegan a revolucionarias después de haber vestido falda plisada y zapato llano con pompas del chicle en la boca a la salida del colegio de monjas. Tania parece haber probado la salsa en que se cuece la parte más dura de la sociedad. Ha sido educadora en la narcosala de Barranquillas y en la drogodependencia de Batán, ha trabajado de camarera, repartido publicidad en la calle, hecho un Erasmus en Suecia, se ha licenciado en Antropología en la UNED, se ha batido en los movimientos antitaurinos y ahora es esa joven política de 37 años que acude a la cita en el bar del Palace, frente al Congreso, donde es diputada de Podemos, con un aire de guerrera dispuesta a tomarse un agua mineral entre dos bombardeos. Después de todo, su diseño bravo soporta perfectamente la mullida moqueta, el sillón de cuero dulce y los reflejos de plata vieja de las vitrinas de esta botillería de lujo.

Puede que lleve como una cruz su pasada relación con Pablo Iglesias, el sello de exnovia del líder, al que conoció en los debates de La Tuerka, amores y desamores embullados que coinciden con la carrera de los 100 metros vallas que ha realizado huyendo de Izquierda Unida a Podemos, de la asamblea de Madrid a diputada del Congreso, una cabalgada entre contracciones hasta caer domada y sin aristas al lado de Rita Maestre en el bando de Íñigo Errejón, transversal y posibilista. Pero este no es un análisis político sino el perfil literario de una mujer batida por los vaivenes de la izquierda radical, paradigma de una nueva forma de vivir, a la que hay que prestar atención si uno quiere saber por dónde vienen los naipes de la nueva baraja. Mírenlas bien. Esas chicas de Podemos, Tania, Rita, Irene, Carolina, Teresa, dan la sensación de ser más fuertes que sus compañeros, los líderes masculinos.

En el bar La Funda.mental, un colmado del rollo, ubicado en Lavapiés, en Madrid, donde Tania Sánchez con Pablo Iglesias y sus amigos iniciaron sus ideales políticos a medias con los intercambios sentimentales entre cervezas bebidas a morro, alguien ha escrito con rotulador en el retrete de caballeros: “No soy una princesa, pero puedo hacer que te sientas un rey”. No imagino estas palabras en boca de Sánchez dispuesta a recuperar los favores de Iglesias, el líder que nunca duda, el guardián de las certezas, ni de ninguna de las jóvenes feministas adheridas a la política airada que transitan por esa cañada moderna de Lavapiés, llena de abrevaderos, Achuri, Maldito Querer, Barbieri en cuyas barras y terrazas se agolpan estos mutantes políticos.

Por la calle Argumosa hasta la plaza de Lavapiés y siguiendo por Ave María discurre un muro invisible, prácticamente imposible de saltar, que divide a la sociedad en dos formas de vivir. Al otro lado, está el sistema. A este lado, chicas sarracenas con el velo islámico, adolescentes fardonas con un piercing en las cejas y en los labios; negras con floripondios de colores en la cabeza; congoleños o senegaleses, que tal vez han salvado las concertinas de la valla de Ceuta o han arribado en una patera para ofrecerse de esclavos en el paraíso conviven con una grey española, profesores, poetas, artistas o nada, jóvenes ya maduros sin horizonte, que acamparon en la Puerta del Sol el 15 de mayo, seres digitales que se manejan en la telaraña universal con suma naturalidad y comparten proyectos, desengaños, sueños imposibles y sobreviven a salto de mata.

Pienso que ese muro divide el hoy del mañana, pero el día en que la forma de vivir a este lado se convierta en una estética, la rebeldía de los jóvenes podrá ser asimilada por el sistema y entonces habrá ganado también la batalla política. Jericó caerá sin necesidad de que ningún Josué con coleta o sin ella detenga el sol. O seducción o nada. Tania Sánchez se limita a sonreír. Y en el bar del Palace se levanta la sesión.



http://cultura.elpais.com/cultura/2016/11/20/actualidad/1479648158_763680.html
« Última modificación: Noviembre 21, 2016, 01:11:53 p.m. por Cas »
Q. A. M.
- cada vez te gustan las mujeres más jóvenes.
- no es cierto, a mi por muchos años que cumpla, siempre me gustan las de la misma edad.